La información económica de los líderes

IPM ayuda a las empresas a alinear su negocio con las nuevas tecnologías de la información

2016-febrero-IPM-Josep-Dueso
La compañía, proveedora de servicios TI y de soluciones de infraestructuras para centros de datos, ha crecido un 50 % en los últimos cuatro años coincidiendo con la crisis. El motivo, según Josep Dueso, CEO de IPM, es que “hemos dado al cliente lo que necesitaban y que creen que van a necesitar en el futuro: una oferta cloud gourmet personalizada junto con una flexibilidad de contratación de equipamiento y servicios”.
 [mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]
 
IPM España cuenta con más de 30 años de experiencia en un sector tan dinámico como el de las tecnologías de la información (TI). “Desde nuestros inicios hemos apostado por ofrecer soluciones estratégicas y globales que han permitido a nuestros clientes ser más competitivos y eficientes en los procesos de gestión de su información”, argumenta Josep Dueso, CEO de IPM.

La compañía es proveedora de servicios de tecnologías de la información y de soluciones de infraestructuras para centros de datos. “Tenemos la misión de ayudar a las empresas a capitalizar las nuevas tendencias tecnológicas, colaborando en acelerar su desarrollo y crecimiento y alineando su negocio con la tecnología”, afirma contundente Dueso.

En concreto, –especifica el responsable de IPM– “potenciamos el negocio de nuestros clientes para que obtengan la mayor rentabilidad posible en sus inversiones en tecnología mediante la planificación, suministro, integración y gestión de las TIC,  basándonos en el conocimiento y la experiencia de tantos años prestándoles servicio” .

Además, IPM desde sus inicios fue fundada con una manifiesta cultura de compañía centrada en el cliente y así lo corroboran la visión y valores de la compañía, que están orientados a ser un colaborador estratégico mediante la cimentación de relaciones a largo plazo, ofreciendo servicios y soluciones alineadas con el negocio, siempre cambiante, de sus clientes.

Flexibilidad y aportación de valor

Josep Dueso define tres ejes que diferencian la oferta de IPM de su competencia como son compromiso holístico con el cliente; aportación de la flexibilidad necesaria para complementar a los fabricantes, mediante servicios de valor añadido como por ejemplo,financiación propia, suministro por consumo, etc.; y disposición invariable de una clara vocación para la innovación, “lo que nos permite ayudar a evolucionar a los clientes, dentro del contexto de la transformación continua de las TIC”, recalca.

Por ello, las líneas de negocio de IPM están enfocadas a ayudar a las empresas a transformarse digitalmente “ya que, –incide Duesoestamos viviendo unos tiempos donde las empresas se están replanteando sus productos y/o procesos, incluso su propio modelo de negocio ya que deben buscar nuevas formas de interactuar con sus clientes, automatización de procesos productivos, mayor productividad de los empleados, etc., siempre desde el prisma de las TIC”. De esta forma, sus áreas principales son cloud híbrida, big data, seguridad y movilidad.

En esta misma línea, esta transformación que requieren las empresas crea una serie de necesidades o desafíos en el negocio relacionados con ser mucho más rápidos en la ejecución de su actividad; y en ser ágiles para poder responder a nuevos requerimientos y reducir costes operativos que permitan disponer de más capital para la inversión en nuevos proyectos. Por ello, incide Josep Dueso, “el área de mayor crecimiento en los últimos años, coincidiendo con la crisis, es la externalización de los servicios de tecnologías de la información, ya que los clientes no desean ser los propietarios ni de la infraestructura ni de los recursos humanos para operarla, ya que ello les permite centrar sus propios recursos en el negocio”.

Por otra parte, la estrategia comercial de IPM cubre un amplio espectro de compañías, desde firmas con un alto grado de internacionalización, muchas de ellas en el Ibex 35 a empresas medianas de menos de 100 empleados. “En definitiva, –reconoce Duesolas necesidades de las grandes corporaciones y de la mediana empresa son muy similares a nivel de TI, lo que varía es la escala”.

