La Plataforma per la Dignitat del Llaurador reúne a miles de personas

Sesenta municipios de Castellón se suman a la defensa de la citricultura

La comarca de la Plana Baixa lidera una protesta que busca acabar con la competencia desleal de terceros países y pide precios justos para los cítricos

La concentración ante el Ayuntamiento de Vila-real reunió a un millar de personas.

Los citricultores de Castellón se movilizaron ayer en más de 60 de los 135 municipios de la provincia para pedir soluciones políticas a los problemas que padece el sector, afectado por competencia de terceros países que amenazan su supervivencia. Las movilizaciones, convocadas por la Plataforma per la Dignitat del Llaurador, tuvieron especial incidencia en la Plana Baixa, casos de Burriana, Nules o Vila-real, donde se sumaron más de 5.000 personas. Citricultores de Valencia y Alicante también se sumaron a las concentraciones.

La comarca de la Plana Baixa, donde se concentra la mayor producción de cítricos, vive con preocupación la situación del sector que da empleo en temporada alta a más de 25.000 personas. De ahí que fuera el epicentro de la protesta, reuniendo en Nules a 3.000 personas, en tanto que Burriana o Vila-real contaron con 1.200 y 1.000 personas en las concentraciones realizadas ante sus ayuntamientos.

Castelló, la Vilavella, Moncofa, Onda, Almassora, la Vall d’Uixó, Castellnovo, Càlig, Sant Rafael, Betxí, la Llosa, Almenara, Xilxes, les Alqueries, Artana, Alcalà, Vinaròs, Benicarló, Torreblanca, Peñíscola, Santa Magdalena, Traiguera también secundaron las protestas.

En las concentraciones que contaron con el apoyo de los gobiernos municipales y la Diputación de Castelló se leyó un manifiesto elaborado por la Plataforma que demanda crear ayudas directas para los citricultores más afectados por la temporada actual, que no han podido vender la fruta y deben tirarla para no perder la producción en la próxima campaña.

La competencia externa, en especial de cítricos llegados de Sudáfrica también centró parte del comunicado, que indica que es necesario realizar modificaciones del acuerdo de libre comercio con los países del África Meridional, para limitar la importación de cítricos por lo que se impone la aplicación de la cláusula de salvaguardia, como medida precautoria y, además para frenar la llegada de plagas, de ahí que insten a efectuar más controles fitosanitarios.

Estas demandas se dirigen a la Unión Europea, a cuya sede de Bruselas viajarán pasado mañana representantes del sector con la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, para asistir a la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, donde se tratará la crisis de los cítricos. Mientras el sábado, delegados de la Plataforma per la Dignitat del Llaurador se reunirán con el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez.

El secretario general de la Unió de Llauradors, Carles Peris, insistió en la “necesidad de regular un marco nomativo igual a todos los productores”, la “aplicación de la cláusula de salvaguarda e incluir ahí también a la mandarina”, porque “estamos en desventaja frente a estos terceros países, ya que allí el coste de producción por kilo oscila entre 10 y 12 céntimos de euro, y aquí es de al menos 24 céntimos”.

Estas demandas se completan con otras reivindicaciones como la modificación del acuerdo firmado con Sudáfrica, el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria y la urgencia de conceder ayudas directas

El vicepresidente de la Diputación, Vicent Sales que acudió a la concentración de Castellón mostró el respaldo institucional a las demandas y confía en que sean tenidas en cuenta por Europa. El portavoz de Compromís  en el Ayuntamiento de Castelló, Ignasi Garcia, ha defendido al sector agrícola de la naranja frente a la ratificación del acuerdo que permite la entrada de naranja sudafricana en Europa.

Suscríbete a nuestra newsletter