Reacciones

Cámara Barcelona se opondrá a fusión CaixaBank-Bankia en patronato La Caixa

Empresarios e instituciones catalanas plantean que la sede de la nueva entidad financiera vuelva a Barcelona y abandonen València

Archivado en: 

EFE/Manuel Bruque

La Cámara de Comercio de Barcelona, que tiene presencia en el patronato de la Fundación Bancaria La Caixa como fundadora de la histórica Caixa d’Estalvis i Pensions de Barcelona, ha anunciado que se opondrá a la fusión de CaixaBank y Bankia y que pedirá “formalmente que no se lleve a cabo”. En varios mensajes en su cuenta de Twitter, el presidente de la Cámara barcelonesa, Joan Canadell, ha dado a conocer este posicionamiento.

Justo el viernes, el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunitat Valenciana, José Vicente Morata, se manifestaba en la misma línea que la CEV, a favor, de la fusión. En estos días, se han dado diversas opiniones en ambos sentidos. Las más sonadas las de los grupos políticos como Unidas Podemos que quería crear una banca pública a partir de la participación del Estado en Bankia.

A lo largo del fin de semana, el tema se ha ido afinando y también se ha abierto la batalla por apostar por la sede de la gran y futura entidad. El sábado el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, calificó como positivo que la sede siguiera en València, aunque se remitió a una decisión de empresa ‘privada’.

En todo caso, la Cámara de Barcelona tiene una presencia simbólica en el patronato de la fundación, que preside Isidre Fainé y cuya vicepresidencia recae en Juan José López Burniol, a los que se añaden 13 patronos.

La Cámara de Comercio de Barcelona, liderada desde el año pasado por Joan Canadell, está representada en el patronato de esta fundación -que controla el 40 % de CaixaBank a través de Criteria- desde finales de julio a través de Antoni Fitó.


Canadell ha planteado que, si CaixaBank y Bankia acaban fusionándose, la sede del nuevo banco fusionado “vuelva a Barcelona, de donde nunca tenía que haberse marchado”, una demanda que ayer también hizo la Generalitat.

Los estatutos de la Fundación dan la potestad a las cinco entidades fundadoras de la Caixa d’Estalvis de elegir a un único representante en el patronato, en el marco de un turno rotatorio, y ahora le ha tocado la oportunidad de designar a un representante a la Cambra.

No obstante, la fusión entre ambas entidades financieras está en manos de los respectivos Consejos de Administración de CaixaBank y Bankia, que si las negociaciones fructifican podrían reunirse en las próximas semanas, y ya se baraja la fecha del 13 de septiembre como posible.

Canadell sostiene que a pesar de que la Fundación Bancaria La Caixa pueda ser el primer accionista del nuevo banco, y el FROB el segundo, “el Estado tiene herramientas múltiples para conseguir lo que le convenga. Es cuestión de tiempo que La Caixa sea plenamente españolizada para siempre y pierda los orígenes”.

“Si se confirma la fusión, será un paso más para concentrar el poder en Madrid y alejarse de los orígenes catalanes para siempre. Una lástima, y una consecuencia más de no tener un Estado a favor”, sostiene Canadell, que ha acusado al Estado de “cargarse en pocos años el sistema de cajas”.

Con estos argumentos, Canadell también avanza que pedirá a las otras entidades fundadoras de la histórica Caixa d’Estalvis i Pensions de Barcelona, como son Foment del Treball, el Ateneu Barcelonès, el Institut Agrícola Català de Sant Isidre y la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País, que se manifiesten también en contra de esta fusión.

Asimismo, en un comunicado, Canadell ha planteado que, si CaixaBank y Bankia acaban fusionándose, la sede del nuevo banco fusionado “vuelva a Barcelona, de donde nunca tenía que haberse marchado”, una demanda que ayer también hizo la Generalitat. Canadell asegura que si el domicilio social de la nueva entidad financiera se mantiene en Valencia, como apuntan los medios, “a nosotros, como entidad fundadora, nos preocupa este alejamiento”, remarca.

A juicio de Canadell, los órganos de decisión “se deberían mantener lo más cerca del origen de la entidad y la fusión debería servir para reforzar el arraigo de CaixaBank en Cataluña, así como para acercarse más a la sociedad catalana, sobre todo a la pequeña y mediana empresa”.

La Cambra alerta de las “consecuencias” de la fusión entre estas dos entidades, que daría lugar al “primer grupo bancario español”.
“Esta noticia nos preocupa porque representaría una mayor concentración del sector bancario. Esto va en detrimento de una competencia real del mercado y refuerza la situación de oligopolio”, argumenta Canadell, que reivindica una remodelación del sistema bancario “para añadir más competencia y más ayudas a las pymes para poder salir de la crisis”.

Asimismo, Canadell asegura que la fusión “pone de relieve cuál será la participación del Estado en el nuevo grupo“, en alusión a su rol de segundo accionista, y subraya que Bankia fue rescatada con 24.000 millones de los que solo se han recuperado 3.000.

Suscríbete a nuestra newsletter