La información económica de los líderes

La ONG denuncia las dificultades para encontrar empleo de sus usuarios

Cuatro de cada cinco usuarios de Casa Caridad están en edad laboral

La asociación también alerta de que el 94% tiene algún nivel de estudios y el 30% tienen estudios universitarios o de formación profesional

Archivado en: 

Usuarios de Casa Caridad

El 79% de los usuarios de Casa Caridad está en edad laboral y el 94% tienen algún nivel de estudios. Además, el 30% tiene estudios universitarios o de formación profesional. La ONG dedicada a la atención a personas sin hogar y en riesgo de exclusión social denuncia que “el desempleo es una de las causas de la cronificación de la pobreza“.

Uno de los beneficiarios de la ONG es Álvaro, de 47 años, que a pesar de que tiene una experiencia laboral de más de 20 años en el sector informático, lleva desde 2014 sin empleo. Desde Casa Caridad alertan del “rechazo y la falta de oportunidades” de las personas que atienden a la hora de “obtener un empleo estable que les ayude a tener una vida normalizada“.

Según apuntan desde la organización, la estigmatización cierra las puertas a estas personas a tener una nueva oportunidad laboral que les ayude a tener una independencia económica que les aleje de la vulnerabilidad.

Por ello, la ONG ha lanzado la campaña #soycomotú para visibilizar a estas personas y sensibilizar a la sociedad sobre los problemas de la gente en situación de exclusión social a la hora de encontrar un empleo que le ofrezca estabilidad. “Cuatro de cada cinco de nuestros usuarios están en edad laboral, muchos de ellos están en búsqueda de un empleo que les permita dejar de depender de los servicios que prestan las ONGs y los servicios sociales”, explica el presidente de Casa Caridad, Luis Miralles.

edades-casa-caridad

Distribución por edades de los usuarios de Casa Caridad. | Fuente: Casa Caridad

Con estudios y experiencia

En 2018, Casa Caridad realizó un total de 435.802 atenciones, la cifra más alta de los últimos años, aumentando tanto el número de españoles como de extranjeros que hicieron uso de sus recursos. Desde la entidad se advierte de los problemas de pobreza crónica de los parados de larga duración: personas mayores de 50 años, principalmente españoles, que arrastran una situación derivada de la crisis de 2008, cuando pasaron de tener una vida normalizada, con un trabajo y cotización a la Seguridad Social, a encontrarse sin ingresos.

Tal y como alertan, esta situación, que se alarga desde hace varios años, contribuye a empeorar sus condiciones físicas y emocionales. “Con estas personas trabajamos en fomentar su motivación para romper la apatía y la baja expectativa después de tanto tiempo en el paro. Es un colectivo que nos preocupa especialmente porque pasan a tener una alta dependencia de las entidades sociales y una cronificación de su situación de vulnerabilidad que les aleja de su red familiar y les lleva a la soledad”, indica Luis Miralles.

También preocupa la situación de jóvenes entre 18 y 30 años que están expuestos a un mayor riesgo de pobreza por la falta de trabajo estable. De hecho, en 2018 el número de jóvenes atendidos en el comedor social de Casa Caridad se ha doblado respecto a 2017.

casa-caridad-nivel-estudios

Fuente: Casa Caridad.

El problema de muchos de nuestros usuarios no es su nivel de estudios o su experiencia laboral, ya que muchos de ellos vienen de una situación donde han tenido un empleo que han perdido y han sido víctimas de una profunda crisis que les ha dejado fuera de un mercado cada vez más limitado”, indica Guadalupe Ferrer, gerente de Casa Caridad. De hecho, según datos de la Asociación, el 94% de los usuarios tienen algún tipo de estudios, de los que el 17% son universitarios y el 13% de Formación Profesional.

Uno de los perfiles que más ha crecido en los últimos meses en Casa Caridad es el de extranjeros en situación de protección internacional de países de Latinoamérica y del Este de Europa. Son familias con estudios y trabajos que han tenido que abandonar su país por una situación de emergencia y llegan a València con la intención de comenzar una nueva vida.

A pesar de su preparación, los empleos que encuentran son de baja cualificación y temporales, lo que los lleva a depender de la asociación. También se encuentra el perfil de extranjero en situación irregular que necesita tres años para obtener el permiso de trabajo, por lo que sus opciones pasan por empleos en situación irregular para conseguir unos recursos limitados.

La brecha digital aumenta las desigualdades

Desde Casa Caridad también ponen el foco en la brecha digital a la que se enfrentan muchos usuarios para encontrar un empleo. Las personas con recursos muy limitados que no pueden permitirse el acceso a internet o pagarse un móvil tienen muy difícil encontrar trabajo a través de canales online.

Según la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares del Instituto Nacional de Estadística, un 13,6% de las viviendas en España no tiene acceso a internet, mientras que el 13,9% de las personas entre 16 y 74 años no ha accedido a internet en los últimos meses. Las personas en riesgo de exclusión que no pueden acceder a este recurso tienen más dificultades para acceder a un puesto de trabajo.

Apoyo a la búsqueda de empleo

Desde el Departamento de Trabajo Social de Casa Caridad se trabaja de forma individualizada con todas las personas que acuden a la entidad. A través de este itinerario personal se detecta a las personas que están en búsqueda activa de empleo para asesorarles y acompañarlos en este proceso.

En 2018, participaron en esta actividad 266 personas, el 45% hombres y el 55% mujeres, tanto españoles como extranjeros. Por edad, el perfil que más demanda este taller son personas mayores de 50 años que llevan mucho tiempo sin empleo y familias entre 30 y 40 años con dos o más hijos a su cargo en situación administrativa regular que viven en pisos de alquiler, la mayoría con deudas y con escasos ingresos.

taller-casa-caridad

Taller impartido por Casa Caridad. | Foto: Casa Caridad

Según los datos de la asociación, aproximadamente uno de cada tres de los usuarios que reciben orientación laboral encuentran empleo, si bien son trabajos temporales breves de baja cualificación profesional que no dan una solución estable a su situación y que les obliga a recurrir de forma permanente a los recursos de Casa Caridad.

Durante las próximas semanas, Casa Caridad difundirá a través de las redes sociales su campaña #soycomotú en la que participan usuarios de la asociación que presentan su curriculum vitae y su testimonio para encontrar un empleo estable. Con esta iniciativa, Casa Caridad quiere sensibilizar a la sociedad de que el la falta de empleo es una de las principales causas de riesgo de pobreza y de la necesidad de aumentar las oportunidades.

Suscríbete a nuestra newsletter