Tras la presentación de resultados

Oliu y Guardiola renuncian a sus bonus y sus sueldos se reducen más del 43%

Los directivos de la entidad renuncian a su incremento tras el año de incidencias con su filial británica

Josep Oliu hablando en la pasada Asamblea General del Banco Sabadell en Alicante.

(Efe).- El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ganó 1,97 millones de euros en 2018 y el consejero delegado, Jaime Guardiola, 1,46 millones, un 46 % y un 43 % menos que un año antes, respectivamente, tras renunciar de forna voluntaria a sus bonus y a cobrar únicamente sus sueldos fijos. 

La entidad cumplió el 61,8 % de sus objetivos en 2018, con lo que Oliu tenía derecho a un variable de 655.974 euros y Guardiola, a uno de 563.516 euros, según detalla la información remitida a la CNMV.

Sin embargo, “a pesar de los buenos resultados del negocio en España”, los dos máximos ejecutivos del Banco Sabadell han renunciado a sus bonus por el impacto en los resultados de la migración tecnológica de TSB -su filial británica- y los costes extraordinarios para sanear su balance. Estas dos razones explican que el Banco Sabadell ganara 328,1 millones en 2018, un 54,2 % menos que un año antes.

Al margen de los sueldos, Oliu recibió una aportación a su plan de pensiones de 36.000 euros, frente a los 177.000 euros de un año antes, con lo que su hucha para la jubilación quedó en 8,32 millones. El consejero delegado, por su parte, contó con un abono de 762.000 euros en 2018, lejos de la suma extraordinaria de 3,41 millones de un año antes, por lo que cuenta con 22,47 millones para su retiro.

El conjunto del consejo de administración de la entidad, que cerró 2018 con dieciséis miembros entre ejecutivos y no ejecutivos, obtuvo una remuneración total de 6,46 millones de euros, frente a los 8,76 millones de un año antes, cuando contaba con dos consejeros más.

Suscríbete a nuestra newsletter