Entrevista a El Langui

La Excepción se pone Chula a los 20 años

El Langui y Gitano Antón han colaborado con Poochyeeh en la composición del single que se presenta con un videoclip dirigido por el cineasta Carlos Salado

Chula es el título del nuevo single de La Excepción, que se encuentra de gira conmemorativa por sus veinte años de existencia. El Langui y Gitano Antón han colaborado con Poochyeeh, componente del dúo Sweet Barrio. El videoclip, dirigido por el cineasta Carlos Salado, creador de Criando Ratas y Mala Ruina, y calificado por los medios como el precursor del género neoquinqui, narra una historia entusiasta repleta de mensajes acerca del valor de la mujer.  De Chula, del aniversario de La Excepción, y de cualquier cosa que se cruza por la línea teléfonica charlamos con El Langui.

-El video es de factura muy cinematográfica. Tiene un aroma que recuerda mucho al quinqui auténtico de los 80, se nota la mano de Carlos Salado.

-Claro, la factura que tiene Carlos lleva siempre a ese recorrido. Carlos y yo ya habíamos tenido un par de encuentros, con respeto mutuo y ganas de hacer cosas juntos. Yo estaba preparando la vuelta de La Excepción, y los dos pensamos que qué mejor manera de empezar que con este clip, más allá de lo que pueda venir después entre él y yo. Estamos muy contentos y lo hemos hecho, sobre todo, con mucha seguridad, porque en cuanto le chutas la canción a Carlos, respira el contenido, se reúne con el resto de componentes y enseguida hay consenso sobre adónde queremos llegar. Carlos gestiona todo eso y sabe proyectarlo. Ha sido un trabajo hecho con mucho gusto.

-Se desarrolla una historia con muchos personajes, da la sensación de haber sido un proyecto bastante ambicioso.

-Sí, de eso se trataba, de que no fuera un videoclip al uso. Con La Excepción ya había hecho algún video con ese sabor cinematográfico, como uno que se llama Forajidos inspirado en el western, y que suena con un sampler de Le Llamaban Trinidad.

-Antes de entrar más en el single y el videoclip, tengo curiosidad por conocer tu opinión sobre este pequeño revival que se está produciendo sobre el género quinqui, que Carlos y K.O. Company están moviendo bastante ¿Crees que puede tener recorrido?

-Todo vuelve. Puede tener mucho recorrido. Carlos tiene esa identidad, y creo que puede ser un referente. Pero bueno, Carlos no solamente es neoquinqui. Hace publi, y también está embarcado en otro tipo de proyectos cinematográficos que llegarán a buen puerto y no tienen nada que ver con el neoquinqui ni con el mundo de la calle. Tiene muchos registros. Es un director muy despierto, muy ágil y rápido. Le gusta mucho la verdad. En el neoquinqui, quieras o no, se ha posicionado en el sentido de que ya todos saben cómo lo trabaja y, como he dicho, ya es un referente. Pero en el resto ofrece y tiene mucho que ofrecer.

Chula

Poochyeeh. | K.O. Company

-Hay que tener cuidado con las etiquetas siempre. Vamos a Chula. ¿Quién es Poochyeeh?

Poochy es una chica muy talentosa. La conocí a través de las redes sociales en el 2016. Acababa de sacar mi disco en solitario Hola, y mientras estaba con los ensayos de la gira, viendo cosas por Instagram de repente la descubrí. Dije, “¡ahí va! Y es de mi zona, no sabía nada…”  Creo que al final el destino nos fue uniendo. Un día en los locales donde ensayo apareció por la puerta para ensayar con su banda. Ya nos habíamos escrito, le había dado la enhorabuena por su voz, por su flow y por su estilo. Empezamos una amistad, de quedar para ir a una jam, de comer juntos, de hablar de música, de la sociedad, de reírnos, de contarnos las penas…Una amistad guay. Tenía claro que teníamos que hacer algo juntos. Desde 2016, vi cómo iba de jam en jam, cómo curraba para pagarse sus músicos, su maqueta, su disco, sus locales de ensayo…Le dije “lo que proyectas, tía, debería ser un referente para la juventud”. Al final, siempre escupíamos ella y yo ideas, y una vez vino con el sampler de esta canción. Coincidió con que quería ponerme con La Excepción para irnos de gira este año, básicamente porque queríamos darnos ese gustazo de subirnos a los escenarios. Teníamos claro que no íbamos a hacer un disco, que íbamos a soltar singles y a actuar, que era lo que nos apetecía. Poochy y Antón congeniaron y entre los tres nos pusimos a hacer la canción de Chula.

-¿Entonces, el 20 aniversario va con gira pero no con disco? ¿A qué se debe esa decisión?

-Se debe a que Antón y yo dejamos de hacer discos en 2010. Estamos embarcados en un juicio eterno con nuestras compañías discográficas, que nos impedían sacar discos, si lo sacábamos teníamos que regalarlo. En teoría sí que podíamos sacarlos a la venta, porque La Excepción rompimos el contrato y nos podíamos acoger al incumplimiento de contrato por su parte y rescindirlo. Pero el tema ha llegado hasta el Tribunal Supremo y ahora no queríamos más problemas. Además de eso, está la cuestión de todo el tiempo que se le tiene que dedicar a un disco. Nos hemos juntado ahora a celebrar el aniversario porque, aunque nuestro primer maxisingle no salió hasta 2001, empezamos a subirnos a los escenarios hace ahora 20 años. Antón siempre lo ha dicho, y es así, que “si no fuera por los directos, yo me desapunto”.

