Impacto del coronavirus

La Bolsa española, ante el peor semestre de su historia reciente

En estos primeros meses, se registró una caída del 24,27 %. Banco Sabadell e IAG los valores más castigados en el Ibex 35

Foto: Efe/Vega Alonso

La Bolsa española ha acumulado una caída del 24,27 % en los seis primeros meses del año, el peor semestre de su historia reciente, condicionada por la crisis mundial provocada por las medidas adoptadas para contrarrestar la expansión de la pandemia del coronavirus, según datos del mercado.

Pérdidas semestrales similares registró en la última mitad de 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers, cuando cedió el 23,66 %, y en los seis primeros meses de 2010, cuando se intervino a Grecia y se especulaba con que España podría correr igual suerte y la bolsa descendió el 22,41 %.

Los tres primeros meses del año estuvieron marcados por las pérdidas: la bolsa bajaba el 1,9 % en enero, el 6,88 en febrero % y el 22,21 % en marzo.

En enero, ya incidía en el mercado el cierre de alguna región en China por el coronavirus y otros asuntos, como el asesinato por Estados Unidos (EEUU) del general iraní Qasem Soleimaní en Irak, lo que elevaba la cotización del petróleo (el Brent se ha negociado este semestre entre un máximo de 71,75 dólares el 8 de enero y un mínimo de 15,98 el 22 de abril -Arabia Saudí decidió incrementar su producción en plena crisis-).

Aunque se conocían datos económicos que mostraban la desaceleración económica, todavía había noticias que mitigaban el ánimo de los inversores de recoger beneficios tras las recientes subidas del último tramo del año pasado, como sucedía con la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, que entraría en vigor a finales de enero.

En febrero, la bolsa se acercaría a mediados de mes a los 10.100 puntos, precio desconocido desde mayo de 2018, pero rápidamente la realidad del coronavirus trajo las ventas y el mes acabó con una caída cercana al 7 % por la capacidad de anticipación del mercado a la realidad que vendría y al impacto que causaría en el crecimiento mundial, en las cuentas societarias y en sectores cíclicos (turismo, transporte o banca).

Llega la COVID-19

Con la expansión de la pandemia y los cierres de actividad, fronteras, confinamientos, estados de alarma, etc., la bolsa bajaría a mediados de marzo al mínimo anual de cierre de 6.100 puntos (durante esa sesión bajó hasta 5.800).

Las intervenciones de los bancos centrales, las inyecciones de liquidez y las compras de deuda, así como las medidas fiscales y las inversiones decididas por las grandes economías del mundo servirían para que en el segundo trimestre del año cambiara el rumbo bursátil, que en abril subió el 2,02 %; en mayo el 2,52 % y en junio el 1,9 %.

Además, se iban conociendo datos económicos que hablaban de la recuperación de algunas economías, como con algunas estadísticas de actividad en China o los Estados Unidos, al tiempo que se iba recuperando la confianza de empresarios y consumidores y se reiniciaba la economía en muchos países aunque la pandemia continuaba extendiéndose y, al acabar este mes, había más de 10 millones de afectados en todo el mundo.

En cuanto a la evolución de las empresas del principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, que termina junio en 7.231,4 puntos, bajan treinta y suben cinco.

La mayor caída del IBEX y de la bolsa en este período correspondió a Banco Sabadell, el 68,96 %, seguida por IAG con una bajada del 66,12 %, en tanto que Meliá Hotels ha perdido el 51,88 %; Bankia el 43,94 % y Merlín Properties el 42,3 %.

En el lado contrario se han situado Cellnex con un alza del 41,44 %; Viscofán ha ganado el 25,39 %; Iberdrola el 16,68 %; MasMóvil el 11,6 % y Siemens Gamesa el 0,93 %.

Del resto de los grandes valores, Banco Santander ha cedido el 41,7 %; Repsol el 41 %; BBVA el 35,82 %; Telefónica el 31,8 e Inditex el 25,06 %

Suscríbete a nuestra newsletter