La información económica de los líderes

El envase y embalaje es un componente estratégico de la producción y distribución

ITC Packaging instalaciones_opt

Sin envase y embalaje es muy difícil el movimiento y transporte de los productos. Su importancia en el proceso es, por tanto, incuestionable. Sin embargo, el sector de envase y embalaje no tiene la visibilidad que le corresponde a una industria compuesta en España por 1.482 empresas, que emplean a 73.000 trabajadores y cuyo volumen de facturación se sitúa alrededor de los 17.500 millones de euros, según el informe de Hispack sobre el envase y embalaje. “Hasta un transatlántico consume envases; no el producto final, pero sí sus millones de piezas. Por lo tanto, la industria del envase y embalaje es básica en el desarrollo de cualquier economía”, defiende Telesforo González Olmos, director técnico de la empresa Tecnobox, dedicada a la fabricación de máquinas para el desarrollo de envases en el sector agroalimentario.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Si las cifras determinan por sí solas la importancia del sector, Anabel Duart, directora general de Emsur Saymopack, destaca la característica que contribuye a darle peso: “Los envases -dice Duartson los artífices de la expansión y distribución de productos por todo el mundo, ya que son los contenedores de los productos -los protegen-, y en tanto que soportes de la información, son una herramienta de comunicación. Creemos que más que un peso importante, las empresas de envase y embalaje son un componente estratégico de la cadena productiva y de distribución”.

Además de la importancia que tiene como contenedor del producto, Herman Vera, director comercial de la firma Obeikan, recuerda que el envase es un atractivo más del producto que contiene, “por lo que –dice– las empresas de envase y embalaje son básicas en una economía productiva, al ser un estímulo a la venta”.

DISEÑO Y MATERIALES

Un aspecto a destacar en el proceso es el diseño y los materiales de un envase, y su incidencia en los costes de las empresas. En opinión de Nacho Castellano, director general de Cabka, fabricante de paletas de plástico que llega a más de 40 países, esa relación “puede ser la clave para diferenciarse de la competencia”.

2014-septiembre-envase-embalaje-Francisco-Ortega-carton

Como indica Herman Vera, de Obeikan, “si el diseño del envase está ajustado y es muy innovador en todos los sentidos, la incidencia sobre los costes es grande y más cuando el peso del coste de la materia prima sobre el precio de venta es tan relevante en el mundo del packaging”. Esta empresa ofrece envases con valor añadido para fruta fresca y vegetales, así como para otro tipo de productos.

Para Telésforo González Olmos, de Tecnobox, el diseño de un envase influye directamente en la conservación del producto en todo su recorrido, desde la producción a su consumo. En el caso de esta empresa, las premisas que siguen se basan en el propio producto, bien sea producto industrial o de alimentación.

En productos industriales, según el tamaño del elemento a envasar, el diseño se enfoca más a la protección de agresiones en el transporte, como golpes, vibraciones, humedad… Cuando este elemento es para consumo doméstico, el envase tiene, además, que realzar lo envasado.

En productos industriales con una gran tirada, además de estas premisas tiene que ser ergonómico para su movimiento manual, y práctico para su llenado y cerrado mediante procesos automáticos, para minimizar al máximo el gravamen del envase en el coste final.

Así, los costes de los embalajes varían en función de las composiciones de los mismos, ya que “cuantos más requisitos se le pide al embalaje, más alto es el impacto económico sobre el producto final. Al igual que los diseños, donde el coste del envase varía en función del diseño, acondicionamiento logístico, transporte, etc.”, explica Anabel Duart, de Emsur Saymopack.

El envase y el embalaje es un sector donde la relación entre los márgenes de beneficio y la complejidad y riesgos del proceso no es equilibrada, pues dicho proceso incorpora alta complicación técnica y la rentabilidad es más bien reducida.

Las empresas del sector tienen muy poco margen para incidir en los precios de venta al mercado, por ello, los retos para mejorar su competitividad están “en trabajar internamente, mejorando los procesos, reduciendo las mermas, optimizando la logística, los aprovisionamientos, etc.”, señala la responsable de Emsur Saymopack.

