Jueves, 23 de Mayo de 2024
Pulsa ENTER para buscar
autoridad Portuaria de Valencia

Estas son las claves sobre el futuro de la innovación en Europa del IX Foro Cañada Blanch

Estas son las claves sobre el futuro de la innovación en Europa del IX Foro Cañada Blanch

La brecha entre Europa y sus principales competidores en el campo de la innovación es cada vez más grande. La disputa por liderar el terreno de la innovación y la tecnología se complica, ya que, además de Estados Unidos, han entrado en juego otros actores como China o la India. ¿Cómo puede Europa afrontar con éxito su desafío de innovación?

Esta es la pregunta que expertos internacionales trataron de responder este jueves, en Valencia, durante el IX Foro Cañada Blanch, dirigido por el catedrático Princesa de Asturias y director de Cañada Blanch Centre en la London School of Economics (LSE), Andrés Rodríguez-Pose.

En el evento, reconocidos profesionales internacionales debatieron sobre cómo diseñar nuevas políticas que faciliten la asimilación y generación de innovación por parte de los actores económicos, las empresas y las cadenas de valor en diferentes territorios, ayudando a mejorar la posición de Europa en el mundo.

La última mesa del Foro se dedicó a reflexionar sobre las oportunidades y los desafíos a los que se enfrenta Europa para liderar el campo de la innovación. Dicha conferencia contó con las intervenciones del profesor de Economía Regional de la Universidad de Utrecht, Ron Boschm; la profesora de Estudios de Innovación de la Universidad de Stavanger, Marte C. W. Solheim; el profesor de Geografía Económica de la LSE, Neil Lee, y el director ejecutivo de Corporate Finance-M&A de CaixaBank, Antonio San Segundo Hernández.

El venture capital en Europa

Una de las claves que destacaron los ponentes para impulsar la economía de la innovación es el venture capital, incidiendo en la necesidad de crear vínculos internacionales en este ámbito. «Tenemos ver cómo ampliamos estos vínculos internacionales y pensar en innovación como algo que no es solo alta tecnología, es algo que se tiene que ampliar a innovación social, a crear más bienestar y mayor inclusión para todo el mundo», señaló Marte C. W. Solheim.

En la misma línea, sobre el capital de riesgo, Neil Lee explicó que los inversores buscan ahora empresas más digitales y comienzan a centrarse no únicamente en el ámbito local: «Miran mas allá y empiezan a tener una mirada más internacional, ya que hay oportunidades que van mas allá de la escala local». 

Por su parte, Antonio San Segundo consideró que el camino que queda para el venture capital en Europa «es largo». «Cuando hablamos de venture capital, vamos por detrás de EE.UU, que tiene más experiencia, pero si dejamos a un lado la variación post-coronavirus, que fue una burbuja, hay un camino claro de crecimiento», resaltó.

Potenciar la interacción interregional

Otras de las cuestiones que se pusieron sobre la mesa durante el evento es la necesidad de potenciar la interacción entre regiones europeas y aprovechar todos los fondos y recursos disponibles de la UE. Boschm elogió las políticas de especialización inteligente de la UE, las cuales comenzaron en 2014, ya que no se pueden aplicar políticas uniformes para todas las regiones: «La filosofía de especialización inteligente tiene sentido».

Al examinar casos específicos, destacó la estrategia del País Vasco, puesto que es una región que se enfoca en sus fortalezas en materia económica, pero también tiene predisposición a diversificar y abrirse a nuevos horizontes. Sin embargo, el profesor de Economía Regional de la Universidad de Utrecht expresó su preocupación por las oportunidades que se pierden en Europa debido a la falta de enlace y conexión entre regiones. «Creo que son tantas las oportunidades a nuestro alcance», reflexionó.

Por su parte, Neil Lee se refirió al caso del Reino Unido tras el Brexit, al considerar que el país está perdiendo numerosas oportunidades en materia de innovación por haber salido de la UE. «No hagan ustedes lo que hemos hecho nosotros y no abandonemos estas políticas europeas que son un poco diversas y no son todas homogéneas, pero hay oportunidades ahí. Creo que Europa puede avanzar significativamente», subrayó.

¿Qué pasa en con la innovación en Europa?

Según Rodríguez-Pose, la innovación recibe menos de un 1% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea. No obstante, recalcó que la innovación no es responsabilidad de Bruselas, sino que recae en los presupuestos nacionales y en la voluntad de las empresas de los estados miembros. «Europa va por detrás con algunas notables salvedades en capacidad de innovación. No es porque no tengamos el talento, sino que se pierde por problemas institucionales», aseguró.

De acuerdo con Neil Lee, en estos momentos, «lo más innovador está sucediendo en Estados Unidos, mientras que China tiene ‘unicornios’ que adaptan los modelos desarrollados en EE.UU.». No obstante, más allá de estas dos grandes potencias, el profesor de Geografía Económica de la LSE resaltó que en Europa «hay señales de vida», con movimientos interesantes en innovación en Estocolmo o Madrid, entre otras ciudades.

En la misma línea, Ron Boschm consideró que Europa debe crear sus «siete magníficos europeos», en referencia a los siete magníficos de la bolsa en Estados Unidos: Apple, Amazon, Alphabet, Meta, Microsoft, Nvidia y Tesla. «Por ejemplo, ASML es una empresa holandesa que produce las máquinas más complejas de microchips y nadie puede competir contra ellos. Nos obsesionamos mucho con Apple y Google, pero tenemos que mirar más allá. En Europa somos abanderados de ciertas cosas, pero no las vendemos bien», manifestó.

«Tenemos otros modelos de innovación. En mi opinión, en Europa tenemos este legado que nos hace ser un mercado más complejo a la hora de competir con Estados Unidos. Tenemos muchas regiones, mientras que EE.UU. es como una Europa verdaderamente conectada. Nosotros tenemos pequeñas áreas de innovación que no están conectadas y estás sujetas además normativas», añadió San Segundo.

¿Dónde queda Valencia en materia de innovación?

Respecto a la posición de Valencia en materia de innovación, Rodríguez-Pose consideró que la capital del Turia no ha explotado todas sus capacidades. En este sentido, apuntó que «no es que Valencia sea una región que no importe, es que no ha utilizado su potencial al completo, y si no lo consigue, puede convertirse en una región que no importe».

«Para una región tan orgullosa de su tradición industrial, tan innovadora en sectores como la cerámica, el textil o los juguetes, tener falta de capacidad de innovación pese al enorme número de empresas innovadoras, supone un problema», señaló el director Cañada Blanch Centre en la LSE, a la vez que añadió que la Comunitat «no puede seguir cimentando su economía en el juguete, el calzado y el textil, porque esto condenaría a la región a ser un páramo en el futuro».

Para ello, es clave «conseguir pensar en lo que hay fuera». «El emprendedor valenciano tiene que conectar con otras partes del mundo», indicó.

En los últimos cinco años, destacó San Segundo, Valencia ha visto el auge de un verdadero ecosistema emprendedor con Insomnia, Lanzadera o Summit’s. No obstante, se preguntó: «¿Podemos tener un Silicon Valley en cada ciudad de España? Sería inocente decir que sí».

Perfils UJI
campaña renta Generalitat
campaña renta Generalitat
Ruta de las barracas Alcati

Dejar una respuesta