Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Funcas eleva su previsión de inflación para el cierre 2021 hasta el 2%

Unas previsiones que toman como referencia la cotización del barril de petróleo a 60 dólares. Si precio del crudo se encarece hasta 70 dólares, la tasa media anual sería del 1,6% (del 2,7% en diciembre)

Publicado el:
persona repostando en una gasolinera combustible

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha elevado su previsión de inflación para 2021 hasta un 2 % interanual en diciembre de ese año ante el encarecimiento del precio del petróleo.

Funcas revisa también al alza su estimación de tasa media anual, que sitúa ahora en el 1,2 %, cuatro décimas por encima de su anterior cálculo, unas previsiones que se basan en una cotización del barril de petróleo de 60 dólares a finales de este año.

En un entorno alternativo en el que el crudo alcanzase los 70 dólares, la inflación alcanzaría el 1,6 % en términos medios y el 2,7 % en diciembre, mientras que si el petróleo bajara a 45 dólares, la estimación sería del 0,7 % y el 0,9 %, respectivamente.

Cierre de año

El IPC experimentó un incremento mensual del 0,2% en diciembre del pasado año, lo que elevó la tasa interanual de inflación en tres décimas porcentuales hasta el -0,5%.

La tasa armonizada aumentó hasta el -0,6%, frente a un -0,3% de media en el conjunto de la eurozona. La tasa de inflación subyacente descendió hasta el 0,1%, mientras que el núcleo inflacionista, que excluye todos los alimentos y los productos energéticos, situó su tasa en el 0%. Tras los resultados de diciembre, la tasa media anual de 2020 ha quedado situada en un -0,3%, y la tasa media subyacente en un 0,7%.

El incremento de la tasa de inflación en diciembre ha sido algo mayor de lo esperado, debido a la desviación al alza con respecto a lo previsto en los productos energéticos (cuadro 1). Sin embargo, en los servicios y en otros grupos la inflación fue inferior a lo esperado.

Entre los componentes de la inflación subyacente, los alimentos elaborados incrementaron su tasa de inflación en una décima porcentual hasta el 0,8%. Los bienes industriales no energéticos elevaron en diciembre ligeramente su tasa hasta el 0,1%, situando la tasa media anual en un 0,2%. Los servicios, por su parte, situaron su tasa en el -0,1%, en negativo por primera vez desde principios de 2014.

Dentro de los servicios, destacó el descenso de la inflación en los paquetes turísticos nacionales hasta el -10,6%, en los paquetes turísticos internacionales hasta -6% y en los vuelos internacionales hasta -17,3%. También descendió la inflación en restaurantes y cafés, aunque en este caso la tasa es positiva: +1,3%. En la categoría de hoteles la tasa aumentó, aunque sigue en negativo: -18,3%. De las 74 subclases de servicios que integran el IPC, 15 registraron tasas negativas en diciembre. En el sentido contrario, las tasas más elevadas se encuentran en transporte de pasajeros por mar (8,7%), así como en seguros y en peluquerías para mujeres (en torno al 3%).

Entre los componentes más volátiles, los alimentos no elaborados redujeron su inflación en diciembre hasta el 1,4%. Este grupo experimentó un repunte importante al inicio de la crisis, con una tasa del 6,9% en abril, y posteriormente fue descendiendo hasta situarse en los últimos meses del año en tasas incluso inferiores a las registradas al inicio del año. De media en el conjunto del año, los precios de los alimentos no elaborados fueron un 3,7% más caros que en 2019.

Finalmente, los productos energéticos experimentaron un encarecimiento en diciembre, lo que incrementó su tasa interanual de inflación, aunque esta siguió siendo negativa: -6,2%. La energía eléctrica situó su tasa en positivo (5,9%) después de 19 meses seguidos con tasas negativas. Así, pese al encarecimiento de diciembre, la energía eléctrica fue, de media en el conjunto del año, un 9% más barata que en el año anterior, en el cual, el precio medio también había descendido, un 6,7%. Como consecuencia de ello, según el IPC, el precio medio de la electricidad en 2020 ha sido el más bajo desde 2010. El precio medio del gas también descendió en 2020 por segundo año consecutivo, mientras que los combustibles y carburantes fueron, de media en 2020, un 11,2% más baratos que el año anterior.