La información económica de los líderes

Alemanes, franceses, británicos y rumanos eligen la provincia

Los 4.000 jubilados extranjeros residentes en Castellón prefieren vivir en la costa

Once municipios del litoral, entre los que se encuentran Castellón, Peñíscola, Alcalá o Vinaròs, concentran el 80 por ciento de pensionistas foráneos

Los jubilados extranjeros prefieren el litoral de Castellón.

Alemania, Reino Unido o Francia son los países emisores de turistas con destino a la Costa de Azahar de Castellón, sin embargo de estos países, los de mayor peso en la economía de la Unión Europea (UE), no sólo llegan turistas para la etapa estival, sino que también turistas permanentes, sus jubilados que se afincan en la provincia al amparo del buen clima y la tranquilidad. De esos países, además de Rumania, proceden los jubilados que establecen su domicilio en la provincia, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La procedencia de los jubilados extranjeros residente en Castellón es de Rumanía, con más de mil de los 4.273 censados, seguido de Francia, Reino Unido, Alemania, Marruecos, Italia, Holanda, Colombia y Bélgica.

Un repaso a las estadísticas oficiales permiten colegir que los jubilados foráneos buscan la costa para establecerse, en tanto que los españoles y castellonenses optan por el interior, en su gran mayoría. Así, de una población mayor de 65 años y perceptora de jubilaciones, que el INE fija en 109.608 personas, 4.273 son extranjeros que han optado por Castellón a la hora de disfrutar de su retiro.

Es precisamente ese grupo de foráneos el que se inclina mayoritariamente por el litoral, desde Castellón capital hacia el norte, es donde se ubican. Así, son once poblaciones entre las que se encuentran la capital, Peñíscola, Vinaròs o Alcalà de Xivert y su pedanía costera de Alcossebre, las que centran las preferencias de los colectivos de mayores alemanes o británicos para fijar su domicilio tras jubilarse. De hecho, 8 de cada 10 jubilados extranjeros de 65 años o más están empadronados en las localidades citadas.

Las estadísticas del INE corroboran que una parte de estos jubilados foráneos que se queda en la provincia son aquellos llegados a Castellón por motivos laborales o por agrupación familiar. De esta forma comparten destino con aquellos que eligen buscar un retiro tranquilo en tierras castellonenses.

Pese a que los municipios turísticos del litoral, que son referente en el sector, son los que acogen a la mayoría de jubilados extranjeros, son 78 de las 135 poblaciones provinciales las elegidas para residir después de los 65 años.

Curiosamente la cincuentena de localidades que no registran presencia de jubilados extranjeros son las que padecen, en su mayoría, el problema de la despoblación. Fenómeno al que buscan poner fin las administraciones públicas locales, provinciales y autonómicas.

Suscríbete a nuestra newsletter