Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Crisis del coronavirus

Se dispara la deuda pública en España hasta los 1,3 billones en 2020

El analista Juan Carlos Higueras se trata de un aumento “descontrolado e insostenible” de la deuda pública y que más allá de la pandemia, se trata de una situación que viene de largo

Publicado el:
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La lucha contra la pandemia del coronavirus ha disparado la deuda pública española hasta los 1,3 billones de euros en diciembre de 2020, el 117,1 % del PIB, la cifra más alta registrada en un cierre de año de toda la serie histórica. Los datos avanzados este miércoles por el Banco de España señalan a un aumento de la deuda en el año de 122.439 millones, un 10,3%, lo que sitúa la cifra total en 1.311.298 millones en diciembre.

Pese a la magnitud de las cifras, el Ministerio de Asuntos Económicos resalta el buen comportamiento de la economía en la segunda mitad de 2020, lo que ha permitido situar el endeudamiento 1,7 puntos de PIB por debajo de lo previsto en el último cuadro macroeconómico (118,8% del PIB) e incluso de la estimación para 2021 (117,4% del PIB).

Las graves consecuencias económicas de la pandemia, los cierres de actividad, el incremento de los gastos sanitarios y la red de protección social desplegada estarían detrás del repunte histórico en la deuda, la mayor parte asumida por la administración central. Esto, unido a los 16.000 millones destinados al fondo covid-19 para las comunidades autónomas, llevó al Estado a terminar el año con una deuda de 1.166.098 millones, 110.980 millones más que un año antes.

Deuda “descontrolada e insostenible”

Para Juan Carlos Higueras, analista y profesor de EAE Business School, se trata de un aumento “descontrolado e insostenible” de la deuda pública, que se da por la pandemia, pero también por una inercia sostenida en el tiempo debido a la “actitud de quienes nos gobiernan desde hace años”. “Una actitud que se ha visto impulsada ante las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales en el mundo y del BCE en Europa, con tipos de interés negativos y océanos de liquidez sobre los que surfean muchos países altamente endeudados”, añade Higueras.

Expone el profesor de EAE que nos hemos endeudado en 2020 a un ritmo de 336 millones de euros cada día y que esta situación seguirá durante los próximos 10 años. “Seguiremos aumentando nuestro stock de deuda pública hasta superar el 141% del PIB en el año 2029 para comenzar a estabilizarnos en esos niveles varios años después, es decir, que vamos a continuar por una senda de déficit estructural y primario muy elevado”, alerta Higueras.

De ese modo, indica el analista que España se sitúa en el contexto europeo en una situación de elevado riesgo de sostenibilidad fiscal tanto a corto como medio plazo, por lo que, según apunta, “sería recomendable prestar mucha atención, en los próximos años, a las partidas de gasto de los PGE, pues todo aquello que sea gasto improductivo o que no esté muy justificado, habría que evitarlo, sin mermar o recortar gastos fundamentales”.

En 2020 también se incrementó la deuda de las comunidades autónomas -en 8.372 millones, hasta un total de 303.452 millones- y, sobre todo, de la Seguridad Social, que alcanzó los 85.355 millones tras un repunte de 30.331 millones, más del 50 %. Las corporaciones locales, en cambio, cerraron el ejercicio con un endeudamiento de 20.011 millones, 1.220 millones menos.

Al cierre de 2020 la mayor parte de la deuda se encontraba en valores representativos de deuda, sobre todo a largo plazo (1.055.542 millones), aunque también a corto (77.497 millones), mientras que el resto se repartía en préstamos (173.301 millones) y efectivo y depósitos (4.959 millones).

“La realidad confirma la prudencia del Gobierno en todas sus previsiones”, ha destacado la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, durante su intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados, al tiempo que ha destacado “el buen comportamiento de la economía española y la excelente gestión del Tesoro del reino de España”.

Condonación de la deuda

Por otra parte, Calviño considera un debate “artificial y estéril” las propuestas para que el Banco Central Europeo (BCE) condone deuda pública de los Estados por la crisis de la pandemia de Covid-19.

En la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, el diputado del PP Mario Garcés ha instado en varias ocasiones a la vicepresidenta tercera a exponer su posición sobre el manifiesto impulsado por el economista francés Thomas Piketty en favor de esa condonación, que ha sido suscrito por relevantes cargos de las formaciones de Gobierno, como la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, o el responsable económico de Podemos y secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez.

Pero Calviño ha remitido sus “prioridades” a controlar la pandemia, avanzar en la vacunación, el apoyo a familias, empresas y autónomos para afrontar la crisis y la ejecución rápida del Plan de Recuperación. “El resto de debates que no suman a este objetivo colectivo y compartido no son ni prioritarios ni productivos, son artificiales y estériles”, ha dicho.

Sin pronunciarse sobre ningún aspecto concreto de la propuesta, Calviño ha destacado que la actual política monetaria del BCE está permitiendo la colocación de deuda “en condiciones favorables” y que su mejor reflejo está en una prima de riesgos en el entorno de los 60 puntos cuando en la anterior crisis, en 2012, alcanzó los 668 puntos.

Por ello, ha insistido en el mantenimiento de las actuales políticas monetaria y fiscal y la continuidad de los programas de compra por parte de la institución, pues cree que esta política ha facilitado un “marco adecuado” para la adopción de medidas para afrontar la crisis.

En apenas un año, el Tesoro ha emitido 115.000 millones de euros para responder a las necesidades de la pandemia, ha relatado Calviño, si bien ha alabado la “excelente gestión” de este departamento, al concluir el pasado año por debajo de las previsiones de endeudamiento respecto al PIB, incluso de las previstas para el próximo año, en el entorno del 117%.

El Tesoro Público español celebrará mañana la última subasta de febrero, y en ella espera captar entre 4.500 y 5.000 millones de euros en varias denominaciones de deuda a medio y largo plazo.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.