La información económica de los líderes

La exposición conmemorativa de sus 250 años se inaugura hoy en La Nau

La Real Academia de BB.AA. asalta el futuro desde sus propios orígenes

Ha sido comisariada por sus dos últimos presidentes, Román de la Calle y Manuel Muñoz

Una joven observa la exposición "De ayer a hoy: 250 años de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos". | E3

Para la exposición De ayer a hoy, 250 años de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, que se inaugura hoy a las 20h en La Nau, en un primer momento“se pensó en recorrer los 250 años a través de una selección de nuestras obras; pero eso era imposible”. Román de la Calle se refiere a un fondo de 14.500 piezas. “Entonces, se nos ocurrió unir la parte del Siglo XVIII y la de la época actual. Hemos saltado el XIX y la primera mitad del XX para encontrar un diálogo entre la Historia y la contemporaneidad, un planteamiento que creo que se ve perfectamente reflejado”.

Tal y como explica el catedrático de la Universitat de València (UV) y presidente de la Real Academia entre 2007 y 2015, la selección expuesta obliga al espectador a contrastar conceptos estéticos, choques frontales en la búsqueda de la belleza, antagonismo en los temas…Unos metros de distancia separan el óleo San Vicente Ferrer en el Compromiso de Caspe, obra de Joaquín Campos fechada en 1773, de la foto en blanco y negro Cicciolina recibe la insignia de la Falla Na Jordana de la mano de su presidente Pere Borrell, una obra de 1988 firmada por José Aleixandre. Un retrato de Carlos IV de 1792 en la primera instancia, y lo último de Yturralde, la pura abstracción titulada Uma y fechada en 2018, al fondo.

El presidente actual de la Academia, Manuel Muñoz, justifica la faceta rompedora de la exposición al indicar que “no queríamos hacer una demostración de la potencia de nuestros fondos, sino de la actividad y la actitud que nos define”. Porque, como ambos manifiestan a una sola voz, “la Academia siempre es contemporánea”.

Por qué la Academia parece estar en la sombra

La Real Academia de Bellas Artes de San Carlos nació el 14 de febrero de 1768, y desde entonces, “ha sido un elemento muy activo siempre”, en palabras de Muñoz. Pero la confusión para los valencianos surge cuando se desvela que la Real Academia de Bellas Artes y el Museo de Bellas Artes de València no son la misma entidad. Al menos, no a día de hoy.

Real Academia

Román de la Calle. | Foto: Francesc Vera

El profesor De la Calle explica los motivos por los que esta confusión se produce y hace que la bicentenaria institución caiga en el lado de la sombra del imaginario popular, incluso para muchos aficionados a las artes plásticas:

“La Real Academia creó un Museo, y por tanto, el presidente de la Academia era el director del museo. Igualmente, creó la Escuela de Bellas Artes y el presidente también era su director. Cualquier cosa que se hiciera en València relacionada con el arte durante el XVIII, el XIX y hasta principios del XX tenía que pasar por la visión y la aprobación de la Academia. Ocurrió que en el XIX se publicó un decreto por el cual el Estado se apropió de todos los Museos de BB.AA. De repente, aunque los directores continuaron siéndolo, ya no eran sus responsables directos”.

Sin embargo, en la época de la Transición, “la Academia tuvo una habilidad que otras no tuvieron: reivindicó sus fondos. Y las 14.500 obras que posee, depositadas en el Museo, son suyas, mientras que otras no hicieron esa gestión y sus fondos siguen perteneciendo al Estado. Fue un momento de gran inteligencia. En cualquier caso, siempre ha estado al pie del cañón artística y socialmente.

Hoy, la Generalitat, para asesorarse tiene el Consell General de Cultura, pero también nos tiene a nosotros y a las universidades. Por tanto, para declarar un Bien de Interés Cultural, por ejemplo, o para derribar un edificio, nos consultan. Pero claro, eso no tiene la visibilidad externa que históricamente había tenido la Academia, ya que toda esa actividad dependía de ella. De hecho, su presidente era el factótum artístico de la ciudad”.

La Academia en su sede original

La exposición conmemorativa se encuentra en el emplazamiento original de la Real Academia, una de las salas que dan al claustro de La Nau. Román de la Calle ha apelado a la emotividad que este factor genera y que, en su caso personal, es doble: “Sólo la Academia de París y la nuestra nacieron a partir de las universidades, el resto surgieron en ambientes palatinos. Esa vinculación histórica con la Universitat es emotiva para mí. Además, yo estudié en esta sala, a principios de los 60, donde había dos aulas. Todos los días pasé por aquí”.

En estos momentos, de esas mismas paredes cuelgan obras de artistas de la Academia, desde fundadores como el pintor Josep Vergara, relieves en terracota de Joaquín Llop como su David delante de Saúl pidiendo permiso para combatir con Goliat, con el que obtuvo Premio de 1.ª Clase de Escultura el 12 de agosto de 1773; es decir, el premio artístico más antiguo de la Historia en València. Y conviven con trabajos de académicos contemporáneos como Rafael Armengol, el ya desaparecido Joaquín Michavila -quien también presidió la Academia- y el mencionado Yturralde.

Como es obvio, la presencia de mujeres en la Academia en el siglo XVIII era nula. En general, las academias de bellas artes constituyen uno de los sectores que más tardaron en incorporar mujeres en su plantilla. En la actualidad, la Academia de San Carlos sí que cuenta con ellas y la exposición por su 250 aniversario también incluye obras de Carmen Calvo, Aurora Valero, Amparo Carbonell y Pilar Roig.

La UV y la Academia van a seguir colaborando codo a codo. El vicerrector de Cultura e Igualdad, Antonio Ariño, ha recordado que en 2019 se celebrará el XX aniversario del momento en que se decidió que el edificio más emblemático de la UV pasara a convertirse en centro cultural. Como puente entre ambos aniversarios, Ariño ha expresado su convicción de que la exposición De ayer a hoy será muy visitada: “Muchas de las obras expuestas hace tiempo que no veían la luz y son de una calidad fuera de serie”.

Podrán disfrutar del audaz juego temporal diseñado por Manuel Muñoz y Román de la Calle hasta el día 17 de febrero. La Nau pondrá guías al servicio de los visitantes que deseen conocer las obras en profundidad. Y algo se ha dicho sobre unos cuantos goyas que la Academia posee en sus fondos y que podrían ver la luz…“Cuando podamos incluirlos en una exposición, según sus hilos temáticos”, ha concluido con una sonrisa el profesor.

 

Suscríbete a nuestra newsletter