Igualmente, la compañía dispone de un centro de operaciones redundado ubicado en Madrid y Barcelona con capacidad de dar servicios de gestión y administración de infraestructura y aplicaciones a sus empresas con presencia internacional ya que “estas requieren que sus proveedores de TI, además de suministrar equipos a nivel global tengan un modelo de servicio que dé cobertura a las áreas que el cliente necesite externalizar los siete días de la semana, las 24 horas del día”, aclara Dueso.

Cloud Gourmet

Pero los servicios que presta IPM a sus clientes no terminan aquí. La compañía también diseña trajes a medida para sus clientes denominado Cloud Gourmet que acentúa el enfoque consultivo y personalizado de su oferta. “Tenemos un centro de datos propio en Madrid y Barcelona, y después de un proceso de análisis de las necesidades del cliente, le ofrecemos una solución a medida desde varios puntos de vista, consumo de tecnologías de la información, ubicación remota y/o presencial de los técnicos y gestores, niveles de acuerdo de servicios, etc. Además, desarrollamos software a medida en el contexto de TI para mejorar su visibilidad, automatización y orquestación de las operaciones”, revela.

Por su parte, los proveedores de referencia de IPM son compañías que se ubican dentro del cuadrante mágico de Gartner, en el cuadro de Leaders para compañías maduras, y en el de Visionaries para start-ups. “Los clientes, –afirma Dueso–, siempre buscan las mejores soluciones y de esta forma aseguramos que puedan elegir de nuestro portafolio los mejores productos existentes en el mercado que cubran sus necesidades”.

Además, IPM en su ánimo de innovación continua, ha introducido a la mayoría de estos fabricantes en el mercado de la península ibérica, como por ejemplo empresas de la talla de EMC2, VMware, Simplivity, etc., “de forma que ellos son nuestros proveedores de referencia, pero a su vez, IPM es su partner para España y Portugal”.

A pesar de todo, IPM establecerá nuevas alianzas con nuevos proveedores. De hecho, explica Josep Dueso, “estamos siguiendo a varias start-ups que creemos firmemente ofrecen soluciones totalmente disruptivas, como es el caso de Simplivity, nuestra apuesta de infraestructura hiperconvergente para el centro de datos, que introdujimos en España y Portugal a finales de 2013”. 

2016-febrero-IPM-instalaciones

Del mismo modo, y como la mayoría de las empresas, IPM tiene una organización matricial, y en cada sede española –Barcelona, Bilbao, Valencia, A Coruña o Madrid– existen todas las áreas que implican puntos de contacto con el cliente. A pesar de todo,–aclara Dueso– “para funciones transversales, la ubicación es irrelevante ya que soportan a la organización a nivel global”.

IPM también está presente en Portugal, “un país en el que la compañía ha tenido presencia local directa desde los inicios y donde recibe el nombre Totalstor, propiedad a 100% del grupo IPM”, informa Dueso.

Eventualmente existe la posibilidad de ampliar la presencia directa del grupo a otros países, “un motivo posible, –argumenta el representante de la compañía–, sería llegar a algún acuerdo con cierto cliente que nos solicitara esta presencia directa”.

Las cifras

IPM ha crecido un 50 % en cuatro años, coincidiendo con los años de crisis y de reducción del gasto en tecnologías de la información. El motivo que esgrime Josep Dueso es que han dado a los clientes lo que necesitaban y que creen que van a necesitar en el futuro, “una oferta ‘cloud gourmet’ personalizada junto con una flexibilidad de contratación de equipamiento y servicios concordadas justamente a sus necesidades en cada momento”.

En el corto y medio plazo de tiempo, la compañía se ha marcado como objetivo “mejorar la percepción que puedan tener nuestros clientes de IPM en cada uno de los puntos de contactos que existen con ellos. Es decir, que su ‘experiencia de usuario’ sea óptima. Esperamos con ello que el “churn rate” o tasa de pérdida de clientes sea lo más bajo posible, ya que eso implicará que su satisfacción es muy alta”, esclarece Dueso.  

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter