El pacto de Toledo

Pacto de Toledo: ¿Cuál es su finalidad y cuál es su futuro?

Uno de los actos más importantes de la historia moderna de España fue el Pacto de Toledo. Una comisión creada el 6 de abril de 1995, conformada por miembros del Congreso de los Diputados de España. Quienes, con el apoyo de todos los partidos políticos, aprobaron un documento en el que se propusieron sustanciales mejoras a la seguridad social española. De esta comisión nacen una serie de reformas al sistema de pensiones que logra acabar con la confrontación política en este campo.

¿Qué es el Pacto de Toledo?

El sistema de pensiones en España es uno de los más conocidos en el mundo entero. Este forma parte del modelo de bienestar que busca proteger económicamente a los trabajadores en edad de retiro. De esta manera fue que se creó el Pacto de Toledo, una comisión que persigue la sostenibilidad del sistema ante las nuevas tendencias demográficas. Así fue como se reunieron diputados de diferentes partidos para sugerir reformas que aseguraran la longevidad del modelo en los siguientes años.

Para ese entonces el sistema ya había entrado en una crisis que estaba preocupando a muchos especialistas. A partir de allí, se constituyó la comisión y emitieron 15 recomendaciones finales que servirían como base para los siguientes marcos jurídicos. Como consecuencia, estas sugerencias provocaron una serie de modificaciones que transformaron para siempre el modelo de seguridad social español.  Esto permitió crear un sistema mucho más sólido y capaz de resistir los nuevos retos del siglo XXI que han azotado a todo el viejo continente.

Recomendaciones del Pacto de Toledo

La primera recomendación que hizo el Pacto de Toledo fue marcar las diferencias entre las pensiones contributivas y las no contributivas. Las primeras se financian a partir del trabajador activo, mientras que las segundas se consiguen a través del presupuesto nacional. Por otro lado, la comisión sugirió mantener la edad de retiro en 65 años, aunque recomendaron incentivar la vida laboral de forma voluntaria. Además, instaron a las autoridades a anclar el valor de la pensión a la tasa del índice de precios al consumidor.

De esta manera, el gobierno garantiza que el poder de compra del jubilado no disminuiría ante la inflación. No obstante, solo un año después del Pacto de Toledo se aprobó una ley que aumentó el número de años sobre los que se calculaba la jubilación. De este modo, pasaron a 15 años como período mínimo para pensionarse y se creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Este fue un fondo que se abrió con el fin de ahorrar dinero para afrontar los momentos de crisis financiera.

¿Cuáles son sus objetivos principales?

El objetivo del Pacto de Toledo siempre ha sido mantener la fiabilidad de la seguridad social. Este modelo se considera una de las bases del estado español y sin él se triplicarían el número de problemas económicos que existe en la actualidad. En consecuencia, es fundamental asegurarnos que el sistema de pensiones siempre esté vigente, ya que es la manera perfecta de protegernos a nosotros mismos en la vejez. Sin embargo, es necesario prestar atención al crecimiento demográfico para hacer los cambios que sean pertinentes.

Por ello es que en estos momentos se están buscando nuevos recursos para poder darle vida al Fondo de Reserva. Este se ha quedado con poca liquidez debido a la crisis financiera que ha sufrido España en los últimos años. En consecuencia, se han realizado nuevas reuniones para determinar cuáles son las soluciones ideales para esta coyuntura. Esto implica algunos ajustes en cuanto a los montos a cobrar y sobre todo en la edad de pensión, ya que es necesario conseguir recursos para mantener el sistema.

El futuro del Pacto de Toledo

El Pacto de Toledo sigue reuniéndose cada año para estudiar los avances en la pirámide de jubilaciones. En este sentido, ante la situación actual se han planteado dos vías de financiamiento. La primera es crear nuevos impuestos que permitan recaudar fondos de diversas actividades económicas, aunque es poco probable que se apruebe. La segunda alternativa es apoyarse en una partida de impuestos que ya fue creada previamente para momentos como este. Sin embargo, el inconveniente está en que los fondos no son suficientes para afrontar los gastos que se avecinan.

Por ende, la comisión sigue reuniéndose con diferentes autoridades para encontrar los mecanismos que se ajusten a la situación actual. Aquí se han reunido personalidades del gobierno, empresarios, banqueros y funcionarios extranjeros para hallar alguna salida. Mientras tanto, los parámetros seguirán siendo los mismos y los pensionados recibirán el mismo monto basándose en la cantidad de años cotizados. En consecuencia, solo queda esperar que el Congreso de Diputados emita una decisión que beneficie a todos, tanto a los retirados como a los contribuyentes.

Los inicios del Pacto de Toledo

El 6 de abril de 1995 se creó la Comisión del Pacto de Toledo con el objetivo de brindar una estabilidad real a la Seguridad Social. Aquí se analizó detalladamente la situación en la que se encontraba el modelo y se dieron 15 recomendaciones a tomar en cuenta para el futuro. No obstante, en el año 2001 se creó una ley que motivaba la jubilación luego de la edad de 65 años. Además, se permitió la pensión anticipada a partir de los 61 años, lo que iba en contra de las sugerencias que dio la comisión.

Ante esto, el Pacto de Toledo sacó nuevamente un documento con 22 recomendaciones para mejorar el sistema. Aquí incentivaron la creación de un marco jurídico que aumentó la edad límite para jubilarse hasta los 61 años. A su vez, se modificó la cantidad de días efectivos de cotización que se utilizaban para calcular la jubilación. Esto mejoró la situación de los pensionados durante los siguientes años.  Sin embargo, posteriormente regresaron los problemas y tuvieron que reunirse nuevamente en el Congreso.

Reformas posteriores

Las últimas reformas han sido trascendentales para el futuro de los trabajadores actuales. Con el pasar de los años se ha ido retrasando la edad de jubilación, luego de lo aprobado en el 2011. Aquí se emitió una ley con vigencia hasta el 2027 que establece que la edad mínima será de 67 años. Aun así, quienes hayan cotizado durante 38 años y seis meses tendrán la posibilidad de jubilarse con 65 años de edad. Además, aumentaron el período de cotización para obtener la máxima pensión.

De esta manera, ahora hay que cotizar durante 37 años para acceder a ella, lo que es un gran impacto para el trabajador. A su vez, entre las últimas reformas está el incremento de los años en el cálculo de la pensión. Ahora son mínimo 25 años y entrará en vigencia este 2022, sin contar que en el 2013 se desvincularon del índice de precios al consumidor. Todas estas son modificaciones que ha hecho el Pacto de Toledo para mantener la factibilidad del sistema. Así que tenemos que esperar que estos cambios logren darle la seguridad a quienes lo necesiten.

Randstad-Verano-300
warmia-Mazury-Polska
Randstad-Verano-300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.