La información económica de los líderes

¿Cuál es la novedad de la industria 4.0?

2016-julio-opi-S2-M-A-juanSocio director de S2Grupo.

Como mencionaba en un anterior artículo, industria 4.0 es la nueva palabra de moda. Sin embargo, industria 4.0 no es una nueva tecnología, sino una nueva estrategia en la aplicación de tecnologías existentes y, en gran medida, probadas.

De manera simplificada, se puede decir que Industria 4.0 se basa en cuatro tendencias tecnológicas fundamentales: internet de las cosas, sistemas ciberfísicos, cultura maker y fábrica digital.

Internet de las cosas (IoT) se refiere a la tendencia de dotar de una cierta inteligencia a los dispositivos físicos, de manera que puedan establecer comunicación con su entorno, proporcionar información sobre su propósito, funcionalidad o estado e influir en los procesos de fabricación. Aunque, innegablemente, estamos todavía en los inicios de aplicación de esta tendencia, ya hace años que se dota a muchos de los componentes de las cadenas de producción de sistemas de identificación que ayudan a controlar el proceso de fabricación. Por otra parte, la puesta en marcha de numerosos proyectos de smart cities, ha poblado nuestras ciudades de sensores y dispositivos que entran en la categoría de internet de las cosas.

Los sistemas ciberfísicos no son más que mecanismos electromecánicos controlados por sistemas informáticos. Se están utilizando en el entorno industrial desde hace muchos años. La tendencia será hacia sistemas que cubran de manera más completa todo el proceso productivo y logístico.

La llamada cultura maker, término utilizado por Chris Anderson, exeditor jefe de la revista Wired, hace referencia a la distribución de la capacidad productiva o, en palabras de Anderson, a la democratización de los medios de producción.

Una de las primeras manifestaciones de esta tendencia es la impresión 3D que, aunque se encuentra en un estado todavía inmaduro, anticipa que, en el transcurso de unos años, muchos componentes se podrán fabricar en el entorno del usuario.

La fábrica digital hace hincapié en la conexión entre todos los intervinientes del proceso productivo: fabricantes y clientes. De esta forma, se puede automatizar tareas tanto de fabricación como logísticas.

Como se ve, ninguna de estas tendencias, por sí misma, es una novedad tecnológica. Por supuesto, todas ellas evolucionan, proporcionando mejores funcionalidades, pero, lo que las hace potentes es la utilización conjunta.
La auténtica revolución industrial 4.0 consistirá en la utilización de todas estas tecnologías para cambiar de manera significativa los modelos de negocio, ofreciendo al cliente final un valor añadido significativamente mayor.

A título de ejemplo, podemos mencionar el caso de los automóviles eléctricos Tesla. Sin duda, se trata de vehículos tecnológicamente avanzados, con un gran número de automatismos. Sin embargo, podríamos apostar a que la mayoría de sus componentes tienen un grado de avance tecnológico similar al de otros fabricantes. Quizás introduzcan algunas novedades en los sistemas de baterías o en el motor eléctrico y, probablemente, introduzcan un mayor grado de computerización, pero la auténtica innovación está en el modo en el que se ha modificado el modelo de negocio, aprovechando las capacidades que proporcionan estas tecnologías.

Los usuarios de uno de los últimos modelos de estos vehículos recibieron hace poco una notificación indicando que su vehículo podía descargar de manera automática una actualización del sistema que le proporciona la funcionalidad auto steer, capaz de mantener al vehículo en su carril de manera automática, sin la intervención del conductor. No es necesario que el usuario lleve su vehículo al taller, ni hay que hacer ningún cambio físico en el automóvil. El sistema simplemente descarga una nueva versión del software, como lo podría hacer un smartphone.
Podríamos pensar en una posible actualización algo más compleja, en la que el propio usuario imprimiera en 3D un nuevo accesorio para su automóvil, bien en su casa, bien en una pequeña fábrica automática cercana a su domicilio. Las posibilidades son abrumadoras.

Si creemos que los clientes no están interesados en este tipo de modelos de negocio, quizás deberíamos darnos cuenta de que, en estos momentos, miles de personas están en lista de espera para adquirir el nuevo modelo de esta empresa. Desde el punto de vista de marketing, es posible que Tesla esté consiguiendo convertirse en el Apple del mundo del automóvil.

Suscríbete a nuestra newsletter