Economía 3: Noticias económicas e Información para el liderazgo Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
El troll de internet es molesto

¿Qué es un troll o hater? Cómo lidiar con ellos

Seguramente navegando por internet te has encontrado con ellos y no sabes quiénes son o por qué hacen lo que hacen, son molestos, conflictivos, siempre están criticando, generando polémica muchas veces son groseros y mordaces. ¿Quieres saber quiénes son y por qué lo hacen?  No te preocupes en este post te vamos a explicar todo sobre ellos, en la web son conocidos como Troll o Haters, y su objetivo es interrumpir a los usuarios, generar conflictos, en una palabra, molestar.

¿Qué define a un troll o hater?   

En el mundo de internet un troll o un hater son personas de identidad desconocida que se dedican a molestar a otras personas que visitan o hacen tránsito por los diferentes sitios web. Intervienen en las conversaciones de las salas de chat o foros de discusión haciendo comentarios molestos y provocadores. Algunas veces en tono de burla y muchas veces insultantes con el fin de dañar a las personas, descalificarlas o simplemente de hacer que los participantes se enfrenten entre sí.

Sin embargo, debemos aclarar que, aunque son muy similares en su actuar dentro de la comunidad online existen ciertas diferencias en lo que podemos definir como un troll y un hater. Para el primero su única motivación es generar molestia, crear conflictos entre los miembros de la comunidad solo por el gusto de hacerlo sin atraer la atención hacia sí mismo. Mientras que el hater se apoya en sus creencias como una verdad absoluta sin importar las de los demás.

En cualquiera de los casos troll o hater lo único que buscan es molestar, interrumpir y crear conflictos internos entre los miembros de la comunidad. Amparados en el anonimato que les brinda internet en la web o en redes sociales. Sus mensajes de odio pueden estar dirigidos a una comunidad entera o a una persona en particular como respuesta a algún comentario que esta haya hecho, por lo que su figura representa o simplemente por el placer de hacerlo.

¿Cómo aparecen en Internet los trolls?

El troll aparece como una forma de manipular e incidir en la opinión de los internautas de una forma positiva o negativa. Siendo esta última la que ha cobrado más fuerza con el tiempo ya sea por causas políticas, religiosas, o de discriminación. Utilizando el conflicto y la descalificación como sus principales armas, su objetivo principal es desacreditar, destruir la imagen y credibilidad de las personas, o de la comunidad web. Aquí interviene amparándose en el anonimato de la red.

Se dice que el término troll o trolling (palabra inglesa que se utilizaba para describir una técnica de pesca, consistente en arrastrar lentamente un señuelo o anzuelo con cebo desde un barco en movimiento), apareció en internet en la década del 90. Un troll encerraba en su definición una broma inocente que los miembros más antiguos hacían a los nuevos miembros. Estos ingresaban en un grupo y por su reacción podían ser identificados y diferenciados más fácilmente de los miembros veteranos.

Posteriormente este tipo de bromas inocentes fueron complementadas con otro tipo de mensaje conocido como “flame”. Este viene a ser “un tipo de mensaje deliberadamente hostil o insultante, enviado sin ningún propósito constructivo con el fin de generar conflictos”.  De aquí se desprende que podemos encontrarnos con dos tipos de troll. El troll gracioso que se caracteriza por realizar bromas y divertirse a expensas de los demás y el troll flamer o hiriente que busca generar conflictos, descalificar y ofender.

¿Qué interés hay detrás de un troll?

No es fácil determinar qué interés oculto puede haber detrás de un troll y sus acciones. En términos generales podemos decir que su motivación obedece al mero impulso de divertirse generando polémica entre los miembros de la comunidad. A la vez que busca herir y descalificar a sus contrarios con sus comentarios insultantes y en tono de burla. Algunos piensan que su actuar puede obedecer a una necesidad de atención y protagonismo, influenciada por el anonimato que brinda el internet.

El troll incluso puede obedecer a motivos netamente económicos. En la actualidad existen empresas dedicadas exclusivamente a ofrecer servicios de troleo para diferentes tipos de campañas, mayormente del tipo político. Aunque, según algunos expertos su actitud obedece principalmente a que padecen lo que los psicólogos llaman “tétrada oscura de personalidad”, sadismo, maquiavelismo, psicopatía y narcisismo. Estas condiciones pueden habitar juntas dentro de una misma personalidad y, se manifiestan cuando están aburridos, expresándose libremente gracias al poco control que existe en la web para estos casos.

¿Cómo lidiar con los trolls o haters?

