La información económica de los líderes

El 10 de junio la World Design Organization dará a conocer el nombre de las ciudades finalistas

Vicente Pons, la voluntad detrás de la candidatura para la capitalidad del diseño

"València no tiene nada que envidiar. La creatividad está aquí, tenemos diseñadores de Champions"

En el origen … en el origen fue un “y si …”  y después vino todo lo demás. Vicente Pons es un hombre de poner cosas en marcha y quedarse a la sombra. Por eso, después de tanto hablar de algo que me encanta, como es convertir a València en Capital Mundial del Diseño, es hora de ponerse cara a cara con quien desencadenó de todo el proceso.

Vicente Pons, vicepresidente del Consejo Iberoamericano de Diseñadores de Interior, asistió al congreso que el CIDI celebró en México DF en 2018, ciudad que en ese momento ostentaba la capitalidad.

“Y si …” una ciudad caótica, con una contaminación insoportable había sabido sacar lo mejor de si misma para acoger durante un año todos los acontecimientos importantes relacionados con el diseño, València “lo tenía todo”, asegura Pons.

Si algo tiene Vicente Pons es capacidad de convicción y aunque al principio tuvo que insistir más de lo previsto, pronto empezó a sumar voluntades. El primero en subirse al carro fue Vicent Martínez, uno de sus colaboradores más íntimos. Luego fue Jorge Fombellida, de Feria València, que se encargó de orquestar la primera reunión con el entorno más cercano a Joan Ribó.

En el Ayuntamiento se presentó con los apoyos que había cosechado hasta el momento: los ya citados, más Luis Calabuig (Odos Design), Vicente Gallega (a la sazón presidente de la Red Española de Asociaciones de Diseño) y Rafa Armero (por entonces presidente de la ADCV).

Xavier Ribera, una de las personas más cercanas al alcalde, acogió la idea con tanto entusiasmo que acabó recomendándoles un fichaje que se revelaría galáctico: Vicent Llorens, director general de La Marina de València y una de las mentes mejor organizadas del cap i casal.

Con el apoyo municipal y la primera aportación económica precisamente de La Marina, el siguiente paso fue crear un equipo de trabajo capaz de poner en pie una candidatura de semejante calado y, paralelamente, recabar apoyos económicos e institucionales para afrontar la gestación de la criatura.

Se crea el comité organizador, presidido por Marisa Gallén, y se encarga a Xavi Calvo y Pau Rausell de la dirección del proceso.

“Y si …” era la hora de escuchar lo que la gente quería decir y el proceso se abre a la participación a través de distintas jornadas que abordan temas relacionados con el diseño, desde una perspectiva amplia: el diseño no sólo como proceso creativo, sino como reflexión y solución de problemas en todos los ámbitos de la vida.

En el trayecto se suman 18 patrocinadores que provienen de diversos sectores productivos y que aportan los recursos económicos para poner en marcha la candidatura. La mitad, por razones de cercanía, de la industria del mueble. El resto de sectores tan dispares como productos para la infancia, bienes de equipo o textiles, pasando por una refrescante cerveza mientras paseas por una imprenta de prestigio y terminando en una industria con el foco en el I+D.


Han sido meses de recoger apoyos, convencer, elaborar un proyecto atractivo y de un trabajo titánico


“Y si …”, le tocaba el turno a los apoyos políticos. Porque previamente Vicente Pons se había metido en todos los fregaos en donde había que defender el diseño. En Bruselas, donde la eurodiputada Inmaculada Rodríguez Piñero organizó una sesión de trabajo sobre el papel del diseño en la reindustrialización europea.

En Madrid ya se contaba con el apoyo de la entonces diputada y ahora secretaria de Estado de Seguridad Ana Botella, que había impulsado la jornada en la que el Congreso de los Diputados abrió sus puertas al diseño. Botella ya había dejado claro su compromiso al presentar una proposición no de ley en la que se solicita la incorporación del diseño al Plan Estatal de Investigación o la realización de estudios sobre su impacto económico, PNL que fue aprobada por unanimidad.

Por supuesto, la Generalitat, con su presidente, y tres ministerios: Economía, Industria y Cultura. Y el ICEX le dice, “lo que necesites”.

Pero hay más: “La Casa Real, también tenemos su carta de apoyo”, dice Pons con aire de satisfacción.

Pensaban que estaba loco. Incluso hubo quien dijo que esto era una valencianada. Pero hay que ponerle ganas de hacer las cosas y hacerlas bien. Esto es un bombón”.


“La creatividad está aquí. Tenemos diseñadores de Champions”


Convencer, aunar voluntad, sumar para obtener un objetivo. “Tengo mis contactos, la ilusión, pero no me puedo poner delante, Esto es muy lobby y quien no lo entienda así, se equivoca. Lo mío es la cocina de detrás, eso lo sé hacer bien”, reconoce.

Porque al final, “València no tiene nada que envidiar. Es el momento. Cataluña siempre nos había llevado la delantera. Pero eso era antes, ahora la creatividad está aquí”.

“Tenemos diseñadores de fama mundial. En Estados Unidos Mario Ruiz es un dios. Tenemos a Jaime Hayón, a Ferrero, Ramón Esteve … gente de champions” … y sigue desgranando nombres de diseñadores de fuste como si fuera una alineación de fútbol.

El 10 de junio, el desenlace, aunque está absolutamente convencido de que València será finalista.

Confiesa que ya hay empresas “de las gordas” que quieren entrar como patrocinadoras.

“Y si …” esto acaba en agua de bendecir, Vicente Pons ya está pensando en asistir el próximo mes de octubre al congreso de la WDO en Bombay, donde se dará a conocer el nombre de la ciudad ganadora.

 

Suscríbete a nuestra newsletter