Segunda jornada técnica promovida por Patronato Municipal de Turismo

Alicante, dispuesta a cambiar normas para regular las viviendas turísticas

El consistorio alicantino asegura a los empresarios que hay seguridad jurídica, pero admite la disparidad de criterios según los barrios

La edil Mari Carmen De España se dirige a los representantes del sector de viviendas turísticas y de la administración

La segunda jornada técnica sobre viviendas turísticas promovida por el Patronato Municipal de Turismo ha dejado la puerta abierta a la reordenación urbana para regular el boom de este tipo de inmuebles en la ciudad. En la reunión que ha mantenido esta mañana la edil de Urbanismo y Turismo Mari Carmen De España con representantes de todos los agentes turísticos, sociales y económicos implicados en la regulación del sector se busca lograr un acuerdo a tenor de la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunidad Valenciana que entró en vigor en julio.

“Un tema que nos concierne a todos y en el que no podemos improvisar porque, al final, afecta no solo al sector turístico sino al modelo de ciudad de queremos y a la ordenación de nuestro territorio”, ha destacado la edil alicantina. Esta segunda reunión técnica se ha centrado en temas relacionados con la compatibilidad urbanística y en ella han participado hoteleros, apartamentos turísticos, administradores de fincas, promotores y entidades financieras, además de la Policía Local, Turisme de la Generalitat Valenciana y técnicos de Turismo y de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante, según han explicado desde el consistorio.

Esta jornada ha servido para poner encima de la mesa los problemas a los que se enfrentan los empresarios respecto a la dispersión de normas urbanísticas y los procedimientos para tramitar los informes de compatibilidad urbanística que exige ahora la nueva ley autonómica a las viviendas turísticas para desarrollar su actividad. Frente a esta queja, el jefe del Servicio de Planeamiento de la concejalía de Urbanismo, Pablo Núñez, ha expuesto que Alicante goza de una posición “privilegiada”, en cuanto a que, si bien el PGOU data de 1987 y no hay una regulación unitaria para toda la ciudad, sí que existe una situación de seguridad jurídica, ya que se han ido desarrollando normas urbanísticas que ya prevén, por zonas, dónde, cómo y en qué condiciones se pueden implantar viviendas turísticas.

Seguridad jurídica por barrios

Desde el área de Urbanismo se asegura que se tiene perfectamente determinado el procedimiento para tramitar los informes de compatibilidad urbanística con arreglo a la normativa vigente existente”. Así, por ejemplo, en la zona de la Playa de San Juan la implantación de viviendas turísticas está limitada a las plantas bajas. Y, en la zona del centro tradicional y el casco histórico, tras la aprobación el pasado mes de agosto de la última modificación del plan especial, se ha limitado a edificios enteros. La norma no tiene carácter retroactivo.

A partir de aquí, el Ayuntamiento de Alicante ha defendido una situación urbanística actual que, “al menos, garantiza una situación de seguridad jurídica”. No obstante, el propio consistorio se ha mostrado dispuesto a “valorar la necesidad de impulsar medidas de reordenación urbanística que puedan contribuir a mejorar la situación con los distintos elementos en conflicto“.

Durante la jornada se ha recordado que la ley estatal que regula la igualdad de trato y la libre competencia prohíbe establecer una limitación de actividad salvo que existan “razones imperiosas de interés general”, lo que quiere decir  que, por ejemplo, no se puede limitar la implantación de viviendas turísticas por densidad, un aspecto con el que han chocado las regulaciones de varias ciudades españolas, que directamente han sido impugnadas.

Suscríbete a nuestra newsletter