No molestarse

Lo primero que debemos aprender es a no molestarnos. Debes recordar que lo que el troll busca es esa reacción de nuestra parte. Molestarnos y reaccionar en consecuencia solo le dará el placer de lograr su objetivo. Responder de forma airada y ponerse a discutir jamás nos dará la razón, al contrario de lo que se pudiera pensar, funcionará como un fuerte imán que lo mantendrá muy pegado a nosotros. Recuerda que su intención es solo molestar.

No alimentar al troll

¿Has escuchado la expresión no alimente al troll? El troll se alimenta de nuestras reacciones que seguramente serán de molestia y respuestas algo subidas de tono. No lo alimentes, ignorarlo es una muy buena opción, aunque pienses que es muy difícil, y te sientas afectado personalmente piensa que, así como fue contra ti bien pudo haber ido contra cualquiera, o sea que no es realmente personal. Ignorarlo posiblemente hará que se canse y se vaya al no conseguir tu atención.

Establecer normas claras

Prevenir siempre es mejor que lamentar. Asegúrate de crear normas que regulen el comportamiento de los integrantes dentro de un grupo y que estén siempre visibles para todos. De esta manera, cuando observes algún comportamiento inadecuado podrás actuar en consecuencia y evitar que la situación se salga de control. Con esto eliminas el peligro de ser troleado desde su propio inicio, y tendrás la posibilidad de actuar borrando los comentarios inadecuados o bloqueando a quien los emite sin darle oportunidad a profundizar.

El buen humor como arma de defensa

Si el objetivo del troll es generar polémica y sacarte de tus casillas, una respuesta con buen sentido del humor le sacará de las suyas. Una respuesta creativa, pero respetuosa hará tambalear al troll. Lo último que espera es que le respondas de forma cordial y hasta jocosa, esto servirá también para generar más opiniones a tu favor y en su contra. Pero ten cuidado que tus respuestas no le vayan a dar más argumentos para actuar en tu contra.

Bloquea al troll y denúncialo

Si después de utilizar las técnicas anteriores te das cuenta de que no funcionan y el problema persiste, lo más recomendable es bloquear al trol. Eliminarlo de todas las plataformas y bloquearlo de forma definitiva para que no tenga acceso a tus publicaciones, ni tampoco tú a las suyas. De esta manera él no tendrá la oportunidad de seguir atacándote con base en ellas, ni tú te verás afectado al leer sus comentarios. También existe la posibilidad de denunciarlo ante las autoridades pertinentes.

¿Perjudican o favorecen los trolls a la marca?

El objetivo de los trolls es simplemente molestar a las personas que hacen vida en la web, pero no podemos descuidarnos y pensar que su objetivo se queda allí, solo en molestar. También pueden dañar en gran medida una marca si no se tratan adecuadamente. Responder de forma correcta es vital, si queremos evitar un daño permanente que arruine nuestro trabajo y esfuerzo. Lo que para el troll es simple diversión para nosotros puede ser cuestión de ganar o perder seguidores.

Por otro lado, hay que aclarar que en el mundo del marketing no todo es blanco o negro. Sin proponérselo un troll puede terminar haciéndonos un gran favor y beneficiar una marca. Como ya hemos dicho el truco consiste en ser capaz de responder de forma correcta a sus ataques de manera que nuestros seguidores se sientan aún más identificados con nuestra marca y los que todavía se encontraban indecisos se inclinen por el mismo camino al ver nuestras respuestas.

¿Podemos usar los trolls en nuestro beneficio?

Indudablemente que sí, y puede hacerse de dos formas posibles: consciente o inconscientemente, en cuanto al troll se refiere. Como ya lo habíamos mencionado anteriormente existen empresas que se dedican exclusivamente a prestar el servicio de troll. Ellas se encargan de crear cuentas falsas que generan todo tipo de comentarios malintencionados con el fin de desacreditar a sus adversarios. De esta forma logran una pérdida de posición en la opinión de sus seguidores a la vez que logran mejorar la suya propia.

Y, la segunda forma es cuando logramos convertir al troll en nuestro aliado sin su consentimiento y muchas veces sin que se dé cuenta. Es decir, lo hace inconscientemente. Y esto lo logramos, como ya lo hemos visto, siendo más hábiles que ellos. Podemos transformar sus ataques en fortalezas, con respuestas acertadas creativas cargadas de buen humor, pero respetuosas, capaces de revertir la intención del troll al atacarnos con sus comentarios y lograr generar una mayor empatía en nuestros seguidores.

VITHAS-nueva-marca-300
FVferrer-navidad
Vive-Costa-del-Sol-300x300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.