-Hoy es bastante general que en el mundo de la música se viva principlamente de los directos…

-Claro. Para nosotros eso siempre ha sido lo más. Y fue muy importante la primera vez que pusimos un pie en el escenario como La Excepción, más que cuando sacamos nuestra primera referencia. Siempre hemos sido La Excepción y hacemos como nos obre el corazón. Ahora, meternos a hacer un disco…Si te pones a hacer 15 o 17 canciones bien hay que abandonar muchos proyectos. Sólo queríamos darnos el gustazo de volver a los escenarios y pasarnos todo el verano para arriba y para abajo, y así estamos desde abril, cuando empezamos en la Primavera Trompetera y actuaremos en muchos de los festivales grandes.

-¿Cuándo pasaréis por la Comunitat Valenciana?

-Estaremos en el festival Rabo de Lagartija de Villena, creo que en agosto. Y mientras nos lo vaya dando el cuerpo, seguiremos soltando singles.

El título Chula ya avisa de la temática de la canción.

-Va en torno a la mujer en diferentes facetas: deporte, música, diferentes edades. La protagonista es la niña, que todavía no está formada y posiblemente, con esa edad todavía no sepa realmente lo que quiere. Mostramos que el resto de personas tienen una responsabilidad como sociedad, sobre todo a la hora de hacer cosas que pueden ser referentes para los más jóvenes. Si eres un referente y tienes ese compromiso de tener a gente detrás mirándote, jóvenes sobre todo, si les puedes inculcar algo bueno, pues mejor. Y la protagonista, si se fija en la música tiene a Poochy, es una curranta que da una dosis de energía positiva. Lo mismo si le gusta la danza, el boxeo, ¿por qué no va a poder hacerlo si es mujer? Hay una problemática en los barrios, en diferentes etnias, en que a las mujeres se les encasilla.

Chula

| K.O. Company

-Me gustaría que hicieras un poco de balance de los 20 años de La Excepción, que fue un bombazo cuando salió y, yendo y viniendo, ahí seguís. Echando la vista atrás, ¿qué sensaciones percibes?

-La primera es que el tiempo pasa muy rápido.

-En eso estamos de acuerdo todos…

-Demasiado rápido, tío. Me encuentro a chavales por la calle que me llaman de usted…O sea, ¡de usted, dice! Hay quienes no me conocen por La Excepción, sino porque me han visto en una peli, una serie, un anuncio o lo que sea. Los hay que tienen 17 o 18 años, que estaban naciendo cuando yo saqué mi primera canción y dicen que lo conocen por su hermano, o por su padre y me han escuchado desde pequeños.

-¿Esa generación va a vuestros conciertos o por vuestro público también se nota que ha pasado el tiempo?

-Llevo desde 2010 girando solo y por lo que puedo ver es una generación muy abierta. Ves al que te ha seguido desde siempre, al que te ha empezado a seguir ahora…Ves a padres, a nietos, a abuelos, primos, tíos…Mola cuando hay tanta pluralidad, cuando ves que lo que haces llega a un público que no es sectario, eso agrada mucho. Yo hago música para desquitarme, para soltar lo que tengo, pero después veo que hay mucha gente de diferente índole que se siente representada. Pues muy bien, a todos nos une ese sentimiento y la música.

-¿Tienes alguna espina clavada, alguna cosa que te hubiera gustado hacer y no has hecho?

-Pues…(cavila) Pues…Pues sí, creo que la espina clavada que tengo, la única, es cuando nos enteramos de que nuestras compañías discográficas estaban incumpliendo contratos, que estaban haciendo las cosas mal, cuando encima hicieron el mamoneo de echarnos atrás una reedición de nuestras canciones con algunos temas inéditos que estábamos preparando…Cuando hicieron todo aquello, haber ido por lo legal es la espinita que tengo. Yo hubiera llegado allí con dos bates de béisbol, hubiera reventao toda la mesa y todos los ordenadores, y hubiera dicho que me dieran la carta de libertad. Como han hecho muchos compañeros, no te voy a decir nombres, que son del mundo del pop, del flamenco, del rock, y lo hicieron así. Nos dicen “para qué hicisteis eso, tontos, yo llegué al despacho y le dije te agarro del cuello, me das la carta de libertad y no me vas a robar más”

-Pero si sale mal eso…

-No, qué va a salir mal…Si fuera de su despacho no son nadie, ya te lo digo yo. Si hubiéramos hecho eso, no sé lo que hubiera pasado, pero creo yo que no hubiéramos tenido tantos problemas y el grupo podría haber seguido trabajando sin tener ese periplo legal, que lo que hace es desgastarte. Abogados, problemas, te llegan cartas de que no puedes publicar…Eso de “nos pertenece”, “este grupo nos pertenece”.. ¡Qué te voy a pertenecer yo! Por lo demás, familiarmente perfecto y profesionalmente ya veis, ahí seguimos pico y pala, no se sabe cuándo va a parar, pero muy feliz y muy contento de estar con La Excepción rulando.

Suscríbete a nuestra newsletter