CC. OO. y UGT alertan de la paralización de las negociaciones

Los sindicatos del azulejo se manifiestan para desbloquear su convenio colectivo

Ascer confía en que el presidente del Consell cumpla la promesa de reducir la tasa de residuos que entrará en vigor el próximo 1 de julio

Los trabajadores del sector azulejero volverán a manifestarse por su convenio.

Mientras la patronal del sector del azulejo, Ascer, espera que el presidente del Consell, Ximo Puig, cumpla su compromiso de rebajar la tasa de residuos, los sindicatos convocan mañana una manifestación ante el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo y para que la patronal asuma parte de sus demandes.

Tanto Comisiones Obreras (CC. OO.) como UGT han convocado la manifestación mañana a las 11.30 horas. Los trabajadores se concentraran ante la sede de los sindicatos en la Plaza de María Agustina para concluir ante la sede de Ascer. Allí entregaran sus reivindicaciones salariales. Peticiones necesarias para firmar el convenio colectivo, que renueve el anterior que finalizó en diciembre de 2017.

CC. OO. solicita de Ascer que “ceje en su actitud cerrada ante la negociación y se siente a la mesa con verdadero interés por llegar a un acuerdo, y deje de ver como líneas rojas inasumibles las propuestas de las organizaciones sindicales”.

La primera oferta de Ascer planteaba un convenio colectivo para tres años con un incremento salarial anual del 1,4 por ciento, rechazando la reducción de 16 horas anuales de la jornada laboral.

Mientras, otro de los frentes que tiene Ascer es el de la tasa de residuos que entrará en vigor el 1 de julio. Ese tema fue uno de los abordados en la recientemente celebrada Mesa de la Cerámica, en la que instaron al Consell a que cumpla la promesa dada por su presidente, Ximo Puig, de rebajarla y dejarla reducida a un impuesto meramente simbólico.

El ejecutivo de Puig trata de concretar esa medida y convencer a Podemos para que acepté rebajar los tramos de ese impuesto en el primer año de vigencia. El grupo de trabajo de les Corts aún no logra concretar las medidas que anunció el presidente del Consell en enero y que deben aprobarse por decreto.  Puig considera que deben ser les Corts las que aprueben esa modificación legal. Por ello, desde su gobierno trabajan en una Proposición de Ley que quieren llevar al pleno del próximo 4 de julio para modificar la ley de Acompañamiento con el objetivo de rebajar los tramos de este impuesto durante su primer año de vigencia.

Suscríbete a nuestra newsletter