El Banco de España reduce sus previsiones de crecimiento económico a un 2,6%

El Banco de España reduce sus previsiones de crecimiento económico a un 2,6%

El Banco de España reduce sus previsiones de crecimiento económico a un 2,6% para el año en curso. El supervisor reduce así en una décima sus propias estimaciones del trimestre pasado. Las proyecciones realizadas para el próximo año estima este crecimiento al 2,2% y al 2% en 2020.

Estas proyecciones moderan las previsiones anteriores. Las perspectivas económicas empeoran a tenor de cómo evolucionan los mercados exteriores y el precio del petróleo, que podría aumentar como consecuencia de las tensiones geopolíticas.

previsiones de crecimiento

A pesar de este optimismo moderado, el Banco de España estima que la creación de empleo seguirá siendo intensiva, lo que facilitará el descenso de la tasa de paro que, a finales de 2020, se situaría en el 12%.

Esta moderación de las previsiones se basa en parte en la repercusión de las políticas económicas aplicadas en Estados Unidos tanto sobre las condiciones financieras globales como la escalada de medidas proteccionistas. La combinación de ambas puede tener un impacto adverso en la economía global.

Por lo que se refiere al ámbito doméstico, se augura una moderación en el consumo de los hogares. Sobre todo, preocupa la incertidumbre por la fragmentación de la representación parlamentaria y las incógnitas sobre una futura política económica que de ello deriva. El informe del Banco de España señala los limitados avances efectuados en la corrección del elevado endeudamiento público, que sigue siendo un factor de vulnerabilidad.

A todo ello se añade la tensión política en Cataluña que, en opinión del Banco de España, «representa un riesgo adicional para el crecimiento económico, especialmente en esa comunidad autónoma».

En el ámbito de la inflación, los riesgos de desviación respecto al escenario central se orientan ligeramente a la baja, ante una hipotética cristalización de los riesgos del mismo signo que pesan sobre la actividad. En sentido contrario, la agudización de algunos de los conflictos geopolíticos latentes podría dar lugar a un aumento del coste del petróleo.

El Banco de España prevé que el índice armonizado de precios de consumo (IAPC) en los próximos trimestres se modere, propiciado por la trayectoria del componente energético, que se explica, a su vez, por el perfil del precio del petróleo. Por el contrario, se espera un repunte progresivo de la inflación subyacente, en consonancia con la aceleración gradual de los costes laborales unitarios, en un contexto de uso creciente de los factores productivos.

En términos de los promedios anuales, el IAPC crecería un 1,8 % en 2018, para posteriormente moderar su avance hasta el 1,7 % y el 1,5 % en 2019 y 2020, respectivamente. Las proyecciones actuales de inflación representan una cierta revisión a la baja, que se explica principalmente porque la evolución reciente de algunos componentes del núcleo subyacente de los precios, como los servicios, ha sido menos dinámica de la prevista anteriormente, sugiriendo que la respuesta de estos precios al repunte de la actividad podría ser menos intensa de lo proyectado hasta ahora.

Infocif bases de datos
Colorker
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
Helvetia proyecto turbulencias objetivo

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.