La información económica de los líderes

Para Hernández de Cos, los retos del sistema bancario pasan por recuperar la rentabilidad, reducir los activos deteriorados, adaptarse al nuevo marco regulatorio, las nuevas tecnologías y la competencia

El Banco de España advierte sobre el aumento del crédito al consumo

 / 
Archivado en: 

Hernández de Cos, gobernador del Banco de España

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido hoy a los bancos españoles de que, en la búsqueda de negocios rentables, “no pueden descuidar la vigilancia de las condiciones de concesión de sus créditos”, especialmente en los préstamos al consumo a las familias. Hernández de Cos advirtió de una elevada expansión crediticia en este segmento que estaría poniendo de manifiesto “una relajación en los criterios de admisión y selección de riesgo que, como la experiencia histórica demuestra una y otra vez, se acaban traduciendo en aumentos notables de la morosidad”. 

Hernández de Cos ha participado hoy en Bilbao en una jornada sobre “Banca, rentabilidad y normalización monetaria“, organizada en la Universidad de Deusto, quien señaló los cuatro retos del sistema bancario español: a reducción de los activos deteriorados, la recuperación de rentabilidad, y la adaptación al nuevo marco regulatorio y a las nuevas tecnologías y competidores.

El gobernador del Banco de España ha realizado un diagnóstico sobre el sector bancario español, con una mejoría notable de la situación financiera: “Ha realizado un gran esfuerzo para superar la crisis, lo que se ha reflejado en una mejoría significativa de su solvencia y rentabilidad”. Informó que entre diciembre de 2013 y junio de 2018, los préstamos dudosos se han reducido en un 60%, mientras que la rentabilidad ha pasado de signo negativo a un 7%.

El gobernador también abordó la actividad internacional de los bancos españoles y los riesgos que conlleva operar en determinados mercados “como Turquía o Argentina”, si bien agregó que el peligro queda mitigado al funcionar a través de filiales descentralizadas y con independencia financiera. “Quiero subrayar -añadió Hernández de Cos-  la indudable relevancia de la diversificación geográfica, como una fuente de valor añadido y estabilidad a medio y largo plazo para estas entidades”. 

También advirtió del riesgo que suponen las nuevas tecnologías para el negocio bancario y señaló que la adaptación a las mismas “puede conllevar un incremento de los riesgos operacionales e incluso reputacionales, elevándose la relevancia de aspectos como la ciberseguridad”. 

Por último, el gobernador del Banco de España se refirió al aumento de la actividad financiera no bancaria. Agregó en este aspecto que “aunque una mayor diversificación de las fuentes de financiación puede ser potencialmente positiva para las empresas no financieras (…), para las entidades de crédito puede suponer una disminución de su volumen de negocio y de sus ingresos. Ello es especialmente relevante en la situación actual de baja demanda de financiación en España, por lo que esta tendencia podría contribuir a reducir adicionalmente los márgenes de intereses unitarios en algunos segmentos del mercado”.

-->
Suscríbete a nuestra newsletter