La información económica de los líderes

Open Xarxes: “El software libre y el movimiento cooperativo tienen muchos valores en común”

2015-oct-Open-Xarxes-Marilis-Gonzalez-Manuel-Serrano
 
Ya en su denominación, Open Xarxes, esta cooperativa hace toda una declaración de principios. Reivindican su origen valenciano, pero se comprometen con las “redes abiertas” que supone la programación en código abierto. Verdaderos ‘apóstoles’ del software libre, más allá de la programación también se ocupan de la administración de sistemas informáticos y formación. Ahora, también experimentando con la impresión 3D.

[masinformacion post_ids=”58311″]

Después de varios años trabajando fuera de España, los hermanos Serrano, Eduardo (ingeniero de Telecomunicaciones) y Manuel (informático) crearon junto con una persona de absoluta confianza, Marilís González, Open Xarxes.

Como sede escogieron la antigua casa familiar de los Serrano, en Paterna, en cuya planta baja –antigua farmacia que regentaba su padre– constituyeron la cooperativa.

Los orígenes se remontan al año 2000. Eduardo tuvo la idea de que el futuro estaba en programar para móviles. Cuatro años más tarde, con una beca de la ONU se fueron a montar aulas informáticas a Goa (India), basadas en Linux.

El software libre como fundamento

“Lo sorprendente –recuerda Manuel Serranoes que allí estábamos montando sistemas más avanzados que lo que existía en colegios de élite en España”.

Aquella fue una experiencia tan gratificante que dio origen, en 2007, a Open Xarxes. Unos inicios que no fueron fáciles pero, poco a poco fueron desarrollando dos líneas de negocio: administración de sistemas y formación. Además, eventualmente, también dan servicio de desarrollo web y consultoría en sistemas informáticos mediante la adaptación de software libre a las necesidades de las empresas y también instalan centralistas de telefonía IP, que aportan a sus clientes un ahorro importante en la factura telefónica.

Todo ello –apostilla Manuelbasado en software libre, que no quiere decir gratuito. Ahí somos muy estrictos: apostamos por el software libre, porque permite compartir el conocimiento”.

Linux se utiliza sobre todo en el ámbito escolar, por el impulso que ha recibido Lliurex de la Generalitat que ha permitido “el desarrollo de programas interesantísimos para educación. Los propios alumnos, si están interesados, pueden mejorarlos”, señala Manuel Serrano.

Programación, robótica y diseño e impresión 3D

Lo interesante es que el alumno puede utilizar en casa el mismo programa que en el colegio sin necesidad de pagar una licencia o arriesgarse con un programa pirata.

Los centros educativos fueron sus primeros clientes, tanto para la administración de sistemas como para la formación.

También trabajan con empresas, aunque como señala Manuel Serrano, buscan aquellas con las que exista sintonía: “al final –agrega– acabas trabajando con los que piensan como tú”.

Mientras que Eduardo Serrano se dedica a la administración de sistemas y Manuel a los temas educativos, Marilís González es, en palabras de este último, “el aceite que hace que el motor funcione”. Ella además, se encarga de la alfabetización digital de adultos, una tarea que la satisface enormemente.

“Se les enseña desde mandar un correo electrónico a usar Skype o bajar música. Las mujeres, por ejemplo,  son más de redes sociales. Pero hacemos muchas actividades, como organizar álbumes de fotos o recopilar recetas. Les encanta aprender, al principio lo ven como imposible pero, poco a poco van soltándose y piden aprender más”, afirma Marilís.

Para Open Xarxes, el software libre es una doctrina que evita que ninguna corporación controle cómo funcionan las cosas, desde los coches a las máquinas. “En código abierto no puede haber programación maliciosa, porque te pillarán enseguida”, argumenta Manuel Serrano.

 ¿Por qué cooperativa? La inspiración vino de una charla a la que Manuel y Marilís asistieron en Extremadura que dio la empresa Igalia.  Manuel ve muchas similitudes entre el software libre y la cooperativa. Y para ilustrarlo tiene un cartel en la pared que resume sus valores: es libre, gratuito, adaptable, seguro, de calidad, te da libertad, favorece la colaboración, ahorra gastos, reduce la dependencia y favorece el desarrollo de la empresa local.

“Lo importante es la cultura de la cooperación. Por eso tuvimos muy claro desde el principio que queríamos ser cooperativa –recuerda Manuel–. De hecho, hasta en Fevecta se sorprendieron de que lo tuviéramos tan claro”.

Caixa Popular nos da tranquilidad

Esa filosofía de la colaboración se traslada al interés por trabajar con cooperativas, tanto como proveedores como clientes. Como es la relación con Caixa Popular.

Además de contentos –afirma Manuel Serrano– estamos tranquilos. Caixa Popular, con todo lo que ha pasado en el sistema financiero, nos ha ofrecido siempre tranquilidad, además de cordialidad y buen trato. Somos socios de Caixa Popular y les debemos dinero, porque son ellos los que nos han concedido crédito desde nuestros inicios”.

Suscríbete a nuestra newsletter