La información económica de los líderes

Los institutos tecnológicos ayudan a las empresas del hábitat a desarrollar productos con alto valor añadido

2014-diciembre-Redit-Mesa-Habitat-grupo

La anticipación y la detección de nuevos desarrollos de I+D son algunas de las funciones más significativas que desarrollan los institutos tecnológicos, que trabajan en el campo del hábitat y que aprovechan numerosas empresas de la Comunidad Valenciana para mejorar su competitividad.

La eficiencia energética aplicada a todos los sectores de actividad, diseños de muebles editables, productos cerámicos personalizados y la sensorización de textiles del hábitat son algunas de las diferentes líneas para el hábitat en las que están trabajando el Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (Aido), el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), el Instituto Tecnológico Textil (Aitex) y el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidima)

En el debate organizado por ECONOMÍA 3 y la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit) participaron Elena Sanjuán, responsable del Laboratorio de Fotometría en Aido; Javier Mira, responsable del área de Hábitat en el ITC; Jorge Moreno, responsable en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y de Textiles Inteligentes en Aitex; y Vicente Sales, responsable de Análisis de Mercados y Estrategias en Aidima.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

La mesa redonda comenzó con la exposición, por parte de los institutos participantes, de los diferentes programas en los que estaban trabajando actualmente, tanto de forma conjunta como en solitario.

Javier Mira explicó la importancia del Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH) en el que participan junto con Aitex y Aidima. Desde 2005, fecha en la que vio la luz esta iniciativa, sus integrantes han trabajado para definir cuáles eran esas tendencias genéricas del hábitat “basándose no solo en el producto vertical –cerámica, mueble y textil– sino teniendo en cuenta aspectos como la arquitectura, el diseño gráfico, la economía y los hábitos sociales, entre otros parámetros”.

Referente para el sector

2014-diciembre-Mesa-Redit-Habitat-Javier-Mira

Javier Mira (ITC)

En opinión de Mira, “el OTH es un referente para el sector” y enumeró algunas cifras que avalan esta afirmación como los 14.000 usuarios únicos que tiene la web, las 35.000 páginas visitadas y los cerca de 1.200 inscritos a su boletín. Además, se encuentra en los primeros lugares de las páginas de búsqueda en tendencias y en hábitat.

Igualmente, basándose en el OTH y en sus directrices, desde el ITC llevan a cabo auditorías de gama de producto para analizar cómo gestionan las empresas su cartera teniendo en cuenta esas tendencias detectadas “con el fin de evitar solapes o detectar nichos de mercado en función de la estrategia que cada una de las empresas haya definido”, subrayó Mira.

Open Hábitat es otro proyecto desarrollado por cinco institutos (Aidima, Aitex, Aido, Aidico e ITC) y tiene como fin crear una plataforma de desarrollo que permita al sector del hábitat crear productos innovadores, dotados de diferentes dispositivos tecnológicos, que faciliten la adaptación de los hogares a las necesidades de los niños, las personas mayores y con discapacidad para mejorar su calidad de vida. “Hemos desarrollado un demostrador o vivienda tipo en contenedores modulares que en breve presentaremos al público”, matizó Mira.

El Observatorio para los Espacios Urbanos, Cerurbis, es otro proyecto que puso sobre la mesa Javier Mira y que integra los desarrollos, tanto industriales como tecnológicos, de tres regiones productores de cerámica: Aveiro (Portugal), Limoges (Francia) y Castellón.

Por otra parte, Jorge Moreno describió el papel de Aitex en el proyecto Open Habitat y los productos inteligentes que incorporarán al simulador de vivienda. Esta iniciativa incorporará distintos dispositivos que facilitarán la vida de las personas como por ejemplo: una funda de colchón con sensores de presión para detectar los movimientos del usuario, una alfombra de detección de personas y otra de objetos para revelar si un individuo entra en el hábitat con un determinado producto o no o si se le ha olvidado.

Aitex, Aidima y Aido

2014-diciembre-Mesa-Redit-Habitat-Jorge-Moreno

Jorge Moreno (Aitex)

Por otra parte, el representante de Aitex subrayó la importancia de cara al futuro y “para hacer frente al mercado asiático” no solo del textil que incorpora sensores sino de aquellos tejidos a los que se les puede añadir alguna funcionalidad gracias a la nanotecnología y la biotecnología.

