La información económica de los líderes

MASQI, yoga y vida sana para volver a sentirse bien

2017-feb-Hotel-Masqi-03

MASQI es un proyecto absolutamente personal de una emprendedora, Sonia Ferre. Un hotel sumergido en la naturaleza donde aprender un modo de vida sano.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– ¿Cómo surgió la idea de crear un ‘resort’ centrado en el yoga?

2017-feb-Hotel-Masqi-04

– Más que un modelo de negocio, es un proyecto que permite desarrollar mi propósito de vida.

Yo era una mujer estresada, como las que vienen ahora a MASQI, tenía un puesto de responsabilidad en una empresa, viajaba mucho y en un momento determinado entro en una crisis existencial: no acababa de encontrar sentido a la vida y se cayeron todos mis cimientos.

Había empezado a practicar yoga hacía un tiempo y al llegar el verano buscaba un lugar de vacaciones donde poder ir a descansar con bonitas habitaciones donde no faltara una buena cama grande, recibir masajes, practicar yoga y alimentarme de forma sana. Pero quería un sitio bonito, confortable, donde ir sola y donde, porque no, también poder tomar un buen vino, ¡estaba en mis vacaciones!

Y en España no había sitios así. Así que decidí montarlo en mi propia casa. Tenía una casa enorme de 950 metros y una idea clara de cómo sería. Además, quería compartir mi descubrimiento con personas como yo, que estaban completamente alejadas de estas disciplinas pero que les ayudaría a sentirse bien como yo lo estaba consiguiendo…

Un freno al estrés

– ¿Con qué inversión se puso en marcha el proyecto? ¿Hay más socios?

– Como digo, este es un proyecto muy personal. La primera idea para poner en marcha el complejo surgió en 2010, pero tardé tres años en conseguir las licencias. Abrí las puertas al público en febrero de 2014.

El hotel se encuenta en una masía del siglo XIX totalmente restaurada y con todas las comodidades de un hotel boutique.

Disponemos de ocho habitaciones dobles en dos regímenes de estancia: pensión completa o media pensión, además de un amplio programa de actividades y cuidados enfocados a mejorar la calidad de vida de los huéspedes e implantar hábitos saludables que les ayuden a gestionar los conflictos.

Soy la única inversora y la puesta en marcha supuso una inversión de 900.000 euros. Hemos cerrado 2016 con una facturación cercana a los 200.000 euros y para este año esperamos duplicar esa cifra.

Sonia Ferre ha creado un hotel en la Sierra de Mariola para desintoxicarse del estrés que provocan las responsabilidades

Sonia Ferre ha creado un hotel en la Sierra de Mariola para desintoxicarse del estrés que provocan las responsabilidades

– MASQI abrió sus puertas hace tres años en la Sierra de Mariola, cerca de Banyeres, ¿a qué público dirige su oferta?

– El público objetivo de MASQI son hombres y mujeres cosmopolitas, que llevan un ritmo de vida estresante y que, siendo conscientes que ese estrés no es beneficioso, están abiertos a experimentar nuevas formas de vida que les ayuden a sentirse mejor consigo mismos.

Vienen sobre todo parejas y también hombres y mujeres en solitario. Y el denominador común es que todos se llevan algo de su paso por MASQI: unos toman conciencia de las mejoras que puede tener su alimentación, otros descubren la potencia del yoga, otros se sorprenden con la capacidad de la meditación para centrarnos, para conectarnos con nosotros mismos y todos, absolutamente todos, disfrutan del silencio que rodea MASQI, de la paz que nos aporta la naturaleza.

Tenemos un índice de repetición muy alto, casi todos los fines de semana hay alguien que ya ha estado en otra ocasión. De hecho tenemos varios clientes que vienen periódicamente, una o dos veces al año. Su estancia se convierte en una especie de “reset” para volver a casa con las pilas cargadas.

– ¿En qué época del año se registra la mayor demanda?

– Hemos pasado ahora por nuestros tres primeros años, que es la época más difícil para un negocio, sobre todo para nosotros, que estamos alejados de las grandes ciudades, que el producto es de nicho. Y creo que ahora es cuando empezamos a sentir cuales son las mejores épocas para nosotros. La navidad pasada ha sido estupenda, hemos estado a plena capacidad.

Los fines de semana del año entero son siempre buenos y, por supuesto, puentes, Semana Santa… ahora nuestro reto está en llenar entre semana. Para ello, hemos lanzado unos programas, estilo retiros, de tres, cinco y siete días para venir a practicar yoga, recibir terapias energéticas, aprender la meditación o la filosofía de la alimentación macrobiótica o hacer una dieta détox para limpiar el organismo.

MASQI también ofrece un programa especial de 21 días, el tiempo necesario para implantar un nuevo hábito o erradicar una costumbre arraigada.

Un programa integral que incluye meditación, yoga, alimentación sana, sesiones de mentoring e incluso actividades de distracción como conciertos, cursos de cocina y, por supuesto, disfrutar de la Sierra de Mariola.

2017-feb-Hotel-MasqiAlimentación saludable

– MASQI dispone de un restaurante, ¿es exclusivo para los clientes del hotel?

– El restaurante está abierto al público y está especializado en comida saludable: productos ecológicos que nos traen todo el sabor; panes hechos en casa de masa madre; menús vegetarianos…

En el restaurante nos permitimos hacer cenas protagonizadas por la gastronomía de países como Perú, Japón o India, o bien cenas temáticas: esotéricas, sensoriales, a ciegas e incluso afrodisiacas. En estos momentos tenemos programadas cenas hasta mayo y se puede reservar a través de nuestra página web.

– ¿Cuántos empleados tiene actualmente el complejo?

– Tengo a siete personas en plantilla más cuatro profesionales que colaboran puntualmente y, a lo largo de este año, entrarán en el equipo al menos tres personas más.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter