Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

La conselleria no los recomienda

Sanidad no recetará los test de anticuerpos que llegan con cuentagotas a las farmacias

Aseguran que la sanidad pública ya tiene a su disposición esta misma prueba y técnicas más fiables. Puesto que se precisa receta médica para adquirirla en farmacias, todo apunta a que serán los profesionales con consulta privada los que la prescribirán

Publicado el:
Sanidad no recetará los test de anticuerpos que llegan con cuentagotas a las farmacias

La Conselleria de Sanitat Universal y Salud Pública, alineada con la evidencia científica actual, las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y la OMS, ha dejado claro que únicamente recomienda el uso de test rápidos de anticuerpos COVID-19, que pueden adquirirse en las farmacias con receta médica, para determinados estudios, y siempre con fines de investigación, por lo que no contempla el registro sistemático de los resultados de estas pruebas ni las incluye en su estrategia de rastreo y control de casos.

Por ello, los médicos de atención primaria de la Sanidad Pública no recetarán este tipo de test, ya que tienen a su disposición en los ambulatorios de la Comunitat esta misma prueba y técnicas más fiables. La Conselleria advierte que las pruebas rápidas de detección de anticuerpos a partir de una muestra de sangre obtenida mediante un pinchazo en el dedo “tienen un rendimiento menor que las técnicas que se realizan en los laboratorios a partir de una muestra de sangre extraída de una vena”, es decir los test de seroprevalencia a los que ya tenía acceso la sanidad pública son mucho más fiables.

Por eso, la consellera, Ana Barceló, pide prudencia en la utilización e interpretación de estas pruebas de detección rápida de anticuerpos.

medidas excepcionales

“Lo único que puede acreditar el test de autodiagnóstico de anticuerpos es si la persona ha pasado la enfermedad o no”, indica la titular de Sanidad, quien abunda en que las pruebas de detección rápida de anticuerpos COVID-19 en ningún caso se consideran adecuadas para el diagnóstico de infección activa, ni en pacientes sintomáticos ni en asintomáticos.

En la misma línea se ha manifestado el vicesecretario del Colegio de Médicos de Valencia y médico de atención primaria, Antonio Monrabal quien confirma a Economía 3 que no se están recetando porque no son necesarios en la sanidad pública: “Disponemos de otras herramientas antes que hacer que los pacientes se gasten el dinero. Si desde el punto de vista clínico vemos necesario saber si un paciente ha generado inmunidad no es necesario enviarlo a la farmacia a que se gaste el dinero, lo podemos averiguar con medios públicos y más fiables como pidiendo una prueba de serología”, comenta.

También asegura el doctor que tienen a su disposición, desde hace aproximadamente un mes, este tipo de test rápidos de anticuerpos en los centros de salud, “por lo que no tiene lógica que se prescriba comprar algo, cuando la sanidad pública lo tiene a su disposición si el médico lo considerara necesario”.

Pero esa es la pregunta, cuándo se considerará necesario conocer este dato, es decir si se ha generado o no inmunidad. Monrabal defiende que cada médico evaluará la  idoneidad en función de las circunstancias clínicas, del riesgo del paciente, etc. “Si el paciente tiene interés en saber si ha tenido o no la enfermedad debe ser cada médico en diálogo con el paciente el que considere si es necesario hacer esa prueba, otra más fiable o ninguna, porque por mucho que el paciente se la quiera hacer, el médico no tiene por qué prescribírsela si no la considera oportuna. Al médico o a la farmacia no podemos ir como si fuéramos a un supermercado”, comenta el doctor.

En línea con lo que ha establecido la Generalitat con este aviso que ha trasladado a todo el colectivo de atención primaria, estos test rápidos o autotest se reservarían para estudios de grupo, “es decir si se quisiera saber en breve espacio de tiempo por ejemplo, en qué situación (respecto a anticuerpos) se encuentran los pacientes o el personal de una residencia o el cuerpo de bomberos provincial”, ejemplifica Monrabal.

