Conferencia de Joaquín Maudos, catedrático de la UV y director adjunto del Ivie

Las 10 losas de la economía valenciana que sitúan su PIB per cápita entre las más pobres

En 2000, la Comunitat Valenciana ocupaba el puesto 8 en el ranking regional de PIBpc, y en 2018 ha descendido al 12. Nos parecemos a las regiones más pobres

Un ciudadano de la Comunitat es hoy un 6,7% más rico en términos reales que en el 2000, pero esa mejora es menos de la mitad que la que ha experimentado un ciudadano en el conjunto de España (un +16,9% de media).

Por tanto, la distancia que nos separa de la renta por habitante de España ha aumentado del 3,8% al 12,2%, llegando a alcanzar esa brecha su máximo (13%) en 2012. Aunque la brecha se contraía ligeramente en estos últimos años, en 2018 se ha vuelto a abrir. “La realidad es que nos parecemos más a las regiones más pobres que a las más ricas”, ha sentenciado Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la UV y director adjunto del Ivie en una conferencia durante la presentación de un informe sobre la sofisticación de las exportaciones valencianas.

Y en empleo, que es clave para cerrar esa brecha, tampoco mejora la Comunitat: de 2000 a 2018, ha aumentado un 15%, 4,3 pp menos que en España.

Para el investigador del Ivie el quid está en nuestra menor productividad, “la productividad por ocupado es un 5,4% inferior a la española, y la del capital un 7,1% menor, con lo que la PTF es un 8% inferior: Generamos menos valor que otras comunidades, y si queremos alcanzar el mayor nivel de bienestar de otras regiones, tenemos que recortar la brecha que nos separa de su productividad, ¿cómo? invirtiendo en I+D+i, capital humano, activos intangibles (diseño, marca), TIC, etc.”, ha descrito Maudos.

El catedrático ha descrito la 10 losas de la economía valenciana, debilidades tanto del tejido empresarial como del sector público:

  1. La Comunitat Valenciana está especializada en actividades que generan poco valor, de 62 ramas de actividad analizadas, en 42 estamos por debajo de la media, cuando además estas representan el 67% del VAB –valor añadido brutodel sector privado.
  2. Respecto a la cualificación de los recursos humanos, el porcentaje de ocupados con estudios universitarios en la Comunitat es tres puntos inferior a la media española.
  3.  El porcentaje de emprendedores, empresarios y directivos valencianos con estudios superiores es 4,2 puntos menor (28,8% frente a 33%). Y esto ocurre en empresas de todos los tamaños.
  4. Es la quinta comunidad con mayor tasa de temporalidad (28,8% vs. la media del 26,8%) en el empleo.
  5. El esfuerzo en I+D de la Comunitat es inferior al de España (1% vs. 1,2% del PIB). Y esto implica, tanto al sector público como privado, ya que la aportación de las empresas a la I+D total es menor que en España (44% vs 66%). Además la inversión en activos intangibles en la Comunitat (software, I+D, diseño, publicidad y formación) representa el 5,9% del PIB, frente al 6,4% de España.

De cada 100 euros invertidos del stock de capital en la Comunitat, la mitad corresponde a vivienda


6. La excesiva inversión en activos inmobiliarios lastra la productivida. La valenciana es la primera comunidad con mayor peso de los activos en vivienda en el capital: 50%, casi 7 pp por encima de la media. “El cambio de modelo productivo empieza por una distinta composición de las inversiones”, ha recordado Maudos.

7. Solo 1 de cada cuatro trabajadores trabaja en empresas medianas o grandes en la Comunitat. La microempresa valenciana genera el 45% del empleo de la Comunitat Valenciana (2 pp más que en España). Por tanto, destaca el reducido tamaño empresarial, fruto en parte de la baja productividad, y no a la inversa, ha subrayado el economista.

8. Bajos resultados educativos, cuarta CCAA por la cola en informe PISA y elevado abandono escolar temprano: 20,2%, 2,3 pp más que en España y muy alejado del objetivo de la UE (por debajo del 10% en 2020 para UE y 15% para España).

9. La menor inversión pública en la Comunitat la ha hecho diverger con España en dotaciones de capital público por habitante. En 2000, el capital público per cápita era un 5,4% menor en la Comunitat, pero en 2015 la brecha era ya del 18,7%.

10.  Y además de ello, la infrafinanciación. La CV ha acelerado su endeudamiento desde el estallido de la crisis, alcanzando los 48.000 millones de euros en junio 2019. Cada valenciano debe 9.700 euros (sin contar con la deuda nacional). En la actualidad es la más endeudada en % de PIB (42,2%, casi el doble de la media española), pero con los ingresos de otras comunidades su deuda sería mucho menor. La deuda histórica (incluidos intereses de la deuda) representa el 44% de la deuda total. “Hay que exigir la reestructuración de esa deuda”, ha concluido Maudos.

Ante estas debilidades: ¿cómo puede mejorar la productividad de la Comunitat?

  1. Es necesario impulsar la profesionalización de la gestión de las empresas
  2. Incorporar recursos humanos cualificados y permanentes a las plantillas.
  3. Concentrar más la inversión en activos intangibles (I+D+i, diseño, marca, formación del trabajador).
  4. Conseguir resultados en las demandas de financiación justa e inversiones adecuadas.
  5. Controlar la sostenibilidad financiera del gasto público y el endeudamiento.
  6. Reforzar la eficacia y calidad del sistema educativo.
Suscríbete a nuestra newsletter