La importancia de tomar decisiones con información fiable y actualizada

2014-marzo-aecta-mesa 03Otra de las cuestiones analizadas en esta mesa de reflexión hizo referencia a si deben tomarse decisiones en las empresas solo teniendo en cuenta la intuición o experiencia del empresario. Coinciden los presentes en que lo primero es contar con “el conocimiento adecuado para la toma de decisiones en las mejores condiciones posibles”. El responsable de Mas Medios, Jorge Serrano defiende la necesidad de disponer de información fiable y actualizada “uno puede conocer al cliente que ha tenido toda la vida, pero ¿es el mismo que va a seguir teniendo?, ¿es el mismo que quiere tener?, y lo que consigue vender, ¿es todo lo que puede vender?,… si das por sentadas muchas cosas y no pruebas cosas nuevas, pierdes oportunidades”, recalca el empresario haciendo referencia a la célebre cita de Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

[masinformacion post_ids=”21117,21141″]

Una vez la empresa dispone de toda la información, Serrano contempla, no obstante, la libertad de la compañía para adoptar decisiones disruptivas, enumerando la osadía de grandes marcas como la apuesta de García Carrión por el vino en tetrapack, o de Apple con el iPod,… “Pero en todo caso la información previa del mercado la tenían y han optado por transformar la demanda”.

Por su parte, el socio de Auren incide en que si bien el “conocimiento apropiado” puede encontrarse dentro de la compañía, muchas veces debe ser complementado con la figura del partner externo. “Recurrir a una firma de consultoría, a profesionales independientes nos puede abrir nuevas perspectivas en la toma de decisiones, ya que el entorno exige valorar y tener en consideración gran cantidad de datos y aspectos, de índole y naturaleza diversa. Analizar dicha información es muy complejo, si no se sistematiza el proceso y se usan ciertas herramientas tecnológicas”, manifiesta Raúl Brú.

Brú entiende que desde Aecta existe la oportunidad de fusionar las dos vertientes, por el importante calado de profesionales que agrupa la asociación relacionados con áreas como el marketing, la investigación de mercados, comunicación,… y ahora también empresas de marcada vertiente tecnológica: “Es un reto que tecnología y consultoría vayan compartiendo trabajo, conocimiento y herramientas para que a las empresas no solo les llegue un informe o plan estratégico, sino también las herramientas que le den soporte al mismo para lograr compañías más productivas y competitivas”.

También Serrano coincide en que Aecta es un buen instrumento “para conocerse y poder abordar proyectos en común ganando esa masa crítica que en ocasiones necesitan las pequeñas empresas”. Y es que el directivo pone de relieve una de las consecuencias de la crisis “la destrucción de compañías ha llevado al mercado a profesionales freelance orientados a un nicho de negocio más específico”.

2014-marzo-aecta-mesa-Francisco-Diana-Nunsys

Francisco Diana, de Nunsys

Diana insiste en la necesidad de trabajar con la tecnología para extraer y procesar la gran cantidad de información que tenemos a nuestro alcance y con la intuición y experiencia de aquel empresario que es capaz de interpretar de la mejor manera posible la información que recibe”.

En este sentido, Diana ejemplifica cómo en las propias demostraciones de producto, con  datos facilitados por el cliente, este descubre información que hasta la fecha desconocía de su compañía, “el empresario supone pero no sabe con plena seguridad las altas nuevas que ha tenido en el último año, cuánto han pesado en el negocio, qué han supuesto las bajas, etc. además saber el por qué y justificar la estrategia requiere un control absoluto de la información”, concreta el directivo de Nunsys.

Coinciden los presentes en la importancia de que cualquier proceso de recogida y procesado de la información no se dilate en el tiempo “Herramientas BI o Big Data, permiten disponer de toda la información y hacerlo en el menor tiempo posible, tomar decisiones desfasadas no es operativo”, recuerdan. Convienen las tres empresas en que desde el punto de vista de la gestión se está produciendo un creciente cambio que tiende al equilibrio en la toma de decisiones, “ya no solo se toman decisiones en la parte alta, porque si se busca agilidad, hay que tomar decisiones en muchos escalones de la organización –a la hora de atender o no a un cliente, concretar un presupuesto, autorizar un crédito o un determinado riesgo,…– y para tomar dichas decisiones hace falta democratizar también la información, para que estas estén fundamentadas”, explica Diana.

Tal y como pone de relieve Serrano, “en ocasiones para maximizar los resultados de una solución hay que cambiar los modelos, la forma de hacer las cosas o de introducir la información, los procesos,… y es precisamente ese cambio en la cultura corporativa el que más cuesta asumir”, indica el empresario. Desde Auren, Brú insiste en la idea: el modelo de gestión y de organización interna determina en cierto modo el resultado de la implantación de la tecnología: “En las empresas que hay una gran departamentarización, donde los departamentos suelen ser bastante estancos, las tecnologías están peor implantadas que en aquellas firmas donde se da una mayor comunicación, existen comités y canales de transversalidad y se favorece la fluidez tecnológica”.

2014-marzo-aecta-mesa-Raul-Bru-Auren

Raúl Brú, de Auren

Para Raúl Brú la estrategia de negocio debe estar alineada con la estrategia tecnológica, “no puede separarse una de la otra”. “Solo pensando en la estrategia de futuro de la empresa se deben tomar las decisiones relativas al desarrollo de los sistemas tecnológicos”, concreta.

Diana pone de relieve una paradoja: “históricamente el director de sistemas o de informática ha dependido de la dirección financiera y eso ha provocado que no haya formado parte del comité de dirección o del órgano de decisión de la empresa, aunque por otra parte se le exigiera adoptar decisiones de miles de euros respecto a los sistemas informáticos, no puede ser que la estrategia vaya por una parte y las inversiones por otra”, recalca.

A juicio de los tres expertos, el equipo directivo, especialmente la figura de los consejeros delegados o gerentes, deben tener “más sensibilidad hacia las TIC”, “y ya que suelen facilitar la formación tecnológica de sus cargos intermedios y funcionales” les insta a “no coartar las iniciativas y propuestas que de ello derivan”.

“Considero que puede ser también un tema generacional que mejorará en los próximos años, pero sin duda debe haber una mayor sensibilización hacia las propuestas de mejora competitiva que partan de los cuadros directivos funcionales. También las escuelas de negocio y el ámbito universitario y de postgrado pueden jugar un papel importante en esa concienciación”, expone Diana.

Serrano sugiere que sean también los responsables de sistemas los que intenten transmitir el valor de las TIC al resto de áreas del negocio, “para que las mejoras se propongan con mayor perspectiva de negocio, sabiendo qué tecnología puede servir mejor a los intereses de la empresa, conociendo los handicaps y la alineación de los diferentes departamentos y las estrategias y objetivos que buscan”.

Suscríbete a nuestra newsletter