El Día Mundial del Turismo pone de relieve que la sostenibilidad es rentable

Con motivo del Día Mundial del Turismo, este año bajo el lema “El turismo sostenible como instrumento de desarrollo”, la Facultat d’Economia celebra la segunda edición de forTur_VLC, un foro orientado a estudiantes, empresas e instituciones que busca poner de relieve los grandes retos a los que se enfrenta el sector, “que representa el 14% del empleo y más del 13% de actividad económica de la Comunitat”.

Durante su inauguración, el secretario autonómico de la Agència Valenciana del Turisme, ha preferido medir el parámetro como “felicidad interior bruta”, para aunar el disfrute de los atractivos turísticos con el papel socioeconómico  que representa el turismo en el progreso de la sociedad, siempre desde el punto de vista de la sostenibilidad. “El lema que queremos difundir entre nuestros potenciales turistas es ‘viaja, disfruta y respeta’, porque viajes donde viajes debemos respetar el entorno, la cultura y la identidad de los anfitriones para, de este modo, generar afinidad con la actividad turística y potenciar la hospitalidad y comunicación positiva de los residentes con los visitantes“.  En contraposición a posturas como la “turismofobia”, Colomer ha recordado “que no son los turistas con sus selfies los que destruyen las ciudades, sino los odios, las fobias y las guerras de nuestro tiempo”.
En este sentido, ha explicado Colomer cómo la Comunitat Valenciana “ha sido reconocida por ser la única comunidad del mundo que hemos asumido el código ético del turismo y lo hemos adaptado a nuestra realidad” , por ello “el texto de la nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana, que se encuentra en tramitación, asume los principios del Código Ético Mundial del Turismo promovidos por la Organización Mundial del Turismo. Es una transcripción literal adaptada” , ha resumido.

En esta línea, ha relatado que, en la Comunitat Valenciana como destino, “tenemos una gran oportunidad de ser relevantes y competitivos, porque somos diferentes y diversos”, de ahí la necesidad de integrar la sostenibilidad como eje principal en los instrumentos de planificación y los programas de actuación que se articulan desde la Agència Valenciana del Turisme, “en 2030 habrá 1.800 millones de personas viajando por el mundo y al

gún día el turismo será un derecho humano, el de conocernos unos a otros y el de experimentar juntos” , ha deseado Colomer.

Por su parte, la vicepresidenta del Patronat de Turisme de València y diputada de Turismo de la Diputación, Pilar Moncho, también ha insistido en la necesidad de “apelar a los valores del turista responsable, aquel que disfruta de su experiencia turística en nuestro territorio, comprometido a la vez con la sostenibilidad”. Ser turista responsable supone, según las indicaciones del Patronat de Turisme,elegir el transporte adecuado, hacer uso de alojamientos responsables, no malgastar energías, contribuir con la economía local, minimizar la generación de residuos, mostrar consideración hacia la población local, respetar la naturaleza y utilizar las nuevas tecnologías de la información para contribuir a la sostenibilidad del turismo”.

Por su parte, la concejala y primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de València, Sandra Gómez ha insistido en impulsar los valores positivos del turismo y “hacer de esta actividad una herramienta de desarrollo económico, social y medioambiental, poniéndonos a la vanguardia de la gestión turística de los destinos urbanos”, ha expresado.

A colación, José Manuel Pastor, decano de la Facultat de Economia ha destacado que un tercio del empleo que se crea vinculado al sector es cualificado, por lo que ha animado a los presentes a seguir “diseñando estrategias de futuro que sean sostenibles, aporten bienestar y generen empleo y riqueza”.

Josep Vicent Mascarell, director de RSC e Innovación en Baleària ha ofrecido una conferencia inaugural en la que ha puesto como ejemplo a su compañía para destacar cómo la sostenibilidad es rentable, al apostar por barcos propulsados por gas natural -que reducen las emisiones contaminantes- , así como por estaciones marítimas inteligentes y ecoeficentes -que permitirán una gestión más eficiente y unos servicios personalizados para los pasajeros-.

Mascarell ha animado a preservar el mundo en que vivimos buscando un equilibrio entre el desarrollo económico, social y medioambiental y ha apelado a respetar unas normas básicas de convivencia de las que se debe hacer partícipe a toda la sociedad.

La jornada concluye esbozando las principales novedades del Anteproyecto de Ley que contempla, por primera vez, conceptos como ética de turismo, gobernanza turística, hospitalidad, ocio, trabajadores del sector turístico y turismo accesible, inclusivo y sostenible; e introduce una serie compromisos de actuación que sustentarán la política turística de la Generalitat como compromiso de sostenibilidad, hospitalidad, seguridad y garantía, vertebración territorial, competitividad del sector turístico, calidad en la prestación de servicios, agilidad, transparencia, participación y corresponsabilidad.

El anteproyecto de ley contempla la creación de órganos para la coordinación de la acción pública, el Consejo Valenciano del Turismo, la Comisión Interdepartamental de Turismo y el Comité de Ética del Turismo. Además, el texto recoge que el organismo público para la gestión de la política turística pasa a denominarse “Turisme Comunitat Valenciana” que contará, entre otros órganos, con un “Comité Estratégico de Gestión” con representación paritaria entre el sector público y el privado. También contempla la marca “Comunitat Valenciana”

Asimismo, el anteproyecto prevé la redacción del Plan Estratégico del Turismo de la Comunitat Valenciana, como instrumento básico de ordenación de los recursos turísticos valencianos  y de un Estatuto del Municipio Turístico regulador de su régimen jurídico; y consagra la liberalización de las condiciones del ejercicio de la actividad turística, eliminando obstáculos normativos a la libertad de establecimiento y al ejercicio de actividades económicas, a la vez que impulsa la protección de los consumidores y usuarios turísticos. También incorpora el libre acceso a la actividad turística por los operadores legalmente establecidos en otras comunidades autónomas o en otros Estados miembros de la Unión Europea

Por último, el Anteproyecto de Ley prevé que se puedan conveniar fórmulas de colaboración con los ayuntamientos en el ejercicio de la función inspectora y en la gestión del Registro de Turismo y eleva la cuantía de las sanciones económicas por infracciones cometidas hasta los 600.000 euros.

Suscríbete a nuestra newsletter