Los dos últimos llegaron el fin de semana

El aeropuerto de Castellón se reinventa y sirve como parking para 24 aeronaves

Aerocas ha habilitado un espacio para que estacionen los aviones parados por la crisis de la Covid 19 y que pagan entre 600 y 900 euros mensuales

El aeropuerto de Castellón se reinventa y sirve como parking para 24 aeronaves

Dos de los aviones estacionadas en la base de Vilanova d'Alcolea.

El aeropuerto de Castellón se ha convertido en un refugio para los aviones durante la pandemia de coronavirus. Desde que los gobiernos han impuesto restricciones a la movilidad de personas son ya 24 las aeronaves que han recalado en la base castellonense, donde han quedado aparcadas en el perímetro delimitado para ello por parte de la empresas pública propietaria de la instalación, Aerocas. Precisamente este fin de semana llegaron los dos últimos aviones, ambos propiedad de la compañía Air Nostrum, a la instalación. De esta forma, el aeropuerto se reinventa.

Desde la entrada en vigor del decreto de alarma, Aerocas ha autorizado la llegada y estacionamiento de quince aeronaves, que se han visto obligadas a dejar de operar. De ellas doce, incluidas las dos recién llegadas, son de la firma Air Nostrum, mientras que las otras dos son de la española Alba Star y Go Air, que gestiona servicios de vuelos cárter desde las instalaciones de Vilanova d’Alcolea, donde está radicado el aeropuerto castellonense. La llegada de las otras 9 aeronaves ha sido gestionada por la concesionaria Ecube Solutions.

Cada avión que estaciona en el aeropuerto ha de pagar entre 20 y 30 euros diarios, en función de las dimensiones de cada aparato lo que supone unos 600 o 900 euros mensuales. Con ello pueden estacionar en área pavimentada y tienen un menor coste que el fijado para las aeronaves que realizan vuelos comerciales y de pasajeros con continuidad. Unos vuelos que durante estas fechas han sido cancelados y ninguna de las línea low cost con base en Vilanova: Wizz Air, Ryanair y Volotea tienen actividad.

La firma Ecube Solutions que se responsabiliza de 9 de los aviones aparcados en la base aérea castellonense tiene la concesión administrativa para realizar actividades de mantenimiento y desmontaje de aeronaves.

El aeropuerto de Castellón compite a la hora de ofrecer áreas de estacionamiento de aeronaves con instalaciones vecinas como las de Teruel o la de Ciudad Real. Todo ello sin contar con la competencia que hacen aeropuertos del Norte de Europa, que permiten la llegada de aviones sin que tengan que pagar por permanecer en tierra. Una situación que puede cambiar a medida que se liberalicen las restricciones de la movilidad, dado que la actividad se irá recuperando.

En las instalaciones del aeródromo castellonense también tienen fijada su actividad tres empresas de formación de pilotos, que contribuyen a dinamizar la actividad, aunque en estos momentos, esté paralizada por mor de la pandemia de la Covid19.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter