microempresa

Microempresa: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus características e importancia?

Uno de los términos más sonados en el mundo empresarial actual es el de “microempresa”. Básicamente, se trata de aquel tipo de organización que emplea a menos de diez personas y tiene un volumen límite de dos millones de euros. Incluso podría decirse que es el primer eslabón por el que pasa cualquier compañía para llegar a ser una gran empresa. En este sentido, aparecen alternativas como los negocios de servicios o de comercio, que es lo más común en la actualidad.

¿Qué es la microempresa? Definición

La microempresa se define por la facturación anual que posea y la cantidad de empleados que tenga en su plantilla. A esto se le llama pequeña y mediana empresa (Pyme) y al finalizar del año su ejercicio económico no puede superar los dos millones de euros.  A su vez, una microempresa tendrá menos de diez trabajadores en nómina y el dueño generalmente forma parte de ellos. Generalmente, estas organizaciones son del tipo autónomo, así que no tienen participaciones en otras compañías.

Puede ocurrir que la microempresa esté vinculada con otra organización. Si este es el caso, deben añadirse los datos de todos los negocios para hacer una sumatoria final. Cuando se hace el balance debe tomarse en cuenta a todos los empleados, propietarios y a los socios que tengan alguna actividad en la empresa. Este es el primer paso que da todo emprendedor que inicia su camino en el mundo empresarial. La importancia de este tipo de negocios es tal que muchos gremios los denominan como el motor de la economía nacional.

¿Cómo funcionan las microempresas?

El funcionamiento de una microempresa es similar al de cualquier otra compañía, con la diferencia que tiene un tamaño más reducido. Generalmente, comienzan con un pequeño capital inicial, donde el fundador es el primer empleado de la empresa. Por otro lado, suelen ofrecer diferentes tipos de servicios personales, ya que son los que generan menores costos operativos y tienen mayor escalabilidad. Esto les permite sortear los primeros obstáculos hasta lograr el crecimiento que esperan en los siguientes meses o años.

Hay que decir también que las microempresas se caracterizan por un gran control y supervisión de las actividades. Al haber tan poco personal es muy sencillo saber cuáles son los objetivos de cada miembro del equipo, lo que permite proyectar fácilmente los resultados. Es así como se crea una sinergia muy interesante que es difícil de conseguir en organizaciones más grandes, siendo esta una de las ventajas de las microempresas. Por ende, es un sitio perfecto para aquellos que se inician en el mundo laboral.

Principales características de una microempresa

Las microempresas tienen una serie de características bastante llamativas. En primer lugar, no pueden superar los 10 empleados en su plantilla y su facturación es limitada. Esto sucede porque este tipo de compañías tienen una consideración especial por parte del Estado. Además, no es fácil generar un crecimiento sostenido, ya que el capital es reducido y deben optimizar los gastos de la mejor manera posible. Por otro lado, la mayoría de estos conceptos surgen sin una sede física, funcionando en la mayoría de los casos en las residencias de los fundadores.

También hay que tomar en cuenta que una microempresa no genera un impacto significativo en su área de trabajo debido a su baja facturación. La importancia viene cuando surgen diversas iniciativas que aportan un valor agregado a la comunidad. Además, son la principal fuente de empleo de jóvenes y universitarios, lo que ayuda al crecimiento de un país. Como consecuencia, todos los gobiernos incentivan la creación de nuevas empresas para ayudar a la prosperidad de sus naciones, siendo la microempresa el bastión principal.

Importancia de la microempresa en la economía moderna

La microempresa tiene una importancia bastante grande en la economía moderna. Son muchos los estudios que indican que estas organizaciones son el motor del empleo en la actualidad. Suelen dar oportunidades a los jóvenes que están iniciando su carrera profesional, quienes son los que más aportan al sistema pensionario. Por otro lado, trabajar en una empresa de este tipo suele ser muy agradable, ya que ofrece oportunidades de crecimiento y existe retroalimentación directa. Además, no hay burocracia ni pasos excesivos, como ocurre en organizaciones grandes.

También, es importante acotar que una microempresa distribuye equitativamente los ingresos de todos los trabajadores debido a que disponen de poco personal. Así es como los mercados se dinamizan con la entrada de nuevos actores que brindan productos y servicios de diversas categorías. En consecuencia, es fundamental promover que todas estas compañías estén formalmente registradas para eliminar la informalidad de nuestra economía. Solo así se podrán aprovechar todos los beneficios que ofrecen las microempresas para los profesionales y consumidores finales.

¿Cuál es la diferencia entre microempresa y pequeña empresa?

A pesar de que puedan ser similares, existen grandes diferencias entre una microempresa y una pequeña empresa. Ambas forman parte de la Pyme, pero tienen características diferentes que te vamos a explicar. Primero que todo, una microempresa no supera los 10 empleados, mientras que la pequeña puede tener más de 10 pero menos de 50 en su equipo. En este sentido, podría decirse que la segunda tiene un tamaño cinco veces más grande que la microempresa. Por otro lado, la facturación y el volumen de negocios diferencian a ambas organizaciones.

Una pequeña empresa es aquella que su facturación no supera los 10 millones de euros, mientras que la micro vende menos de 2 millones al año. Para hacer este cálculo se toma en cuenta el último ejercicio económico que se haya cerrado y no se toman en cuenta algunos impuestos. Ahora bien, para pasar de categoría es necesario que se rompan los límites anteriormente descritos durante dos ejercicios económicos consecutivos. Por eso es tan importante entender las características de cada empresa, ya que así tributarán de una forma más precisa.

Microempresas: ejemplos exitosos

Las microempresas han tomado muchas áreas de la economía, lo que refleja la importancia que tienen en la actualidad. Un ejemplo de ello es Boris Soler, un estilista proveniente de Málaga que utilizó las redes sociales para promocionar su negocio. Gracias al crecimiento que ha tenido, en estos momentos dicta cursos en todo el país para formar a la siguiente generación de estilistas. Debido a las características de su negocio, estamos seguros de que en su plantilla no existen más de 10 personas trabajando activamente. Esto demuestra las ventajas que ofrecen las microempresas.

Otro ejemplo de las microempresas exitosas, es Tomates Soloraf. Se trata de una organización que vende todo tipo de tomates sin intermediarios a través de internet.  Empleando solo las plataformas sociales para estar en contacto con sus clientes. De esta manera, cumplen con los requisitos para considerarse microempresa y proyectan un crecimiento orgánico en los próximos años. Esto demuestra que este modelo funciona, así que es necesario definir los objetivos y el plan de trabajo para aumentar las probabilidades de éxito.

Randstad-Verano-300
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.