El consistorio tiene un millón de euros para adquirir 12 inmuebles

El Ayuntamiento de Castellón no halla pisos para destinar a viviendas sociales

El concurso público finalizó sin concretarse ninguna operación porque las viviendas no estaban listas para ser ocupadas los más de 100 solicitantes

El consistorio compra pisos accesibles para ampliar el parque de vivienda social.

Se busca piso equipado y listo para ocupar, con el objetivo de ampliar la bolsa municipal de viviendas sociales. El Ayuntamiento de Castelló no encuentra pisos en condiciones para destinarlos a uso social y se dirige a particulares e inmobiliarias para cubrir su objetivo.

Hace un par de meses, el Consistorio puso en marcha un proceso para recibir ofertas de bancos o empresas a fin de realizar un ”casting” y determinar cómo invertía el 1.010.000 euros presupuestado para ampliar el parque de pisos sociales.

Ahora, desde el gobierno que preside Amparo Marco se anima a que cualquier ciudadano que tenga un piso vacío y quiera venderlo haga llegar al consistorio la oferta e iniciar la negociación de compraventa.

El ayuntamiento pone sus condiciones que pasan porque la vivienda sea accesible y esté lista para “entrar a vivir”, posea un certificado de consumo energético, tenga la ITV superada y ofrezca al inquilino una cocina totalmente equipada. Y, sobre todo, que no pida por ella más de 80.000 euros. Y es que con el presupuesto asignado, el consistorio espera adquirir entre 10 y 12 pisos.

Desde Castelló en Moviment (CsM), formación que apoya al bipartito que gobierna la ciudad en virtud del pacto de El Grao, se considera una buena oferta la realizada por el ejecutivo, al entender que la compra de estos inmuebles solventaría problemas a personas sin recursos y en riesgo de exclusión y los afectados por desahucios.

La concejala de CsM, Paz Beltrán, entiende que se trata de una buena oferta y que la compra de estas viviendas puede solucionar muchos problemas, tanto en el caso de los desahucios, como de personas sin recursos.

CsM fue el impulsor de esta iniciativa Pla Castelló Ara, y en agosto pasado cuando se publicaron las bases del concurso para adquirir pisos en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Beltrán se mostró confiada a en “que el ayuntamiento pueda comprar, al menos, 11 pisos accesibles para poder entregar este año a las familias solicitantes”.

Esas nuevas viviendas sociales no resolverían todas las peticiones registradas que “no bajan del centenar”, apunta Beltrán. Y ya entonces mostraba su preocupación por el escaso margen de tiempo para presentar ofertas, un plazo que ahora se abre a particulares e inmobiliarias. Por eso han iniciado un campaña de difusión de la oferta de compra de pisos por toda la ciudad para encontrar vendedores, que permitan solventar un problema social.

En esa línea se manifestó Marco al anunciar la propuesta. Una medida con la que buscaba “ampliar el parque municipal de viviendas sociales para poder hacer frente a la demanda existente”. Al tiempo que “atender de forma inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social”.

Castellón dispone de casi 8.000 viviendas vacías que sus dueños son reacios a alquilar o vender. Es entre esos pisos donde el consistorio confía en encontrar algunos que se adecuen a sus necesidades.

Tanto el bipartito gobernante en el ayuntamiento  (PSPV y Compromís) como CsM han iniciado gestiones para lograr su objetivo. Su trabajo le ha permitido recibir y valorar algunas ofertas de viviendas del sur de Castelló. Pisos antiguos, pero con las características requeridas.

Sin embargo, el tiempo corre en contra de la propuesta municipal porque la partida presupuestaria destinada a la adquisición de pisos para uso social caduca a finales de 2019, al proceder de un préstamo bancario pedido por el consistorio.

Por eso el consistorio busca vendedor de pisos a buen precio, accesibles y preparados para “entrar a vivir”. Las ofertas deben dirigirse a la Casa Consistorial de la Plaza Mayor de Castellón.

Suscríbete a nuestra newsletter