Naturaleza urbana

Optimus Garden planta huertos sin tierra en las paredes de las ciudades

Utilizan leds de bajo consumo y prescinden de tierra, por lo que no hay bichos ni malos olores, y no requieren de pesticidas o herbicidas

Un ejemplo de los muros de huertos sin tierra que produce Optimus Garden

Disponer de verduras frescas y limpias con un bajo impacto ambiental y en un contexto urbano, independientemente del espacio o del conocimiento que se tenga, ya es posible gracias a Optimus Garden, que desarrolla y comercializa tecnología para el cultivo vertical en las ciudades.

El director de operaciones y confundador de la empresa, Manu Cabrera, explica que su iniciativa contribuye a la “revolución sostenible” ya que resuelve los problemas de falta de tiempo, espacio y conocimiento que detectaron cuando se preguntaron por qué faltaba tanta naturaleza en las ciudades si todo el mundo quería más verde.

Con nuestro sistema, resolvemos los tres: solo tienes que suministrar agua al huerto cada dos semanas; en un espacio pequeño, se produce mucho; y es sencillo y fácil de cuidar“, destaca el empresario a la agencia Efe.

Estos huertos alternativos utilizan leds de bajo consumo y prescinden de tierra, por lo que no hay bichos ni malos olores, y no requieren de pesticidas o herbicidas.

“Se puede cultivar, tanto en interior como exterior, prácticamente cualquier cosa, porque solo nos limita el espacio para el desarrollo de las raíces”, apunta Cabrera.

Así, se pueden cultivar vegetales de hoja corta como lechuga, acelgas, berro, espinacas, rúcula, aromáticas como tomillo, perejil, hierbabuena, manzanilla, romero, albahaca o cilantro, así como flores enfocadas a la gastronomía.

Actualmente, el equipo de Optimus Garden trabaja especialmente con restaurantes, “tanto instalando, de manera sencilla y sin obras, el huerto vertical, como suministrando producción fresca y local, kilómetro cero“.

También lo hacen con hoteles, cafeterías, oficinas de empresas, colegios, y, de cara al 2019, tiene previsto hacerlo con particulares, “para que tengan un pequeño huerto vertical en la cocina”.

“El cultivo en casa será cada vez más una tendencia“, sentencia el empresario al ver la reacción de los clientes de los restaurantes que tienen instalado uno de sus huertos, que “se interesan y se dan cuenta de que no es solo una fachada ornamental de plantas verdes, sino que pueden producir en la cocina de su propia casa”.

Restaurantes valencianos como el Poké Shop, en el centro de la ciudad o el Maco Healthy Bar, en el barrio de Ruzafa, incorporan muchos vegetales suyos en sus platos.

“Con ellos desarrollamos un trabajo gastronómico, a medida, hablado con el chef y aprendiendo cada día“, añade Cabrera. Los huertos verticales de Optimus Garden utilizan la hidroponía, técnica que, aunque se utiliza en todo el mundo desde hace años, “cada vez tiene más sentido utilizarla en ciudades”.

Usada en ciudades del País Vasco o en Almería, cuando llegó al territorio español estimuló a Damien Krack a trabajar en los primeros prototipos con la idea de llevar este modo de cultivo a una escala individual.

Krack ya era director de ingeniería en el sector de las energías renovables cuando contactó con el ingeniero en electrónica Manu Cabrera, también interesado en la hidroponía, que había descubierto durante su estancia de prácticas en California. Juntos fundaron Optimus Garden en junio de 2017.

“Lo que hace la hidroponía es sustituir la tierra por una solución de agua y nutrientes disueltos. Lo que nosotros aportamos es un sistema modular de macetas verticales, que se apilan unas encima de otras, distribuyendo el agua uniformemente, de manera que la maceta de arriba recibe la misma cantidad de agua y nutrientes que la de abajo“, explica Cabrera.

El sistema ahorra agua porque funciona gracias a un depósito con una pequeña bomba que lleva el agua en un circuito cerrado a las raíces de las plantas, mientras que la que sobra vuelve a caer a este depósito. El sistema de riego se activa cada dos horas.

Junto al director, Aitor Camacho, Optimus Garden entró en julio de 2018 en la aceleradora valenciana Lanzadera, impulsada por Juan Roig, que les ha dejado un espacio, les da formación y los profesionaliza según el modelo de Mercadona, lo que en palabras de Cabrera es “una ayuda enorme, especialmente cuando estás empezando”.

El equipo de Optimus Garden mira el futuro con optimismo especialmente después de que el inventor y director de Ingeniería de Google, Ray Kurzweill, famoso por sus predicciones científicas, dijera que 2020 sería la década de la revolución de la agricultura vertical: “Que lo diga alguien como él, es muy relevante”, concluye.

Suscríbete a nuestra newsletter