La información económica de los líderes

Gobiernos central, autonómico y local acuerdan desbloquear la gestión de la Marina de València

El Consorcio Valencia 2007 busca soluciones a la deuda que dejó en la ciudad la celebración de grandes eventos, como la Copa del América. Para ello, ayer se reunieron en Valencia el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya; el conseller de Hacienda, Vicent Soler; el director general del Consorcio, Vicent Llorens, y el alcalde de la ciudad, Joan Ribó.

Soler, Ribó y López

Soler, Ribó y Fernández de Moya

El ayuntamiento y la consellería han mantenido la misma postura y exigen que el gobierno central un cambio de actitud para que la Marina de València pueda funcionar con normalidad. En este sentido, tanto el alcalde como el conseller han mostrado su satisfacción por el cambio de actitud de la representación estatal.

El hecho de que nos hayamos reunido para hablar de la Marina de València y su futuro supone un cambio significativo del gobierno Central que se ha traducido en una serie de propuestas que hemos de valorar positivamente”, ha señalado Ribó, quien anunció la creación de un comité de expertos que analice la situación de la deuda y cómo se puede gestionar. “La solución para la Marina debería ser la misma que se planteó en Barcelona, Sevilla o Zaragoza”, ha agregado el alcalde.

Ribó puso en valor el potencial de la Marina como polo de emprendimento, postura con la que coincidió Vicent Soler, quien se felicitó por el cambio de actitud del “tercer socio del Consorcio”, en referencia a la administración estatal.

Vicent Soler ha puesto de relieve que “la Marina es un espacio único con grandes posibilidades. Se trata de un emplazamiento singular que constituye una ventana de gran potencialidad turística y de actividades innovadoras tanto para València como para la Comunitat Valenciana”

Finalmente, el representante del Gobierno de España ha destacado el consenso alcanzado en dos aspectos: “El primero es que se aborden aquellos asuntos urgentes para que no se produzca parálisis alguna en el desarrollo de la actividad económica de la Marina, mientras que el segundo tiene que ver con la forma de afrontar una deuda que supera los 450 millones de euros”.

Suscríbete a nuestra newsletter