Gamificación

Gamificación: ¿Qué es y cómo se implementa esta estrategia empresarial?

En el mundo empresarial existen diferentes estrategias que te permiten aumentar la productividad de tu organización. Una de ellas es la gamificación, un conjunto de estrategias que buscan incrementar la motivación y compromiso del equipo a través del juego. En pocas palabras, busca transformar las actividades aburridas y monótonas en algo divertido, lo que trae enormes beneficios. Muchas empresas lo han aplicado en momentos determinados para generar un impulso en sus trabajadores, sacándoles de la rutina y logrando alcanzar nuevos objetivos.

¿Qué es la gamificación?

En el día a día hay actividades que preferimos sobre otras, eso es evidente. Sin embargo, la gamificación empresarial lo que busca es dar un toque lúdico a algunas tareas. Esto cambia la forma cómo trabajamos y hace más placentero lo cotidiano en las corporaciones. Esto se logra, integrando pequeños elementos de juego a aquellas actividades que son más monótonas, pero que representan una gran exigencia. De esta manera, se logra que las tareas sean menos aburridas y nos ayudan a conseguir mejores resultados.

La gamificación influye directamente en el cerebro, ya que, nos brinda una nueva motivación para el día a día. Al principio puede resultar un cambio abrupto debido a la forma rutinaria que tenemos de ejecutar ciertas acciones. No obstante, con el pasar del tiempo vemos como los efectos lúdicos benefician nuestro trabajo y lo comenzamos a implementar constantemente. Esto hace que la gamificación sea una de las técnicas más aplicadas en el mundo gerencial y ahora nos toca ponerlo en práctica para descubrir sus beneficios.

¿Para qué sirve?

La gamificación es una estrategia empresarial que permite darle un toque divertido a cada tarea. ¿Por qué lo hacemos? Básicamente, por un principio cerebral, y es que cuando nos divertimos activamos la dopamina, un neurotransmisor muy importante. Esto activa los centros de placer del encéfalo y mejora la percepción del logro, ayudando a concentrarnos en una actividad en concreto. Por lo tanto, derriba ese mito de que para ser productivos hay que eliminar toda la diversión posible, al punto de ser mecánico y aburrido.

Esto aumenta significativamente la productividad en las empresas. ¿Por qué? Porque generan una competencia muy sana y elimina la monotonía que suele existir en las compañías. Muchos empleados no son productivos no porque no les gusta su labor, sino porque el ambiente no ofrece ninguna motivación más allá del trabajo. Asimismo, se puede implementar en la formación del personal para que estén más atentos a lo que dice el instructor. Esto convierte la gamificación en una gran estrategia que todas las organizaciones deberían poner en práctica.

¿Qué es la gamificación en marketing?

La gamificación ha tenido un auge tan grande que muchos profesionales del marketing la han querido implementar. En consecuencia, ahora encontramos esta estrategia en rubros como los del mercadeo, educación, ventas, entre otros. ¿Qué puede hacer la gamificación en el marketing? Los especialistas indican que puede generar mayor engagement con el público, obteniendo mayor fidelidad en campañas de ventas. De hecho, ya hemos visto la gamificación tanto en el marketing tradicional como en el digital y les ha reportado resultados más que interesantes.

La idea es que las campañas de mercadeo tengan un enfoque más lúdico, lo que relaja la mente del usuario. Por lo tanto, aumenta drásticamente el reconocimiento de la marca debido a que le da un tono diferente a la competencia. Todo esto se traduce en más ventas y en una mayor penetración del mercado que sería muy costosa de lograr si se hiciera de forma tradicional. Por último, los usuarios suelen permanecer más tiempo en los canales de comunicación que utilizan esta táctica, lo que aumenta la posibilidad de conseguir nuevos clientes.

¿Cómo se aplica?

La verdad es que no hay una sola forma de aplicar la gamificación. No obstante, una de ellas es colocar elementos tan básicos como música o dejar que los empleados tengan momentos de receso durante el trabajo. En la actualidad muchas empresas no permiten que su personal utilice el móvil ni siquiera en emergencias, algo que aumenta la tensión. La gamificación busca reducir el estrés sin desconectarse por completo de las responsabilidades. Este es su principal objetivo y por eso es tan valorada.

También, podemos dividir los objetivos que se persiguen, en etapas, para evaluar los resultados que vayamos obteniendo. Con esto alentaremos a los empleados a que vayan cumpliendo la meta en la medida en que avanza el tiempo. Siempre es necesario hacer un estudio específico para ver si se están logrando los objetivos que nos propusimos. De esta manera, si se aplica correctamente, lograremos mayor afinidad, alegría y disciplina en todo el equipo de trabajo.

¿Qué es gamificación en recursos humanos?

El departamento de recursos humanos viene a ser la conexión entre la junta directiva y los empleados. Por lo tanto, deben velar por la correcta armonía de todo el equipo que forma parte de la organización.  En este sentido, la gamificación es una alternativa interesante y que puede aplicarse de diferentes maneras. Lo más importante aquí es preguntarse qué comportamientos queremos provocar y cómo la gamificación puede estimularlo. La idea es que aumente la productividad y la motivación de todos en general.

También, se puede aplicar esta técnica en los procesos de selección. Es bien sabido que las personas cuando van a un nuevo empleo están algo tensas y nerviosas. Por lo tanto, la gamificación puede reducir este sentimiento a través de rutinas lúdicas que le permitan distraerse sin perder de vista el objetivo. De esta manera, se logra que el prospecto esté más tranquilo, para mostrar realmente cuáles son sus virtudes y habilidades. Así es que, existen muchas maneras de aplicar la gamificación, solo hay que encontrar el ideal para nosotros.

¿Cómo utilizar la gamificación empresarial?

La gamificación empresarial es una excelente manera de crear mejores vínculos entre los trabajadores. En la actualidad hay muchas formas de hacerlo y para ello es pertinente hacer un estudio previo para encontrar el método adecuado. A partir de allí podemos utilizar dinámicas como los juegos en los que haya que cumplir algún objetivo. También se pueden diseñar experiencias de usuarios con el fin de ponerse en el lugar del cliente y resolver problemas. Todo esto tiene que ajustarse a algún inconveniente específico que esté viviendo la empresa.

Estas dinámicas pueden combinarse con premios y reconocimientos, algo fundamental el día de hoy. Una de las grandes frustraciones que tienen las personas es que no son lo suficientemente reconocidas, así que no tienen ambición en lograr nuevos resultados. Esto puede solucionarse con la gamificación, al crear armonía entre todos y eliminar esa tensión que provoca el día a día. Esperamos que con esta información sepas cómo implementar esta estrategia, de la mejor manera para todos los miembros de tu empresa.

warmia-Mazury-Polska
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
warmia-Mazury-Polska
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.