Telésforo González, de Tecnobox, sostiene que los retos que deben afrontar las compañías de este sector pasan por la innovación, mejorar en la gestión y organización del trabajo, ofrecer formación especializada a los trabajadores, hacer suyos los problemas de sus clientes, y llevar a cabo procesos de internacionalización, que permitan el acceso a un mayor volumen de demanda y reducción del riesgo gracias a la diversificación de los mercados.

2013-sept-aimplas 02

Según González, las empresas que destinen una parte importante de sus recursos a estas cinco áreas, “elevarán su productividad y generarán valor añadido a sus productos, que al final lo verán repercutido en sus cuentas de resultados. El fin es competir con productos de calidad diferenciada. Las empresas en las que la I+D+I forma parte de su ADN, como es nuestro caso, debemos mantener permanentemente la mejora continua, porque hoy fabricamos nuestro mañana”.

La competitividad y su mejora dependen de las estrategias que cada empresa define y pone en práctica para conservar sus ventajas competitivas, mejorarlas y crear nuevas.

De acuerdo con esto, Grupo ITC realiza grandes inversiones en investigación, nuevos desarrollos y última tecnología. “No sólo debemos pensar en el lanzamiento del producto de hoy, también en el de mañana y el que no imaginábamos que podríamos hacer y vamos a lanzar”, señalan fuentes de esta empresa.

En 2013, ITC Packaging destinó más de 4 millones de euros a la partida de inversiones, que incluye la investigación y adquisición de nuevos equipos “bajo el prisma de la eficiencia, reducción de la huella de carbono y reducción de espesores, conocido en el sector como envases ‘thin wall’”.

Las líneas estratégicas de ITC Packaging están orientadas a la internacionalización y conquista de nuevos mercados. En ese contexto se enmarca la reciente adquisición de la empresa bilbaína, Coveris Rigid Spain.

Con esta operación, ITC ha duplicado su capacidad productiva, además de mejorar la atención y soporte a sus clientes europeos y del norte de España. Un total de 9.200 metros cuadrados forman ya Grupo ITC, con sede central en Ibi. “Con ello, queremos afianzar nuestro crecimiento y alcanzar en los próximos dos años una facturación de 55 millones de euros” explican desde la empresa.

José Ignacio Orbe, director general de Cipasi, resume las principales estrategias de esta empresa en dos líneas fundamentales: la generación de demanda a través de la adaptación a las necesidades del mercado y la eficiencia en las operaciones a través de sistemas de implicación de personas.

En Cipasi -explica Orbepensamos que la actividad de innovación debe partir de cada uno de sus trabajadores y se debe convertir en nuestra forma de pensar y en nuestra forma de hacer, formando parte de nuestro ADN profesional. Para ello llevamos dos años trabajando en una Mesa de Innovación que desarrollamos a partir de una reflexión estratégica previa y con un exhaustivo rigor metodológico. Otra clave, desde nuestro punto de vista, es la calidad de los equipos en cuanto a la capacidad para proponer cambios o ideas de mejora, trabajar de forma interdepartamental con autonomía y aportar valor desde su puesto de trabajo”.

TECNOLOGIAS Y TENDENCIAS

La utilización de nuevas tecnologías es básica en el futuro de cualquier empresa. En el caso del resto de las compañías consultadas, como Tecnobox, es necesaria “para mejorar la productividad, bajando costes, al tiempo que se mejoran los productos en resistencia y efectividad en el cometido para el que están diseñados”. Con esta premisa, esta empresa destina aproximadamente el 5% de su facturación a I+D+i y la mejora constante de sus productos, así como en formación de los trabajadores y cargos directivos.

Para José Ignacio Orbe, de Cipasi, las nuevas tecnologias y la innovación en productos, procesos y mercados constituyen, junto con la eficiencia, los tres pilares estratégicos de este fabricante de plancha celular de polipropileno.

