Martes, 28 de Mayo de 2024
Pulsa ENTER para buscar
autoridad Portuaria de Valencia

El Club Empresarial Alcatí, premiado por la Associació Cultural de l’Horta de Valéncia

El Club Empresarial Alcatí, premiado por la Associació Cultural de l’Horta de Valéncia

El Club Deportivo Empresarial Alcatí, que promueve Economía 3, ha sido reconocido con el «Premi Llaurador», el más alto distintivo que otorga la Associació Cultural de l’Horta de Valéncia coincidiendo con la Fiesta de la Purísima Concepción.

La asociación ha reconocido la labor desarrollada por el Club Alcatí para preservar y recuperar la arquitectura tradicional valenciana –ejemplo de ello son sus tres sedes: la Barraca del Tío Aranda, la última construcción que quedaba en pie del s. XVIII en El Palmar y que ha sido rehabilitada íntegramente por el Club; la Barraca de Fang i Pallús y el Motor del Tancat del Alcatí–, además de por conservar las tradiciones populares, como la promoción del deporte de la vela latina y la divulgación de la gastronomía tradicional de la zona, tres pilares fundacionales del Club Alcatí.

Coinciden estos valores con los propios de la Associació Cultural de l’Horta que trata de recuperar y promover las fiestas y tradiciones de Valencia, así como el modo de vida tradicional de l’Horta valenciana.

Impulsada por Manuel García Pardo, su actual presidente, la asociación nació en junio de 2009 en Alboraya y desde entonces ha tratado de poner en valor la esencia de la huerta valenciana, dándola a conocer en distintas partes de España y del mundo, a través del hermanamientos con pueblos y casas regionales.

La pedanía de la ciudad de Valencia, Forn d’Alcedo y su huerta fueron el escenario de esta tradicional fiesta de la Inmaculada Concepción que sirvió de marco para la entrega del galardón al Club Empresarial Alcatí. Albaes, poesías y danzas valencianas acompañaron a la reina de la Huerta, Gloria Palau y a Manuel García, arropados por multitud de fallas y casas regionales, que tras realizar una ofrenda floral a la Virgen y hacer entrega de alimentos para Cáritas, asistieron a la eucaristía.

Tras la celebración, el Club Deportivo Empresarial Alcatí recibió el galardón, que recogió Ana Gil.

Precisamente, Gil recordó que en favor de dar a conocer el patrimonio valenciano, el Club Alcatí «ha abierto al público (de miércoles a domingo), la Barraca del Tío Aranda, una joya arquitectónica , cuyos vestigios encontrados durante su restauración indican que nos encontramos ante una barraca del s. XVIII que, originariamente, tenía culata (acababa de forma redondeada) y contaba con una estructura muy singular en su cubierta interior, posiblemente el único ejemplo en pie de esta forma de construcción en toda la Comunitat».

Asimismo, señaló que se ha puesto en marcha la Ruta Sostenible de las tres Barracas en La Albufera. Una experiencia que se desarrolla en convivencia con el humedal para compartir tanto en el ámbito empresarial como familiar.

Recuperar patrimonio

Por su parte Manuel Pardo recordó que la Associació Cultural de l’Horta trabaja también por salvar de la ruina antiguas alquerías y barracas de l’Horta de Valencia, como es el caso de la barraca de Bayona, muy próxima a la depuradora de Pinedo, y de la alquería de Manetes en Tavernes Blanques, siendo esta la única que quedaba en pie en esta población de l’Horta Nord.

En ella se ubica la sede de la entidad pero recordó Pardo que estaba en muy mal estado, y durante tres años trabajaron con los fondos aportados por los propios socios y algunas entidades colaboradoras en su restauración y reacondicionamiento. «Lamentablemente no tenemos apoyo público», explicó. Como en el caso del Club Empresarial Alcatí, que ha sido también la iniciativa privada la que ha sufragado la rehabilitación llevada a cabo, Pardo hizo hincapié en demandar el compromiso y apoyo público para conservar nuestro patrimonio y tradiciones.

No obstante, destacó que a través de las denuncias que realizan al Síndic de Greuges (defensor del Pueblo), la asociación ha conseguido que se tomen medidas en muchos casos para la protección de estas construcciones, de las que apenas quedan medio centenar en pie.

Asimismo, esta entidad cultural además de promocionar los productos de la huerta allá donde va, también ha recuperado la indumentaria propia de la huerta, los juegos populares y las fiestas que ya se habían perdido como es el caso de las fiestas de la Inmaculada de Vera, que incluyó el cant d’albaes (canto tradicional expresivo oral-auditivo). Otros cantos valencianos que también han promocionado para que no se pierdan son el Cant d’Estil, els cantars de Llaurança, els Cantars de Batre o els Cantar de Bresol.

Mujeres al Timon viaje transformador
Mujeres al Timon viaje transformador
arquitectura diputacion de valencia
Generalitat Matrícula colegios valenciano

Dejar una respuesta