En otoño, nada como una escapada trufera en las montañas de Teruel

Conocer el cultivo de la trufa, buscarla con perros y disfrutarla en la comida, algunas de las actividades que propone el alojamiento rural La Casa de los Moyas

Un perro adiestrado busca el preciado hongo entre las raíces de los árboles

La temporada de trufa negra está a punto de empezar. Pero este preciado manjar sólo estará al alcance de nuestros paladares durante un tiempo limitado: la temporada de la trufa negra dura en España, aproximadamente, del 15 de noviembre al 15 de marzo. Para aprovecharla al máximo, la casa rural La Casa de Los Moyas propone a partir de este otoño una escapada trufera. Un plan diferente y delicioso que combina naturaleza y gastronomía.

Durante la temporada trufera, quienes se alojen en esta casa rural tendrán acceso a una serie de actividades que se desarrollan en la comarca, desde menús especiales en torno a este ingrediente exclusivo a salidas al campo con expertos truficultores para, con ayuda de perros entrenados, encontrar los preciosos hongos; o acudir a la feria especializada que se celebra en Sarrión del 6 al 8 de diciembre.

Huevo trufado (tuber melanosporum pico) sobre pure de coliflor y patata, jamon crujiente y aceite de oliva

La Casa de los Moyas se encuentra en el epicentro de la revolución trufera que está viviendo España, a sólo 25 km del pueblo de Sarrión, primer productor mundial de trufa negra. El suelo de la zona, árido y calizo, y un clima mediterráneo extremo son perfectos para la producción de este preciado hongo que hace suspirar a los más sibaritas.

En España la llaman a veces “diamante negro”. Es truffe para los franceses, especialmente si es del Perigord, y tartufo nero para los italianos. Pero su nombre científico es tuber melanosporum. Se trata de un hongo subterráneo que crece en simbiosis con las raíces de algunos árboles, como carrascas, robles y avellanos, y desprende un potente aroma que enriquece todo lo que toca y hace de ella una de las materias primas más exclusivas y apreciadas en la cocina.

Su perfume profundo y volátil se fija especialmente en las grasas (huevos, mantequilla, nata, aceite), así que éstas son sus maridajes perfectos. Nada como la sencillez de unos huevos trufados para disfrutarla al máximo.

Los huéspedes de La Casa de Los Moyas pueden reservar esos huevos trufados que encontran a su llegada: sólo hace falta freirlos y rallar unas virutas para darse un homenaje en un entorno único.

La Casa de Los Moyas es un alojamiento rural situado en el valle de Olba (Teruel), a orillas del río Mijares. Se trata de un proyecto familiar de recuperación de la memoria de un pequeño caserío deshabitado, que comenzó hace 30 años con la llegada de una nueva familia al barrio de Los Moyas, entonces completamente deshabitado. El edificio original, una construcción de robustas paredes de piedra, levantado en el siglo XVIII, estuvo en ruinas durante muchos años antes de convertirse en casa particular, primero, y posteriormente casa rural.

Hoy día consta de tres alojamientos: la casa propiamente dicha, con capacidad para 10 personas; la Casita y el Ático, con capacidad para cuatro personas cada uno.

Suscríbete a nuestra newsletter