ATA propone cotizaciones fijas para los autónomos y la posibilidad de añadir aportaciones voluntarias

Un sistema de cuotas constantes con aportaciones voluntarias cada año es la propuesta sobre la que está trabajando ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) de cara a facilitar los cambios de base en las cotizaciones de los autónomos.

Esto es, el trabajador por cuenta propia continuará pagando la misma cuota a la Seguridad Social -calculada sobre la base de cotización elegida- pero tras el cierre de cada ejercicio tendrá la posibilidad de realizar un ingreso extraordinario entre los siguientes meses de enero y febrero. A modo de adelanto, la cantidad aportada pasaría a sumarse a la base de cotización del año siguiente, aumentándose dicha base. No así la cantidad a ingresar en el sistema.

Es decir, el autónomo no tendrá que desembolsar ni un euro más cada mes. Por tanto, tendrá la seguridad de que va a poder afrontar sus pagos mensuales y decidirá voluntariamente, en función de sus rendimientos netos anuales, previsiones, etc… si hacer o no esa aportación que, además, será deducible del IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas).

De llevarse adelante y según las estimaciones de ATA, entre el 15% y 20% de los autónomos que cotizan por la base mínima pasarían a realizar este tipo de aportaciones extraordinarias, con lo que eso conlleva en cuanto a la mejora de su protección social (pensiones, incapacidad temporal, baja por maternidad, etcétera).

Asimismo, será compatible los cambios de base de cotización. A día de hoy tres de cada cuatro autónomos pueden hacerlo dos veces cada año. Abanico que se ampliará hasta cuatro -con efectos uno de abril, uno de julio, uno de octubre y uno de enero del año siguiente, según el plazo de solicitud a la Tesorería General de la Seguridad Social- a partir de la entrada en vigor de Ley de Reformas Urgentes para el Trabajo Autónomo.

Para todos los autónomos
A diferencia de la propuesta de que los autónomos coticen por sus ingresos reales, algo de lo que únicamente se beneficiaría un 30% del colectivo (principalmente los autónomos persona física), este modelo sería de aplicación a todos los autónomos, independientemente de si son societarios o cotizan por el sistema de módulos. Una heterogeneidad que hace harto complicado conocer los ingresos que van a obtener a final de año, “muchos no saben qué va a ocurrir hasta que presentan sus cuentas a cierre del ejercicio y esta fórmula es la mejor opción de adaptar las cotizaciones sociales a los ingresos reales de los autónomos”, ha explicado Lorenzo Amor.

Este sistema ya funciona en Reino Unido y ahora el gobierno francés de Emmanuel Macron ha anunciado que lo pondrá en marcha en los próximos meses. En España, ATA ha dado trasladado de esta propuesta formulada por su comité de expertos, a representantes de los colectivos que más se beneficiarían de ella (agentes comerciales, profesionales, autónomos del sector de la cultura y de actividades sujetas a estacionalidad, etcétera) como propuesta de cara a la futura reforma del RETA. “Ha sido bien vista. Invitaría y ayudaría a muchos autónomos a mejorar sus bases de cotización”, ha afirmado el presidente de la Federación.

En lo que toca a la Seguridad Social, ésta sería una fórmula para incrementar los ingresos e ir reduciendo de forma progresiva el déficit de unos 7.000 millones de euros que arrastra el sistema desde la incorporación del SETA (Sistema Especial de Trabajadores Agrarios) y supondría un incentivo más de cara a la continuidad de los Fondos Europeos orientados a financiar políticas activas de empleo.

Estudiante y autónomo
Impulsar la entrada de nuevos cotizantes al sistema es otro de los retos a afrontar en los próximos meses. A este respecto desde ATA ha puesto la vista en aquellos universitarios menores de 25 años que compaginan su estudios con el ejercicio de una actividad por cuenta propia.

Así, proponen fijar una cuota reducida de 30 euros mensuales durante un periodo de dos años prorrogables a un tercero, para quienes estén en esta situación.
El mismo plazo se establecerá en el caso de la cuota para aquellos autónomos cuyos ingresos mensuales sean entre el 10% y el 20% inferiores a la base mínima de cotización (919 euros al mes)  y así se demuestre en su declaración anual de IVA. En este caso, desde ATA barajan fijar una cuota “similar a la de la tarifa plana” de 50 euros.

Suscríbete a nuestra newsletter