Un nuevo retraso en la subestación de Castalla indigna a los empresarios de la comarca

El descontento de los empresarios de La Foia ante el aplazamiento, por segunda vez, de la construcción de la subestación eléctrica de Castalla provocó una reunión de urgencia en la tarde de ayer en la sede de Ibiae. La subestación es un proyecto urgente que acumula un retraso de más de diez años y que se ha prorrogado, nuevamente, hasta 2018. Así las cosas, no entraría en funcionamiento hasta 2020 y, según la organización empresarial, se perdería un tiempo precioso que las empresas no están dispuestas a permitir. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERATodas estas circunstancias que rodean al proyecto implican que los posibles proyectos para invertir en polígonos industriales de La Foia de Castalla acaben por marcharse no fuera de la Comunitat e incluso de España. “Sin energía para la puesta en marcha de nuevas empresas -indica Ibiae-, se desvanece el crecimiento del tejido industrial y, en consecuencia, se marchan las inversiones y la creación de puestos de trabajo en una de las zonas de referencia como clúster del territorio valenciano”. 

Los empresarios que asistieron al cónclave abogaron por emprender acciones que sean tomadas en consideración, puesto que hasta la fecha sus necesidades no han sido tenidas en cuenta. El único fin de su reclamación es que la subestación esté construida lo antes posible y en condiciones óptimas y de mercado para la expansión del tejido industrial de La Foia de Castalla.

Por otro lado, los empresarios consideran acertado el camino escogido por los municipios de Ibi, Castalla, Onil y Tibi ante la gravedad de este asunto. La denuncia de los alcaldes de las cuatro poblaciones ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cuenta con el respaldo de los empresarios. Ahora los industriales esperan que la CNMC se pronuncie lo más rápidamente posible y que tome las decisiones que crea oportunas. Todos los minutos que pasan son cada vez más importantes.

Suscríbete a nuestra newsletter