Otra línea de trabajo de Aitex dentro del sector del hábitat, tal y como definió Moreno, es la arquitectura textil vinculada al aislamiento térmico y acústico y la eficiencia energética.

Vicente Sales, de Aidima, enumeró las diferentes áreas en las que están trabajando aplicando la nanotecnología como son  las pinturas y barnices que absorben la contaminación atmosférica o mejoran su durabilidad, resistencia, etc; y tableros autolimpiables y con propiedades para incrementar su resistencia al fuego.

En Aidima, según explicó Vicente Sales, “investigamos otros materiales como son las tapicerías o las espumas, con el fin de mejorar su comportamiento ergonómico y ante el fuego”.

El Instituto, continúa Sales, está trabajando igualmente con materiales avanzados en el ámbito de los tableros, para que estos incorporen propiedades como antivibración y absorción del sonido. En esta línea, “hemos desarrollado nuevos tableros de neumáticos y maderas reciclados para distintos usos en el proyecto europeo Wood Rub”.

Por otro lado, Elena Sanjuán, de Aido, enumeró las líneas en las que se han centrado relacionadas con el hábitat, en concreto, las luminarias.

Ante la creciente inquietud por mejorar la eficiencia energética “se está trabajando, por un lado, en incorporar fuentes de luz eficientes, con buenos diseños, bajo consumo y con óptimas condiciones de iluminación. Y, por otro, y sobre todo de cara al futuro, estamos investigando cómo influye la iluminación en la salud de las personas”.

Otro aspecto en el que se ha centrado Aido es en la optimización de otras fuentes de luz como puede ser el Oled, un diodo emisor de luz como el led pero orgánico. “Se trata de una fuente de luz extensa, flexible y fina y que supone un gran avance para los fabricantes de iluminación decorativa de la Comunidad Valenciana que les permitiría enfrentarse a la crisis y a la irrupción del mercado asiático”, recalcó Elena Sanjuán.

2014-diciembre-Mesa-Redit-Habitat-Elena-Sanjuan

Elena Sanjuán (Aido)

Desde Aido también están estudiando otros desarrollos como la integración de la luz natural dentro de la arquitectura. Tal y como planteó Elena Sanjuán, “consistiría en trabajar con elementos que recojan la luz del sol y la hagan entrar dentro de los edificios de una forma eficiente”.

Entre las demandas del sector de la iluminación en estos momentos, según informó Elena Sanjuán, “se encuentran la consecución de diseños cada vez más eficientes desde el punto de vista energético”.

En el sector de la madera y el mueble, Vicente Sales detalló que existe “una petición clara en aquello que tiene que ver con la seguridad, no solo en los hogares sino en otros ámbitos como oficinas, salas de espera, auditorios, bibliotecas… Esta seguridad está muy vinculada a la exportación y al mercado contract ya que hay muchos países que son muy exigentes con esta cuestión”.

Por su parte, el representante de Aitex añadió que conocen las necesidades de las empresas gracias al OTH y otros observatorios de mercado. Por ello, las líneas en las que están trabajando desde el instituto –tejidos inteligentes y funcionales, entre otras– “son las que consideramos prioritarias para las empresas del sector. Sin embargo, una de sus principales demandas es la financiación para poder acometer proyectos de este tipo”.

A juicio de Jorge Morenoiniciativas innovadoras como las que se han comentado al inicio de este debate pueden aportar esa competitividad al sector del hábitat”.

El sector cerámico, según argumentó Javier Mira, todavía está convulso por la crisis debido a factores como la reforma eléctrica del Gobierno y el parón del mercado nacional debido a que la nueva ley de Rehabilitación no acaba de ponerse en marcha. “Las empresas cerámicas –incidió Mirase han esforzado para mejorar su eficiencia energética mediante sistemas de cogeneración y ahora están muy castigadas por esta reforma energética. Esta circunstancia, unida a la entrada en el mercado de países con costes de producción más bajos, ha provocado que las empresas necesiten diferenciarse”.

La primera línea de diferenciación que las empresas del sector están demandando, –a juicio de Mira–, es continuar trabajando con sistemas de impresión digital o inkjet, que han sido incorporados a sus sistemas productivos mejorando las tintas, los sistemas de color y los de producción, entre otros”.

