Jornada de Economía3 sobre internacionalización en Alicante: de los errores se aprende y mucho

Seguridad jurídica y un adecuado socio local son las dos principales condiciones para que los negocios en el extranjero prosperen, a tenor de lo escuchado ayer tarde en la Jornada Empresarial que tuvo lugar en el salón de actos del Marq de Alicante, organizada por Economía 3 con el patrocinio de BBVA, KPMG y Vodafone.

Mesa de debate sobre Internacionalización

Mesa de debate sobre Internacionalización

En una mesa de debate moderada por Miguel Ángel Paredes, socio de KPMG, intervinieron Adolfo Utor, presidente de Baleària; Juan Ramón García, director general de Suavinex; Miguel Ángel Benito, director de Hidraqua en Alicante y David Tierraseca, director de Marketing de Energy Sistem.

[metaslider id=65114]

Paredes recalcó en su introducción la importancia que el uso de las nuevas tecnologías tiene en las nuevas estrategias de internacionalización: “La tecnología es accesible para cualquiera, eso ya no es un obstáculo para las pymes, pero son accesibles a todas, así que el que no las utilice, se quedará atrás”, aseguró.

Preguntado acerca de su actual expansión por el Caribe, el presidente de Baleària empleó su habitual tono “desmitificador” para afirmar que “ las cosas surgen de manera simple: la internacionalización es una necesidad, y en un momento en que la demanda cae, una compañía que tiene barcos parados decide coger la maleta y busca dónde no los hay”.

Utor señaló los diversos errores que el desconocimiento del mercado local llevó a cometer a su compañía, como el fallido asalto al mercado de Estados Unidos, “donde no sabíamos que no pueden establecerse líneas marítimas con buques fabricados fuera del país”, y cómo factores culturales, como el poco valor que se da a la puntualidad en ciertos países, dificultan procesos de apertura de mercados que ya son complicados de suyo. Pese a ello, Utor considera que la compañía “ha aprendido de los errores”, y tras “dos años muy malos” desde que en 2011 comenzara el proceso, está comenzando a ver con optimismo su establecimiento en países caribeños como Cuba o la República Dominicana

Por lo que respecta a Suavinex, empresa líder en la llamada “puericultura ligera” (chupetes, biberones, etcétera), su director general explicó que las primeras experiencias fueron erróneas: “La decisión de internacionalizar las ventas surge por la necesidad. Salimos sin plan estratégico, nos dedicábamos a exportar. Y vivimos una primera etapa en la que cometimos muchos errores, entre 2006 y 2013”.

Fue entonces cuando la firma alicantina cambió el modelo: “Elaboramos un plan estratégico de internacionalización y profesionalizamos la dirección general Internacional”. La compañía tiene una filial en Francia, negocian para cerrar en marzo una joint venture en Italia con un laboratorio farmacéutico. En China van a abrir oficina de representación con una persona del grupo que ya lleva un año sobre el terreno, y en Estados Unidos entraron el año pasado gracias a su participación en una empresa de puericultura “pesada” (cunas, coches de bebés…) que opera en norteamérica desde hace tres años, lo que va a facilitar el proyecto de introducir sus propios productos. Además, Suavinex internacionalizó parte de su producción al establecer una factoría en Eslovaquia.

Energy Sistem, empresa tecnológica ubicada en Finestrat, representa un caso diferente porque, como explicó su director de Marketing, “a mitad de los 90, cuando nació la marca, la tendencia era deslocalizar la producción a Asia, así que nosotros ya nacimos así”. De tal modos que “la internacionalización en las ventas llegó como consecuencia natural”.

Muy distinto es también el caso de Hidraqua, filial del Grupo Suez, con presencia en 150 países y una experiencia y capacidad tecnológica sin parangón en el campo de la gestión del agua. Su director en Alicante, Miguel Ángel Benito, explicó que “aprovechar hasta la última gota y valorizar todos los residuos que el agua genera es nuestro leit motiv”, y la pertenencia a una multinacional de semejante envergadura facilita, por ejemplo, la inversión de 25 millones de euros en infraestructura y tecnología realizada en Alicante en 2015, y ofrecer resultados como el aprovechamiento de casi el 95% del agua de la red y la reutilización del 100% de los recursos.

El acto fue clausurado por Carlos Castillo, vicepresidente económico de la Diputación Provincial de Alicante, quien expuso la importancia que tiene el proyecto de establecer una zona franca en el Puerto de Alicante, un asunto cuyo impulso ya está contemplado presupuestariamente en el Plan Director de 2016 del organismo provincial. Castillo recordó que el proyecto “es de vital trascendencia” para la provincia y cuenta con el apoyo unánime del sector empresarial, por lo cual “todas las administraciones”

Suscríbete a nuestra newsletter