Entrevista a Sebastián Oviedo, consejero delegado de MiCampus Residencias

Residencias de estudiantes hacen frente a la pandemia: inversiones y alta ocupación

Resalta que han aumentado la capacidad de plazas y dice que la capacidad está completa al 97 %

Las residencias de estudiantes han apostado por grandes inversiones ante la pandemia del coronavirus, en un periodo en el que han registrado una alta ocupación. Es el caso de MiCampus Galileo Galilei de València ha invertido más de un millón de euros en remodelar el espacio, para hacer frente a “máximos históricos” de ocupación. Así lo asegura Sebastián Oviedo, consejero delegado de MiCampus Residencias, que precisa que las plazas están cubiertas al 97 %, lo que en el sector se considera “plena ocupación”.

Ante la pandemia, en la que las residencias tuvieron que cerrar sus puertas, Oviedo cree que este sector “ha demostrado estar entre los más resilientes”. De hecho, recalca que han aumentado la capacidad de plazas, con ocupación récord, y han invertido más de un millón de euros en la remodelación de Galileo Galilei para “satisfacer la demanda en cuanto a calidad y seguridad”.

“Sentimos que los padres se sienten más seguros dejando a sus hijos en la residencia, donde tienen garantizadas las medidas de seguridad y un equipo profesional de gente responsable velando por el cumplimiento de los protocolos, que un piso compartido no existen”, subraya. En este contexto, considera que las residencias pueden ofrecer al estudiantado “seguridad y responsabilidad”, además de apoyo estructural y coordinación con las Universidades para “garantizar las condiciones necesarias para el desarrollo académico que es fundamental para el progreso de los jóvenes en España”.


Oviedo: “En la residencia tienen garantizadas las medidas de seguridad y un equipo velando por el cumplimiento de los protocolos, que un piso compartido no existen”

Por ello, apunta que hay un cambio de tendencia entre el estudiantado, que pasan de decantarse por los pisos compartidos a elegir las residencias: “Siempre estarán más seguros”, sostiene Oviedo. Para conseguirlo, explica que cuentan con el certificado COVID FREE, otorgado por Bureau Veritas. Asimismo, además de las medidas preventivas generales -como la distancia social, lavado de manos y mascarilla- y las organizativas -reforzar las limpiezas de áreas comunes, comedor o gimnasio-, cuentan con un servicio gratuito de atención medica: MiCampus Health. Este puede ser presencial u on-line, según el caso, para brindar mayor seguridad a los residentes.

Por otro lado, para hacer frente a la nueva modalidad de clases online han dotado a todas las residencias de MiCampus con un servicio de última tecnología y alta velocidad 5G. En cuanto a las salas comunes, se deberá respetar la capacidad reducida de aforo y se han incrementado y reforzando las limpiezas antes y después de cada uso; como también los turnos de comedor.

En caso de que se detecte algún positivo, Oviedo detalla que proceden a su inmediato aislamiento en las habitaciones especiales destinadas para estos fines. “Se le brinda asistencia médica con nuestros propios médicos de MiCampus y se pone en conocimiento de la autoridad sanitaria para seguir sus instrucciones”, garantiza.

residencia-Galileo-Galilei

Residencia de estudiantes Galileo Galilei

Por otro lado, desde el Colegio Mayor Saomar de València están realizando diferentes reformas que impiden la apertura del centro, pero su gerente, Marisa Gómez, destaca que se adaptará a las medidas exigidas, como habitaciones individuales con baño propio y zonas comunes amplias y ventiladas. Además, resalta el interés del estudiantado por hacerse con las plazas, pese a que este curso no estarán operativos.

“Nos ha sorprendido positivamente la cantidad de solicitudes de información que hemos recibido, incluso algunos para el próximo el curso 2021-2022, que será cuando retomaremos la actividad”, celebra, en un momento en el que tendrán capacidad para 68 residentes. Gómez considera que las residencias y colegios mayores ofrecen “tranquilidad y seguridad” al estudiantado, ya que se aplican las medidas de higiene y protección necesarias para prevenir contagios.

En cuanto a la pandemia, apunta que ha provocado un “cambio de mentalidad”. “Ha supuesto tener que replantearse el funcionamiento y el día a día, una nueva rutina. Hemos tenido que adaptarnos para convivir con el coronavirus, minimizando los riesgos e implementando las indicaciones de expertos y organismos asesores”, expresa.

Para su regreso a la actividad el próximo curso, reitera que las habitaciones serán individuales con baño propio; mientras que en las salas comunes se reducirá el aforo y se limitará su uso a trabajos en equipo. “Las residentes podrán estudiar en su habitación y, si fuera necesario por aislamiento o las circunstancias lo exigieran, también podrán trabajar en grupo online. Tendrán todos los medios necesarios disponibles”, asegura.

Suscríbete a nuestra newsletter