Síndrome Postvacacional

Síndrome posvacacional: ¿Qué es y cómo puedes combatirlo efectivamente?

Muchas personas llegan a sentirse tanto o más agotadas a su retorno de las vacaciones, que antes de salir. Este fenómeno se denomina síndrome posvacacional y puede afectar a cada persona en forma diferente; algunas personas pueden sentirse simplemente «apagadas» durante unos días, mientras que otras pueden tener síntomas más graves que duran semanas o incluso meses después del periodo de descanso.

¿Qué es el síndrome posvacacional?

El síndrome posvacacional, también conocido como depresión posvacacional, no es una enfermedad; sino más bien, un proceso adaptativo a la rutina y a la vida laboral después de las vacaciones. Este proceso se caracteriza, por estar acompañado, de estrés y cuadros depresivos, muchas veces seguidos por fatiga, insomnio, ansiedad e irritabilidad. Pudiendo incluso presentar algunos síntomas físicos, como dolores de cabeza, de espalda y hasta problemas digestivos.

La causa del síndrome posvacacional no está definida, pero algunos investigadores han sugerido que tiene que ver con el modo en que las personas ven su vida laboral y la vuelta a las obligaciones. Lo que genera una readaptación del cerebro a los horarios, las rutinas y el compromiso laboral. Puesto que, cuando estamos de vacaciones, nuestro cerebro se acostumbra a vivir nuevas experiencias de forma regular. Se estima que el síndrome posvacacional, afecta a una de cada cinco personas después de unas largas vacaciones.

¿Cómo se manifiesta?

El síndrome posvacacional, puede llegar a presentarse de varias formas distintas. Las personas víctimas de esta afectación, pueden experimentar cuadros de ansiedad, acompañados de estrés, depresión e irritabilidad. Incluso, pueden llegar a sentirse lentos y fuera de lugar o no sincronizados con su rutina habitual. En otros casos, se pueden apreciar síntomas como falta de concentración, insomnio, cansancio o debilidad constante, falta de ánimo o falta de interés por las cosas.

En pocas palabras, el síndrome posvacacional, puede manifestarse de diferentes maneras, de acuerdo a cada persona en particular. Eso sí, siempre de forma tal, que reduce considerablemente los niveles de rendimiento y afecta, el estado anímico de quien lo padece. Entre sus características más comunes tenemos:

  • Ansiedad.
  • Malestar general.
  • Fatiga crónica o pérdida de energía.
  • Depresión.
  • Sudoración.
  • Falta de concentración y descenso del rendimiento.
  • Cambios de humor.
  • Incremento de las palpitaciones.
  • Síntomas cardiacos y respiratorios.

¿Cuáles son los efectos del síndrome posvacacional?

Aunque no se puede considerar como una enfermedad, el síndrome posvacacional es tan real como los efectos que produce en las personas y su entorno. Sus consecuencias van a golpear directamente a la familia, amigos, entorno laboral y medio en el cual desempeñe vida social. Si no se trata adecuadamente y a tiempo, este síndrome, puede generar verdaderos cuadros de ansiedad agravada y generalizada. También la aparición de un llamado estrés crónico que puede requerir un tratamiento específico.

Generalmente, estos efectos pueden y deben desaparecer solos después de un cierto tiempo. Sin embargo, de no ser así, lo recomendable es buscar ayuda profesional inmediata.

Consejos para combatirlo

Lo primero y más importante, para superar el síndrome posvacacional es tomar conciencia de que se está siendo víctimas de esta afectación. Consciente de esta situación, se debe volver a la rutina habitual lo antes posible. Eso puede significar reencontrarse con las rutinas diarias habituales que se seguían antes de salir de vacaciones. Algo común, al regresar de vacaciones, es querer hacer cambios drásticos en nuestra forma de vida; es importante, tomar las cosas con calma. Realizar cambios radicales, puede hacer que los niveles de estrés se disparen.

Otra forma de combatir este sentimiento es estrechar el contacto con las personas más cercanas (familiares y amigos). Reuniones familiares, rutinas de ejercicios, salidas con los amigos. También es recomendable evitar largos periodos de aislamiento. Enfocarse en las cosas agradables y positivas de nuestro día a día siempre es una buena idea. También es muy recomendable, tratar de sincronizar nuevamente nuestro organismo con la rutina (alimentación, horas de sueño, etc.). Mientras más rápido se logre la readaptación a la rutina habitual, más fácil será superar el síndrome posvacacional.

Mutua Levante Seguros
Taya gestiona y automatiza la Tesoreria
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
INSO SUMINISTRO DE MATERIALES Y PIEZAS PARA CUALQUIER INDUSTRIA
BBVA

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.