Otras innovaciones que pide el sector, según desgranó Mira, están relacionadas con ensayos realizados con láminas grandes de tres milímetros de espesor y suelos técnicos con ensamblado en seco que no necesitan obra húmeda y que permiten un cambio rápido y su posterior reutilización. 

En resumen, –recapituló Mira–, las empresas buscan un producto diferenciado y con un alto valor añadido ya que es muy difícil competir con precio en el exterior. Igualmente, nosotros, gracias a los observatorios tenemos una visión bastante amplia de por dónde va y de por dónde puede evolucionar el hábitat”.

Jorge Moreno coincidió con sus compañeros de debate en que con las líneas de I+D en las que están trabajando “van por delante de lo que demanda tanto el mercado nacional como la Comunidad Valenciana. A pesar de todo, debe existir un feedback entre institutos y empresas que se traduzca en desarrollos, consultorías y nuevos productos en el mercado”.

Por su parte, Elena Sanjuán detalló que tanto en España como en la Comunitat “el producto terminado tiene que cumplir una serie de exigencias, Sin embargo, en el mercado te encuentras una gran cantidad de ellos que no las acatan. Por ello, los fabricantes reclaman un juego en igualdad de condiciones y que se prohíba la entrada a aquellos productos que no cumplan las normas”.

En esta misma línea, Vicente Sales recalcó el valor de la inversión en marketing ya que “la I+D no se sostiene en el mercado si no va de la mano de una marca consolidada, creíble en el exterior y reconocida por los principales despachos de arquitectos y prescriptores que amueblan espacios públicos internacionales”.

Competitividad empresarial

A este respecto, Elena Sanjuán argumentó que el sector de la iluminación está formado por pequeñas y medianas empresas. “Con lo cual, es muy complicado que aborden proyectos de I+D ya que están centrados en sacar su proyecto adelante”.

Ante esta cuestión, la representante de Aido coincidió con Jorge Moreno en que “les falta financiación y necesitan apoyo institucional porque ellas solas poco pueden hacer. Por ello, desde los institutos estamos abiertos para ayudar y colaborar con cualquier empresa que llame a nuestra puerta y nos cuente su propuesta”.

Al apartado de financiación, –añadió Vicente Saleshay que sumarle la cultura de la propia empresa. Actualmente, son muy pocas las que cuentan con un responsable de I+D en sus plantillas y lo mismo ocurre con otra cuestión primordial como es el marketing”. 

2014-diciembre-Mesa-Redit-Habitat-Vicente-Sales

Vicente Sales (Aidima)

A juicio de Vicente Sales, “la necesidad de I+D en las empresas es evidente en dos sentidos: por un lado, porque hay fabricantes inmersos en un mercado de coste impuesto por grandes operadores internacionales donde la I+D está más orientada a la eficiencia de los procesos o de la logística y donde el producto debe ser vendible. Pero, por otro lado, hay otros que están trabajando la marca, que están presentes en el mercado internacional y que buscan la diferenciación con I+D”.

Por su parte, Jorge Moreno manifestó que “estamos a un clic de clientes, proveedores, distribuidores y usuarios finales, incluso de ámbito internacional. La exportación es el sustento de las empresas del textil actualmente”.

Al igual que los sectores del mueble y la iluminación, “el textil, –aclaró Moreno–, también está formado por pymes que intentan subsistir y sacar adelante proyectos de I+D a pesar de que destinan la mayoría de sus recursos a vender sus productos donde sea. Con lo cual, estamos abiertos, al igual que el resto de centros, a cualquier iniciativa empresarial”.

Para el representante del ITC, “la I+D+i es vital para la competitividad y la diferenciación empresarial”. A su juicio, “el desarrollo de nuevos productos centrados en la eficiencia energética o en la personalización de los mismos, debe pasar por esa inversión en I+D+i”.

Otra de las dificultades que tienen las empresas para acceder a la I+D, según apuntó Javier Mirason los plazos en los que se mueven las diferentes ayudas públicas para esta cuestión. Los programas de I+D deberían aparecer a finales del año anterior al cual se van a producir para que tanto los institutos como las empresas sepamos con qué respaldo financiero contamos”.

Para Vicente Sales, “los programas de I+D deberían ser plurianuales al igual que los europeos. Además, son poco flexibles si tenemos en cuenta la realidad empresarial”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter