Foro Cañada Blanch 2018

El desinterés de los millennials y la diversificación sectorial aceleran las M&A

Las empresas de la Comunitat solicitan cada vez más asesoramiento en procesos de fusiones y adquisiciones

Unos millennials desinteresados por continuar con el negocio familiar, la necesidad de una diversificación sectorial y un escenario macroeconómico favorable son tres de los principales motivos por los que las empresas de la Comunitat solicitan asesoramiento en procesos de fusiones y adquisiciones, M&A por sus siglas en inglés

Así lo han explicado esta mañana Neil Collen, socio fundador de Livingstone, e Ignacio Moliner, Head of Equities & Corporate Finance de CaixaBank, en el Foro Cañada Blanch 2018Fusiones y adquisiciones en un mundo desafiante y en continuo cambio” celebrado en València.

Moliner ha detallado las consideraciones a tener en cuenta por los empresarios de la Comunitat en el momento de plantearse una operación de fusión o adquisición. “En primer lugar, el empresario tiene que decidir si lo que busca son nuevas inversiones o venta de acciones, y si el motivo principal es la búsqueda de sinergias o si se trata de un motivo financiero ligado a una estrategia posterior”, ha advertido.

Además, Moliner ha añadido que es esencial que la empresa tenga claro si quiere que el anuncio de venta sea público o confidencial, si su imagen corporativa le permite negociaciones abiertas o su reputación le acota el campo de actuación, si el precio es una prioridad y de cuánto tiempo dispone.

En cuanto a los sectores donde más fusiones y adquisiciones se están registrando, según Collen, el sector retail, el sector de la construcción y la restauración son los que destacan. “En el caso concreto de la Comunitat, se están dando casos recientes en el sector cerámico, porque empresas internacionales quieren incorporar este material a su negocio. Cuanto más grande eres, más eficiente eres porque lazar nuevos productos es menos arriesgados y hacer mayores inversiones es posible”, ha asegurado el socio fundador de Livingstone.

Ambos expertos han coincidido en que el proceso de venta, que puedo durar entre nueve y catorce meses, es complejo y requiere asesores y, cada vez más, abogados totalmente competentes en inglés.

Como paradoja, durante el debate los ponentes han confirmado que es el vendedor el que elabora un estudio detallado de su empresa y que el vendedor se convierte en una especie de agente pasivo que solo interviene en el proceso final antes de la firma para cuestionar aspectos que no hayan podido quedar claro. Collen ha atribuido este fenómeno al exceso de liquidez, que está generando grandes fondos internacionales que compiten entre ellos.

Por último, el responsable de CaixaBank ha insistido en el duro trabajo que supone la gestión de procesos de fusiones y adquisiciones. “Como anécdota, cuando cerramos operaciones de venta de empresas nos llevamos entre el 1 y el 2%, y algunos clientes se alarman. Sin embargo, la venta de inmuebles, que es una tarea mucho más sencilla, se premia con el 3%”, ha concluido Moliner.

Suscríbete a nuestra newsletter