Alertan desde UPTA de la caída del consumo en la Comunitat Valenciana

Los autónomos piden una moratoria para devolver los créditos avalados por el ICO

Señalan desde ATA que muchos autónomos no han podido recuperar su nivel de ingresos por lo que piden "una prorroga de carencia de entre 18 y 24 meses"

Archivado en: 

En la imagen, un trabajador monta la terraza de una cafetería en Valencia. EFE/ Biel Aliño.

A finales de este mes se producirá el vencimiento para el primer pago de los créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) que fueron concedidos a empresas y autónomos para hacer frente a la crisis del coronavirus. Muchos trabajadores por cuenta propia no podrán hacer frente a esta deuda ya que no han podido recuperar su nivel de ingresos en unos meses que se han caracterizado por la baja actividad, sobre todo en sectores como el turismo, la hostelería o el comercio. Es lo que denuncian organizaciones como la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) o la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), quienes solicitan una moratoria en la devolución de estos créditos para aquellos sectores en los que no se haya podido retomar la actividad habitual.

“Los autónomos que solicitaron un ICO durante el estado de alarma lo hicieron anta la bajada de ingresos. Ahora la actividad ha vuelto pero la mayoría de los autonómos no han recuperado su nivel de ingresos anterior a la pandemia”, expone Celia Ferrero, vicepresidenta de ATA, quien señala que “no es el momento de añadir gastos” por lo que apunta que “sería importante que aquellos autónomos que no puedan hacer frente a estos pagos se les aplazara hasta que recuperarán su nivel normal de actividad. Hemos pedido una prorroga de carencia de entre 18 y 24 meses”.

El Gobierno de España puso en marcha durante el confinamiento una Línea de Avales del Estado de hasta 100.000 millones de euros para facilitar el mantenimiento del empleo y paliar los efectos económicos de la crisis sanitaria. A fecha 15 de septiembre de 2020, con este programa se han avalado un total de 804.754 operaciones correspondientes a más de 530.000 empresas de España. El importe total avalado es de 76.002,7 millones de euros. Esto ha permitido que las empresas hayan recibido 100.000,4 millones de euros de financiación. Además, según datos del ICO, el 87% de las empresas con operaciones formalizadas están directamente gestionadas por autónomos y micropymes.


El 87% de las empresas con operaciones formalizadas están directamente gestionadas por autónomos y micropymes


En la Comunitat Valencina se han formalizado 88.307 operaciones para más de 56.893 empresas. El importe total avalado ha sido de 7.916,8 millones de euros, lo que ha permitido que las empresas y los autónomos hayan recibido más de 10.276 millones de euros de financiación.

Como apuntan desde UPTA, el pasado mes de abril muchos trabajadores autónomos con necesidades financieras o de refinanciación, solicitaron préstamos ICO en el primer paquete de créditos. El valor de dichas ayudas fue de 20.000 millones de euros, de los que, al menos la mitad, estaban destinados a autónomos y pymes. Esta primera línea de ayudas garantizaba hasta el 80% de los préstamos que los autónomos y pymes solicitasen a los bancos para hacer frente a los pagos derivados de sus negocios durante el Estado de Alarma.

“El vencimiento del primer pago de estos créditos se producirá a finales de este mes. Con este escenario, miles de autónomos que aún no han podido facturar nada, bien por impedimento legal o por una muy baja actividad económica durante los meses de verano, tendrán que hacer frente al pago de estas cuantías”, exponen desde la entidad y por ello solicitan una una moratoria en el pago de los préstamos ICO para todos aquellos autónomos que no hayan tenido actividad económica durante estos meses, “ya que son miles los trabajadores por cuenta propia que pudiendo desarrollar su actividad, no han logrado ni siquiera facturar el mínimo exigible para retomar de forma habitual sus actividades económicas”.

Caída del consumo

“Estos créditos se concedieron para aguantar el tirón y poder hacerse cargo de gastos corrientes como el alquiler”, apunta Javier Pastor, secretario general de UPTA-PV, quien expone que no se esperaba que el impacto sobre la actividad económica durará tanto por lo que “se pueden crear problemas” a la hora de devolver los créditos ICO ya que “aún no sabemos si se despejará la situación o cada vez será peor”. Alerta, a su vez Pastor, de un descenso en el consumo que está agravando la situación de los autónomos. “La gente tiene miedo y se está paralizando la demanda”, indica el secretario general de UPTA-PV.

Según los datos facilitados por el banco Sabadell a UPTA, el consumo en la Comunitat Valenciana ha descendido en los últimos 30 días teniendo en cuenta el movimiento de las tarjetas de crédito. De este modo, en la provincia de Alicante ha descendido la demanda un 9 % durante el último mes respecto al mismo periodo del año anterior. Actividades como la hotelería y el comercio son las que registran las mayores caídas, un 44 % y un 48 %, respectivamente. Asimismo, la utilización de tarjetas extranjeras en Alicante ha caído cerca de un 60 % respecto a los mismos 30 días del 2019.

En la provincia de Valencia la situación es similar, el consumo medido por el movimiento de tarjetas ha descendido en los últimos 30 días un 6 % respecto al ejercicio anterior. La hotelería representa el 33 % del consumo alcanzado el año pasado, es decir, un descenso de casi el 70 %, y el comercio ha caído un 27 %. La demanda extranjera ha supuesto tan solo el 30 % respecto al consumo obtenido el año pasado.

Por último, Castellón ha sido el mejor parado. Su consumo ha crecido un 2 % respecto al año pasado. La hotelería y el comercio han descendido alrededor de un 30 % en los últimos 30 días respecto al mismo periodo de 2019. Y el consumo extranjero se ha situado en el 63 % de lo que fue el año pasado. En las tres provincias, el único sector que ha crecido es el de la alimentación, que ha experimentado aumentos de entre el 3 y el 30 %. Por su parte, la restauración ha experimentado caídas de entre el 9 y el 12 % en Alicante y Valencia, mientras que en Castellón ha crecido un 8 %.

Suscríbete a nuestra newsletter