Entrevista

Si hoy es la gran noche de Abierto València, ¿qué haces en casa?

Amparela Benlliure, directora y productora del evento: "Hay que dar el salto entre acudir a una inauguración y tomarse una cerveza a sentir y vivir el arte"

Imagen de Abierto València 2018. | Foto: Nacho López Ortiz

Casi nunca me lo paso bien en Nochevieja, pero todos los años disfruto mucho cuando llega Abierto València. La comparación no es baladí -creo-, porque la gran noche valenciana de las galerías de arte, en la segunda quincena de septiembre, marca el verdadero inicio de la temporada, el auténtico año nuevo, ayuda a despedirse del verano sin dramas y toma el pulso creativo a la ciudad, siempre rebosante en esta cita anual.

LaVAC (Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat Valenciana) organiza el evento por séptimo año, con la participación de 16 galerías de arte. Este mediodía, en el IVAM, se anunciará el Premio Mejor Exposición, otorgado por la Conselleria de Cultura, el Premio al Artista Destacado, otorgado por el Ayuntamiento de València, y los Premios Adquisición por parte de un jurado compuesto por especialistas procedentes de los museos más importantes a nivel autonómico y nacional. Además, esta tarde las galerías abrirán hasta las 22h e invitarán a los visitantes a una Cerveza Turia, para que disfruten de cada una de las propuestas de forma gratuita. Los más afortunados disfrutarán de las rutas especiales diseñadas por la Fundación ARCO y la propia marca de cervezas, que ya han cubierto el cupo de suscriptores. Finalmente, a las 22.30 tendrá lugar la fiesta de inauguración de Abierto València en el IVAM.

El evento se desarrolla bajo la dirección de la consultora de arte Amparela Benlliure, que ya organizó las tres anteriores ediciones. Economía 3 pudo encontrar un hueco en su atareada agenda para conocer mejor las características de Abierto València 2019 y conocer cuál es el estado del arte contemporáneo en València de cara a esta nueva temporada, teniendo presente que la pasada terminó con un repunte de galerías de arte que tuvieron que bajar la persiana de forma sorprendente.

-¿Cuánto tiempo te lleva y en qué consiste organizar un evento que reúne a tantas galerías de arte de la ciudad?

-En Abierto València somos un equipo amplio y estamos prácticamente todo el año trabajando en la organización, porque hay una parte muy importante de patrocinio, es decir, de búsqueda de patrocinio y de colaboraciones con patrocinadores. Al mismo tiempo, tenemos un programa de actividades donde reunimos a profesionales de la industria cultural; la organización me lleva medio año en total. En febrero, en ARCO, ya empiezo a tener reuniones, sobre todo para contactar a los posibles miembros del jurado que otorga los premios y además traemos a coleccionistas tanto nacionales como internacionales, lo que conlleva mucho trabajo de gestión y coordinación.

Abierto València

La consultora de arte y directora de Abierto València, Amparela Benlliure. | Foto: Tania Castro

-¿Qué novedades vamos a encontrar en Abierto València?

– Con esta VII edición nos reafirmamos. Hemos crecido mucho. Hasta ahora teníamos cuatro Premios Adquisición, y este año serán ocho. Además, nuevos patrocinadores como la fundación El Secreto de la Filantropía. Además, volvemos a contar con la empresa de asesoramiento financiero Ética, que nos apoya por cuarto año con una labor de conectar a los empresarios valencianos con el mundo del arte y, por supuesto, contamos el apoyo del IVAM, el Centre del Carme y el Ayuntamiento de València.

En cuanto a novedades, como las rutas que hacemos todos los años con la Fundación ARCO ya están cubiertas, hemos creado nuevas rutas con Cervezas Turia, que también están completas desde el pasado martes. Hemos añadido colaboraciones con la EMT y Metrovalencia, para facilitar el acceso de los usuarios a las galerías. Varias de ellas han cambiado de ubicación: abre un nuevo espacio Rosa Santos, Espai Visor Alba Cabrera. Hemos tenido bajas este año, pero también nuevas altas: The Blink Project, Galería La Mercería y Galería Vangar. Han abierto con muchas ganas e ilusión y están haciendo exposiciones maravillosas. Todo el programa expositivo es fantástico, con artistas internacionales incluidos.

-Exacto, por lo que he visto en las redes, hay de todo.

-Sí, LaVAC es una asociación muy heterogénea, eso es lo bueno. Incluye galerías con perfiles muy diferentes. Por ejemplo, tenemos la Galería Benlliure con un Genovés, fotografía de Larry Clark en Espai Visor, escultura de Alberto Gil Cásedas en Set Espai d’Art, o una instalación muy cañera de José Maldonado en el Cente del Carme en colaboración con la galería Aural. La de este año es una propuesta muy buena. La verdad es que estamos muy ilusionados.

A ello se suma una mesa redonda que hemos organizado el sábado en el Palau de Forcalló en la que por primera vez los protagonistas serán los galeristas, porque hasta ahora siempre hemos traído a coleccionistas y gente de fuera. Pero esta vez queremos que cuenten cuál es su labor y acercar el mundo del galerismo a la ciudadanía.

