Aefa se muestra contraria a la reforma autonómica del impuesto de sucesiones y donaciones

Los empresarios familiares alicantinos se están preparando para afrontar las modificaciones en el impuesto de sucesiones y donaciones que previsiblemente entrará en vigor el 1 de enero de 2017, según lo anunciado por la Generalitat Valenciana.  Para ello, ha tenido lugar una jornada titulada “Cómo afectarán las nuevas modificaciones en el impuesto de sucesiones y donaciones a las empresas familiares” organizada por la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante en colaboración con Garrigues Alicante.

 jornadagarrigues3La jornada ha contado con la ponencia: ‘Análisis de las nuevas modificaciones en el impuesto de sucesiones y donaciones’ a cargo de Juan Antonio Pacheco, socio responsable de Garrigues Alicante; Miguel Ángel Castejón, socio del departamento de derecho tributario y Ramón Jareño, consejero del departamento de derecho mercantil. 

Carlos Company, vicepresidente de AEFA, ha sido el encargado de abrir la jornada. En su discurso ha recalcado que “cualquier medida que no facilite la transmisión de las empresas familiares, como son las propuestas por el Consell, afectan de manera directa a nuestro crecimiento económico y supondrán nuevas pérdidas de puestos de trabajo. Y si esto de por sí, ya resulta terrible, lo es más aún el que esa nueva regulación, nos sitúa en un escalón inferior frente a otras Comunidades Autónomas que, al contrario de la Generalitat Valenciana, están aliviando la carga fiscal sobre el empresario; lo que originará la fuga de empresas de la Comunidad Valenciana a otras comunidades con un mejor tratamiento fiscal” .

La ponencia ha comenzado con un análisis del escenario estatal del impuesto de sucesiones y donaciones, que actualmente presenta grandes desigualdades entre las comunidades autónomas debido a la competencia que tienen otorgados los entes regionales para poder incluir bonificaciones al tributo. Tal y como ha explicado Juan Antonio Pacheco “en 2014 se realizó un informe en que se abogaba por una regulación que igualara este impuesto en todo el territorio nacional, una regulación que puede que sea realidad en uno o dos años, pero mientras se lleva a cabo es necesario que los empresarios conozcan las medidas que en nuestra comunidad autónoma ha tomado en esta materia y actúen con rapidez” .

El socio de Garrigues ha explicado mediante ejemplos prácticos lo que supondrán las modificaciones que presumiblemente entrarán en vigor a principios del año próximo. “En la Comunidad Valenciana la bonificación en caso de mortis causa pasará con carácter general del 75% al 50%, por lo que se pagará el doble (de una cuota del 25% se pasará a una cuota del 50%); en el caso de querer donar parte o la totalidad de la empresa a los herederos en vida el escenario se dibuja mucho peor, pues pasamos de una bonificación del 75% (con límite de 150 mil euros de bonificación en cuota) a no tener ninguna bonificación, por lo que aconsejo a todo empresario que esté considerando seriamente realizar una donación que valoren la conveniencia de hacerlo antes de que termine el año” ha comentado Pacheco.

Otra de las reivindicaciones de los empresarios familiares durante la jornada ha sido la bajada de los tipos impositivos “solicitamos unos tipos más racionales del 4%-5% con carácter general, ya que consideramos excesivos los actuales” ha recalcado Juan Antonio Pacheco. Además el socio de Garrigues ha recordado que el impuesto de sucesiones y donaciones en la Comunidad Valenciana solo supone un 2,4% de la recaudación de las comunidades autónomas, pero que en contrapartida las empresas familiares suponen el 90% del tejido empresarial y deben ser protegidas por las administraciones públicas, pues general empleo y riqueza.

Suscríbete a nuestra newsletter