Una herramienta para la sanidad privada

Todo parece indicar que será una herramienta prescrita principalmente por los médicos que cuentan con una consulta privada, ya que no disponen de muchas más alternativas a su alcance para dar respuesta a las necesidades o inquietudes de los pacientes. “Obedece más a la demanda de los profesionales de la sanidad privada”, cree Monrabal.

Pero Monrabal insiste “del mismo modo que es el médico el que la debe recetar, también debe ser este el que la interprete ya que estas pruebas detectan la aparición de dos tipos de anticuerpos IgG e IgM”. Además advierte que al cabo de un corto periodo de tiempo, la prueba se estropea, con lo cual, el paciente debe ser muy responsable a la hora de trasladar el resultado al médico, ya que la prueba la realiza cada paciente en su propia casa.

“Lo que asimismo puede generar una mayor sobrecarga de un sistema sanitario, ya de por sí saturado, al que se acudirá tanto para solicitar la prueba como para resolver las dudas generadas por los resultados”, añade en este sentido el vicepresidente del Colegio de Médicos de Alicante, el doctor Hermann Schwarz.

Schwarz recuerda que este tipo de pruebas no sirven y, por tanto, no deben ser utilizadas, para diagnosticar infección activa por el SARS-CoV-2 ni en pacientes sintomáticos ni en asintomáticos. En este sentido, señala que únicamente informan de si el paciente ha tenido un contacto previo con este virus, pero no de si actualmente está infectado.

“Tampoco “dicen” estos test cuándo se generaron los anticuerpos y por tanto, si lo estipulado es que la inmunidad permanezca durante tres meses, no sabríamos a partir de qué fecha contar para asegurar esa inmunidad, si tenemos por delante tres meses o ya los estamos agotando, solo me dicen que en este momento me detectan o no anticuerpos, por lo hablar de los casos de reinfección que existen”,  insiste Monrabal.

Por ello en lo que insisten los expertos y más les preocupa es que los test generen una falsa sensación de seguridad, que lleve a la población a relajar las medidas de protección sanitaria. “Cualquier prueba de detección de anticuerpos informa de la presencia de defensas en el organismo contra alguno de los componentes del SARS-CoV-2, agente causal de la COVID-19, lo que sugiere que el paciente ha tenido contacto previo con el virus. Su positividad no garantiza la inmunidad, por lo que se deben seguir cumpliendo las medidas de protección”, subraya también la conselleria.

La Comunitat empieza a recibir los test con cuentagotas

Según ha podido averiguar este medio, los test de autodiagnóstico de anticuerpos han comenzado a distribuirse en las farmacias de la Comunitat de manera todavía muy limitada, de hecho en el día de ayer todavía muchas farmacias, principalmente de Castellón, no los habían recibido.

Tal y como concretan desde el Micof –Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia–, los autotest autorizados por la AEMPS son Prima Autotest AC Covid-19 y Byosynex Autotest AC Covid-19, que están siendo dispensados por las distribuidoras que operan en nuestra Comunitat: Alliance, Cofares, Centro Farmacéutico, Hefame y Federación Farmacéutica.

En este sentido recuerdan que se trata de pruebas que necesitan de prescripción médica y son de dispensación exclusiva en farmacias, no por internet, y permiten obtener unos resultados rápidos gracias a una punción en el dedo, pero que, en ningún caso, están recomendados si existe sospecha de infección.

Dado que se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, recalcan desde los Colegios de Farmacéuticos de la Comunitat Valenciana que es muy importante que los ciudadanos comuniquen al profesional sanitario prescriptor de la prueba su resultado para su adecuado seguimiento. “Tenemos que asegurar la comunicación de los resultados a la red pública puesto que se trata de una enfermedad de obligada declaración”, ha indicado también el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Preguntado acerca de si el Ministerio va a autorizar o no finalmente los test de antígenos en farmacias, tal y como viene reclamando la Comunidad de Madrid, Illa ha concretado: “Estamos analizando con mucho detenimiento esta propuesta. Vamos a proceder, no con prisas, sí con seguridad”.