La opinión del experto

Los tipos impositivos mínimos en las compañías que realizan actividades de I+D+i

"Las empresas innovadoras que sigan apostando por una política de inversión en I+D+i, no sufrirán el (futuro) impacto de los tipos impositivos mínimos"

Héctor Cifuentes
Responsable del incentivo Patent Box
FI Group

La nueva Administración de EE.UU., ante los efectos de la crisis de la pandemia producida por la covid-19, ha pasado a apoyar de nuevo a la OCDE en cuanto a política fiscal y tipos impositivos se refiere. Esta Administración ha establecido un plan histórico de ayudas para la mejora del bienestar y los servicios esenciales entre otras cosas (hasta 6 billones de dólares han sido solicitados al Senado), con el objetivo de superar la crisis.

Ese plan se financia mediante una subida de los impuestos, para lo que es necesario lograr un incremento notable de la recaudación. Sin embargo, el efecto del aumento de la recaudación no va a notarse principalmente debido a la partida del Impuesto sobre sociedades (una de las mayores fuentes de ingresos de los estados), porque el traslado de beneficios a regiones de tributación más favorable por parte de las multinacionales se intensificaría. Este problema es la gran gotera de los estados en la actualidad.

El ‘dumping’ fiscal, como se define esta lacra que nos azota, ha comenzado a incomodar a los territorios tradicionalmente permisivos

El ‘dumping’ fiscal, como se define esta lacra que nos azota, ha comenzado a incomodar a los territorios tradicionalmente permisivos con esta práctica (entre ellos EEUU), que constantemente veían como grandes multinacionales, sobre todo con base tecnológica, instaladas en sus territorios y operando desde otros estados, les trasladaban parte de sus beneficios por contar con tributaciones más favorables. Esta permisividad se producía debido a que una parte de la tributación se quedaba en la sede, mientras que era una imposición en los estados que no son un músculo geopolítico y requerían de incrementar su propia recaudación.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Ahora bien, ante la necesidad de incrementar la recaudación en los países poderosos, ese planteamiento por primera vez es contrario a sus intereses, ya que su recaudación deberá recaer nuevamente en los agotados bolsillos de los contribuyentes. Y en especial el de las clases medias, ya que, ante una subida de impuestos a las sociedades, las compañías migrarían a regiones más favorables fiscalmente (de ahí la necesidad de un pacto global).

Adicionalmente, debe tenerse en cuenta las enormes inyecciones de capital por parte de estos estados a todas estas compañías, lo que a ojos del contribuyente pone de manifiesto que se regala dinero a entidades privadas a costa suya y de su bienestar. Algo política, moral y éticamente insostenible.

EEUU ha anunciado el apoyo al establecimiento de un tipo impositivo mínimo

Ante este escenario, EEUU ha anunciado el apoyo al establecimiento de un tipo impositivo mínimo que en el pasado había sido propuesto por la OCDE y que Europa en su momento no hizo mucho esfuerzo por promocionarlo (gracias a Holanda, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo…). Pero se ha llegado a una situación tan poco sostenible que se ha logrado un acuerdo este mes de junio con un tipo mínimo del 15% para ir progresivamente aumentándolo mediante pactos. Siempre partiendo de un amplio acuerdo multilateral que funcione cuanto antes. Y con intenciones de llegar a cotas del 21%.

Por su parte, en Europa, castigada por primera vez en décadas por un déficit generalizado y una necesidad de ingresos en las arcas públicas muy evidente, se ha envalentonado proponiendo un tipo mínimo del 25%. Lo que supondría una recaudación de 167.800 millones extras en el territorio comunitario, que bien podrían servir para amortizar los famosos planes de recuperación.

Este incremento del tipo impositivo debe entenderse como una nueva fuente de recursos para los estados, que podrán dotar a las compañías y los contribuyentes de mejores recursos. En cualquier caso, aquellas empresas que cuenten con una política adecuada y sostenible en I+D+i van a poder aprovechar el denominado incentivo Patent Box, el cual produce la reducción de la Base Imponible (previo al cálculo del tipo impositivo) sin límite de aplicación. Este incentivo está implantado en más de 20 países (entre ellos. EEUU, China, España, Francia, Bélgica…) y casualmente está regulado por la OCDE. Quien, recordemos, propuso el tipo impositivo mínimo.

Las empresas innovadoras que apuesten por una política de inversión en I+D+i no sufrirán el impacto de los tipos impositivos mínimos

Ahora bien, para poder llegar a beneficiarse de este incentivo, es necesario contar con un modelo sostenible de generación de determinados activos intangibles. La ‘voluntad del legislador’ es que las rentas que dan derecho a la reducción de la base imponible sean las procedentes de las cesiones (y en determinados casos las trasmisiones) de patentes, modelos de utilidad, certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios, dibujos y modelos legalmente protegidos, que deriven de actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica (este activo no es válido para regiones Forales de Álava, Gipuzkoa y Bizkaia), y software avanzado registrado que derive de actividades de investigación y desarrollo.

En conclusión, las empresas innovadoras que sigan apostando por una política de inversión en I+D+i, no sufrirán el (futuro) impacto de los tipos impositivos mínimos, ya que el incentivo Patent Box se ocupará de ellas. La aplicación de este incentivo reduce de la base imponible previa a la aplicación del tipo impositivo y que, sumado al mecanismo de ayudas y el cheque fiscal (monetización de las deducciones fiscales), además lograrán modelos de inversión sostenibles que cambiarán el modelo productivo y acelerarán la recuperación.

Sobre Héctor Cifuentes

Héctor Cifuentes, actual responsable del incentivo Patent Box en FI Group España, es graduado en Ingenería Naval y oceánica por la Universidad Politécnica de Madrid.

En 2015 se inició en el mundo del asesoramiento de Patent Box (I+D+i) en Iplusf. Años más tarde (2017), dio el salto a FI Group, como responsable del incentivo de Patent Box, el cual considera como “la culminación de una estrategia de inversión en I+D+i sostenible y exitosa”. A través de este servicio, Cifuentes trabaja con las direcciones fiscales de las compañías y además posee interacciones con áreas mercantiles, contables, comerciales y técnicas (I+D+i).


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.