Abierto Valencia

Cartel de Espai Táctel para Abierto València 2019. | E3

-A ver si se entiende que no es un hobby…

-Que no es un hobby, que se puede entrar en las galerías, la relación que se tiene con los artistas, cómo se trabaja, por qué representan a unos artistas y no a otros… Hay mucho desconocimiento en el público en general y es una oportunidad de descubrirlo. También es el primer año en que hacemos colaboraciones con museos y centros de arte. El domingo haremos visitas guiadas en la Fundación Bancaja, IVAM, Centre del Carme y Bombas Gens. Es interesante unirnos todos, hacer fuerza y estar en el mapa.

Este año el objetivo es ofrecer una visión más global del arte contemporáneo en València. A Abierto València viene mucha gente, pero queremos llegar especialmente a la gente joven. Da mucha pena cuando inauguras con muchísima ilusión una expo que ha costado mucho de conseguir, y de producir, y te das cuenta de que se ha llenado el día de la inauguración y el resto de días, el mes y medio de duración, no aparece nadie por allí. Eso hay que cambiarlo. Lleva pasando muchos años, sobre todo en ciudades como València, porque me consta que en otras no ocurre. En ciudades más grandes, más cosmopolitas, la gente va más a las galerías. Aquí hay un miedo terrible a entrar, a preguntar, y aprender.

-Estás invocando al demonio del postureo…

-Sí. Por eso, además de exposiciones, hay que ofrecer otro tipo de actividades. El día de la inauguración casi no se pueden ver las obras, porque hay muchísima gente. Pero se puede volver otro día en el que el artista, el comisario o galerista vaya a explicar la exposición, por ejemplo. O se organiza un desayuno o un taller. Con esas actividades se involucra a la ciudadanía.

-Es que ir a las inauguraciones es como ir a las rebajas el primer día, no te enteras ni disfrutas, puede ser hasta estresante…

-Hace falta compromiso, también. Y que al volver de ver una exposición que te haya gustado, te pongas a investigar sobre esa artista, sus exposiciones anteriores…Falta un enganche real a artistas o galerías, hacerse fan y visitarlas de manera puntual. Vivir el arte de otra manera.

Abierto Valencia

“Mulholland Drive”, de Álex Marco. Galería Luis Adelantado. | Foto: Nacho López Ortiz

-El gustazo verdadero llega al ver una exposición a solas o con muy poca gente.

-Y estar esperando a que uno de tus artistas favoritos inaugure también es una maravilla: ver lo que ha estado creando, qué rumbo ha tomado, si parece que haya cambiado radicalmente pero manteniendo su firma…Conectar con sus discursos, conocer lo que hacen los comisarios, lo que hay detrás. Y que muchas de las cuestiones políticas o sociales que te planteas se vean reflejadas en las propuestas artísticas. Hay que dar el gran salto de acudir a una inauguración y tomarse una cerveza a sentir y vivir el arte contemporáneo. Eso le pasa cada vez a más gente, cada vez hay coleccionistas más jóvenes, que se mueven muchísimo, se informan…Eso es saber, y disfrutar, del arte contemporáneo.

-A finales de la temporada pasada, se produjeron sonados, e inesperados, cierres de galerías de arte, algunas de ellas muy populares. Algunas opiniones apuntaron a que València adolece de cierta sobreoferta cultural, que no hay público para tanto. ¿Cuál es tu punto de vista?

-Creo que todas las ciudades tienen sobreoferta cultural. Si me apuras, se tiene hasta en Londres. Hay muchos artistas, muchas galerías y centros de arte por encima del interés que hay por parte de los ciudadanos. En el caso de València, el carácter del comprador valenciano siempre ha sido más conservador, menos arriesgado. Eso es algo que tenemos que cambiar, y Abierto València nace con el objetivo de llegar a la ciudadanía y hacer entender que comprar arte enriquece tu vida. Las galerías facilitan el hecho de que puedas pagar poco a poco y puedas acercarte a artistas  emergentes que todavía tienen precios asequibles para la gente que ronda los cuarenta y está medio establecida. Si te gusta el arte, te puedes lanzar a comprar alguna cosa sin problemas.

-Ese carácter conservador del comprador que has mencionado, ¿puede ser que haya afectado principalmente a la ilustración? Se daba por hecho que atravesaba una “edad de oro”, sin embargo, ¿los grandes compradores no compran ilustración y se ha quedado fuera del mercado del arte?

-Yo diría que va en paralelo. Algunos artistas sí entran, y están en los dos mundos, y los que se quedan en el mundo de la ilustración tienen un cliente específico. También hay algunos coleccionistas, como la colección Solo, que se encuentra en Madrid, que colecciona ilustración, graffiti…Ahora, te mentiría si dijera que la ilustración está totalmente integrada. Tiene sus propias ferias, y es un mundo que está más conectado con el diseño, por ejemplo, y otros ámbitos.

Eso no quita que sean artistas también y que tengan la posibilidad de exponer en las mismas galerías y en los mismos museos. Aunque sigue habiendo una barrera de precio, formato, de varias cosas, pero indudablemente son artistas con un labor muy interesante y muy válida, especialmente en València. Y no creo que el hecho de tener un Genovés impida tener a su lado un Paula Bonet, pueden convivir en una colección o en una casa.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter