Economía 3: Noticias económicas e Información para el liderazgo Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Social profiling para poder vender mejor a nuestros clientes

Social Profiling: cómo radiografiar a nuestros clientes en redes sociales

En el sector de ventas, conocer a nuestros clientes supone una ventaja sobre nuestros competidores y muchas veces sobre ellos mismos. El social profiling nos permite saber cuáles son sus gustos, sus necesidades y la percepción que tienen de nuestra marca y nuestros productos. Esta herramienta nos brinda la oportunidad de adelantarnos a las peticiones de clientes para crear productos y servicios pensados para satisfacer sus expectativas. Contar con esta herramienta, capaz de brindarnos ese conocimiento, es invaluable en la construcción de nuestra campaña de marketing y ventas.

Las redes sociales son una plataforma que reúne a una gran cantidad de personas de todas partes del mundo, de diferentes nacionalidades y estratos sociales. Todas con diferentes gustos y necesidades, intercambiando constantemente información sobre sí mismos, sus gustos y las cosas que les apasionan. De la misma manera, las redes sociales les permiten expresarse libremente más allá de un simple “like”. Gracias a las redes sociales es posible incidir en la construcción de una marca con sus comentarios.

Y aunque no son el único sitio que nos permite desarrollar una estrategia de marketing digital, son los medios que aglutinan a más personas. Las redes sociales se han convertido en el sitio ideal para recabar información y crear una base de datos de usuarios y posibles clientes. Social profiling es esa herramienta que nos permite conseguir información precisa sobre los usuarios y lo que quieren partiendo del modelo “one to one”.

¿Qué es el social profiling?

El social profiling se define como una herramienta utilizada en social media capaz de ayudar a una empresa a construir una base de datos. Esta base se llena con los perfiles de los usuarios de redes sociales. Además, estos usuarios han manifestado tener algún interés en ella, en su marca o en los productos que comercializa. El social profiling busca recabar toda la información posible sobre sus gustos, hobbies, lugares preferidos y otros. Mientras más información logre obtener la empresa, mayor oportunidad tendrá de desarrollar un perfil más completo.

El social profiling es importante para la marca. Ya que gracias a la información obtenida, la empresa podrá actualizar la estrategia de marketing en función de los gustos y las necesidades de los usuarios o potenciales clientes. Esta herramienta se está convirtiendo en una de las más solicitadas por las diferentes marcas. Esto es debido a que les proporciona la oportunidad de conocer a los usuarios de una forma más completa y muy detallada; a través del estudio de sus perfiles en las redes sociales.

Hoy en día, no podemos concebir una estrategia de marketing que no contemple entre sus planes de campaña, una planificación que incluya acciones dirigidas a la captación de seguidores en redes sociales. Esto se hace con el objetivo final de convertir a esos seguidores y fans en clientes de la marca y futuros compradores de sus productos. Crear una base de datos personalizada que contribuya a la captación de los potenciales clientes es la función y el objetivo final del social profiling.

¿En qué se diferencia del social listening?

En primer lugar, debemos establecer que la diferencia más importante entre estas dos herramientas es el tipo de información obtenida y la forma de hacerlo. El social listening se ocupa de supervisar las conversaciones y comentarios que se llevan a cabo en las diferentes redes sociales. Esto con el fin de conocer qué opinan los usuarios o los competidores sobre la marca, sus productos o la empresa misma. Para ello, el social listening no requiere autorización.

Por contra, el social profiling sí cuenta con la autorización expedita de los usuarios para acceder a la información que estos comparten de forma individualizada en sus redes sociales. Con la autorización del usuario puede crear una base de datos con el perfil social de cada uno, con base a la información recopilada sobre sus gustos y/o necesidades. De esta manera, puede adecuar la campaña de marketing en función de los perfiles creados y lograr la captación de esos usuarios como futuros clientes.

Es decir, el social profiling se enfoca en lo que los usuarios de las redes sociales dicen de sí mismos. Esto con el fin de crear un perfil que pueda, en muchos casos, adelantarse a sus necesidades. Así puede satisfacerlas y atraer un cierto público objetivo para convertirlo y fidelizarlo como cliente. Mientras que el social listening se basa en escuchar y analizar lo que en las redes se dice de la marca y sus productos sin necesidad de la autorización de los usuarios.

¿Qué ventajas aporta a una empresa?

Una de las mayores ventajas que ofrece el social profiling a la empresa es la oportunidad de conocer mucho más a fondo a los usuarios de las redes sociales. Estos usuarios pueden ser clientes activos o potenciales clientes, a quienes se le crean bases de datos con los perfiles sociales de cada uno de ellos. En este perfil se especifica más que sus datos personales. Incluye también otros datos como sus expectativas, sus necesidades, gustos, temas y sitios de interés entre otros.

Así mismo, permite la segmentación y agrupación de los clientes activos y potenciales para poder crear productos y/o servicios destinados a satisfacer las necesidades o gustos de estos subgrupos. Todo esto se desprende de la información obtenida de ellos mismos a través de las redes sociales. De igual manera, este conocimiento va a permitir la creación rápida, oportuna y en tiempo real de nuevas campañas de marketing más específicas y dirigidas a cada uno de los grupos segmentados, en función de las respuestas obtenidas.

El social profiling permite un trato más directo con el usuario o cliente, lo que brinda una información de primera mano acerca de lo que realmente quiere y necesita. También brinda información sobre su nivel de engagement o arraigo con la marca y sus productos. Con estos datos se puede hacer un análisis más directo y en tiempo real sobre el posicionamiento en el mercado. De esta manera se tiene la oportunidad de recrear o reconducir la campaña de marketing en función de las expectativas del público objetivo que se persigue.

Estrategias para sacarle partido al social profiling

No basta con tener la información, hay que saberla procesar y aprovechar. Se deben utilizar las herramientas necesarias para elaborar las bases de datos contentivas de los perfiles sociales de los usuarios. Conocerlos es vital para establecer la estrategia y marcar el camino que se ha de seguir para satisfacer sus necesidades, obtener los resultados esperados en las campañas de marketing y, en consecuencia, aumentar los ingresos de la empresa.

Una estrategia muy efectiva para la elaboración de las bases de datos de los perfiles sociales de los usuarios consiste en la segmentación y agrupación de clientes y usuarios en subgrupos. Esto permite reunir sujetos con las mismas características, gustos, expectativas, necesidades y objetivos. Con esta información es mucho más fácil manejar la campaña de marketing y personalizar la respuesta obtenida en la interacción con el grupo. Un buen social profiling proporciona datos valiosos para invertir dinero y esfuerzo en la campaña adecuada a cada segmento.

Otra estrategia útil al social profiling es conocer el público objetivo para centrar los esfuerzos de marketing en las redes que más utiliza. Ubicar el público objetivo en las redes que emplea permite crear un perfil idóneo para nuestros productos. Al igual que con la segmentación, se debe tener muy claro cuál es el público objetivo al que se quiere acceder para, de esta manera, poder canalizar correctamente los esfuerzos y obtener los resultados óptimos que puedan ayudar a la marca a crear los perfiles de sus clientes.

Vive-Costa-del-Sol-300x300
Certificado-Covid-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.