Las ventajas que ofrece esta empresa a través de las oportunidades de innovación son de distinta índole, en función de la necesidad que resuelven. Así, Orbe señala ventajas logísticas por aprovechamiento de volumen, hay ventajas de reciclabilidad por su apuesta en la utilización de materiales reciclados o  biodegradables, hay ventajas por la reutilización de los envases, ventajas de diferenciación por mejor conservación de producto, por el diseño de sus embalajes y mejoras en la eficiencia de sus procesos que redundan en mejoras de su competitividad.

VERDIFRESH

En el caso de Cabka, la política de esta compañía es destinar hasta un 8% de sus ventas a I+D. Para ellos es “primordial”, asegura su director general. A nivel de grupo, explica Castellano, “siempre estamos probando las últimas y más innovadoras tecnologías de producción, e intentando implementar nuevas herramientas de TIC”.

Anabel Duart, de Emsur Saymopack, considera que apostar por las nuevas tecnologías y la innovación es “vital para mejorar la eficiencia y los procesos productivos, de ahí que nuestra inversión en este aspecto es continua para mantener nuestra competitividad y mejorar continuamente la calidad de nuestros productos y servicios”.

 Para desarrollar la innovación que exige el mercado, el conjunto de empresas consultadas para este artículo se apoyan generalmente en institutos tecnológicos. Aunque hay casos como Cabka, donde el grueso de sus desarrollos de I+D son internos.

El mercado del envase y el embalaje va directamente de la mano de las necesidades de los fabricantes de productos. La tipología y requerimientos del envase están relacionados directamente con el producto y exigencias del mismo. Por lo tanto, existen diferentes tendencias. Entre estas, Anabel Duart, directora general de Emsur Saymopack, destaca la optimización en la composición de materiales y simplificación de los diseños en aquellos sectores de producto básico. Añade, además, la búsqueda de diferenciación a través del envase en aquellos productos donde los embalajes son más complejos y los diseños más vistosos.

A juicio de Duart, las tendencias hacia las que se mueve el mercado son reducción de costes/envases más económicos; productos más saludables y naturales; envases que alarguen la vida útil del producto; envases que proporcionen más información; personalización/diferenciación; envases más sostenibles; y envases que reduzcan el tiempo dedicado al procesado del alimento.

Emsur Saymopack trabaja activamente en estos campos, tanto a nivel de I+D+i en el desarrollo de aplicaciones, como en el aumento de la calidad impresa. La inversión en el sistema HDFlexo y Pixel+ proporciona a esta empresa el sistema de fabricación de planchas flexográficas más avanzado y con más calidad del mercado.

Nacho Castellano, de Cabka, considera que el mercado tiende a la especialización por parte de los fabricantes en temas muy concretos, como el diseño, los materiales o, incluso, por sectores.

Mejorar la imagen gráfica del envase, proteger el contenido y cuidar de las repercusiones que puedan tener en el medio ambiente, son algunas observaciones que introduce Herman Vera, de Obeikan.

Por su parte, Telésforo González Olmos, de Tecnobox, opina que el mercado se inclinará “por la duplicidad de la utilidad (envase expositor) y por la vistosidad y diseño, dando al producto un valor añadido y no un mero coste más”.

Desde Cipasi, su director general observa que, con carácter general, las tendencias  no son muy distintas a las de años anteriores. Lo que va cambiando a gran velocidad, dice José Ignacio Orbe, es la coyuntura en la que se deben resolver esas tendencias y, en consecuencia, la forma de materializarlas.

La clave, en su opinión, debe ser la adaptación continua a los cambios rápidos del mercado. No obstante, “en Cipasi identificamos inclinaciones hacia la personalización de los envases, la seguridad, el diseño en base a la logística, la optimización de los costes, que siempre es un reto, la mejora de la calidad de los productos envasados, la información que deben contener los envases, la sostenibilidad y el medio ambiente”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter