La información económica de los líderes

Es la puntuación más alta de Utiel-Requena en la prestigiosa guía

El vino Adnos, de Coviñas, obtiene 93 puntos en la Guía de Vinos de ABC 2019

Ya que fue reconocido con una medalla de oro en el Challenge International du Vin y obtuvo 90 puntos en la Guía Peñín

Archivado en: 

| E3

El vino Adnos, de Coviñas, ha conseguido 93 puntos en la Guía de Vinos de ABC elaborada por el prestigioso crítico Juan Fernández Cuesta. Un vino elaborado en la mayor cooperativa de la comarca que rompe barreras y se coloca en lo más alto, a la altura de vinos exclusivos elaborados en bodegas boutique.

“Una elaboración magnífica”, ha destacado Fernández Cuesta. Un vino “inmenso, muy expresivo, envolvente y más que agradable”, que ha conseguido 93 puntos, la nota más alta obtenida por los vinos de la DO Utiel-Requena.

Adnos ocupa un puesto privilegiado en esta prestigiosa guía en la que aparecen más de 600 referencias y para cuya elaboración el crítico ha catado en los últimos dos meses cerca de 1.300. Pero no es el único reconocimiento que este vino de Alta Expresión consigue en este 2018, ya que fue reconocido con una medalla de oro en el Challenge International du Vin y obtuvo el premio como mejor reserva en los premios Ferevin, así como 90 puntos en la Guía Peñín.

Adnos, que en griego significa ‘bendecido’, es un tinto elaborado con la autóctona bobal procedente de viñedos viejos, de más de 70 años, de los parajes singulares de El Matorral y El Rubial, ubicados a 850 metros y 720 metros de altitud, respectivamente. Las cepas, sometidas a una viticultura de estrés extremo, apenas alcanzan los dos kilos por planta.

Tras una cuidadosa elaboración tradicional y una crianza de 24 meses en roble francés y americano, este vino adquiere una estructura y personalidad que garantizan su longevidad. Es un vino rojo rubí extremadamente vivo y limpio, con leves y despiertos reflejos violáceos, que presenta notas tostadas, aromas a café con leche, frutillos rojos y cerezas con recuerdos mentolados unidos a la elegancia de la nata montada y chocolatillos. Con un tanino fino y pulido totalmente integrado, es frutoso pero serio, con pinceladas de toffe. Vino amplio y equilibrado; es la esencia del bobal con el terruño como gran protagonista.

Suscríbete a nuestra newsletter