La información económica de los líderes

La presentación nacional de la película se ha realizado en València

El Desentierro, corrupción, suspense y Ruta del Bakalao en la València de los 90

 / 

Nacho Ruipérez y los protagonistas de El Desentierro en la presentación de la película (Foto: EFE | Manuel Bruque)

Corrupción política con toques de humor es la base argumental de El Desentierro, la primera película del valenciano Nacho Ruipérez que llega este fin de semana a los cines españoles, con vocación de traspasar fronteras.

Un film de suspense que pretende hacer disfrutar a los espectadores de todo el mundo y que cuenta con un elenco encabezado por los actores argentinos Leonardo Sbaraglia y Michel Noher, junto con el español Jan Cornet.

Buena parte del metraje recorre la Albufera, que se convierte en un personaje más de El Desentierro, cuya referencia temporal transcurre en los 90. Una acción ambientada en la Ruta del Bakalao.

En el reparto también figuran las actrices valencianas Cristina Perales, Cristina Fernández y Lola Moltó, de un plantel que completan Ana Torrent, Francesc Garrido, Jordi Rebellón, Raúl Prieto, Nesrin Cavadzade, Arben Bajraktaraj y Jelena Jovanova.

En la presentación de la película en València, Ruipérez -que ha estado acompañado por los tres protagonistas- ha incidido en que no ha querido que fuera una película “local en el mal sentido” sino una obra que ocurre “aquí, con valores de aquí, actores, actrices y técnicos de aquí pero una película que pueda verse en todo el mundo, que pueda disfrutarse, que pueda emocionar a espectadores más allá de toda España, con vocación internacional”.

El argumento de El Desentierro se centra en la búsqueda de un padre desaparecido hace 20 años, al que todo el mundo le da por muerto. El hijo trata de conocer la verdad de la desaparición que se convierte asimismo en un autodescubrimiento de sí mismo. Un thriller alejado de la cuestión panfletaria y política, según Michel Noher, que interpreta el papel del hijo.

Rupérez ha manifestado que  “es necesario” hablar de la corrupción porque tienen una “responsabilidad moral” y en la película lo hacen “sin entrar en casos concretos ni nombres”.

Un papel relevante desempeña la música,  obra del también valenciano Arnau Bataller, con “reminiscencias” de la época, con homenajes a Bruno Lomas y al DJ Luis Bonías. La banda sonora contiene también temas del músico y productor Nacho Mañó, de Presuntos Implicados, recreados a partir de la “Ruta del Bakalao” y la música electrónica de entonces.

Suscríbete a nuestra newsletter