Los expertos en hábitat proponen a la AVI industrializar la edificación

Plantean espacios reconfigurables según las necesidades cambiantes del usuario y aplicar modelos del coworking

Archivado en: 

El Comité Estratégico de Innovación Especializado en hábitat sostenible de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) ha propuesto el desarrollo de sistemas configurables de vivienda capaces de adaptar los espacios a las necesidades cambiantes de sus habitantes.

Esta es una de las soluciones que el equipo multidisciplinar que asesora a la AVI ha planteado durante el desarrollo de la segunda reunión de este comité, que pretende responder desde la innovación a los principales desafíos de las empresas del hábitat en la Comunitat Valenciana.

Asimismo, también propone explorar la generación de sistemas de habitabilidad compartida y colaborativa, de acuerdo con las nuevas tendencias de convivencia y autogestión de edificios, como el coworking en el ámbito laboral o el cohousing, en el residencial.

El desarrollo de nuevas soluciones de sensorización y monitorización del hábitat y, sobre todo, la integración y gestión de los datos, permitiría optimizar el consumo de energía, la calidad del aire o anticiparse a los problemas de mantenimiento que puedan aparecer en los inmuebles. Se trata de otra de las apuestas de este grupo de trabajo, que coordina el consejero delegado del Grupo Royo, Raúl Royo.


Materiales sostenibles y biodegradables , residencias eficientes energéticamente, sistemas constructivos que reduzcan el consumo excesivo de recursos son algunas de las propuestas del comité


El comité ha propuesto, además, el desarrollo de materiales reutilizables, biodegradables y más eficientes energéticamente, así como productos más sostenibles y seguros que contribuyan a elevar la durabilidad de las construcciones.

En esta línea, han coincidido en señalar que un mayor conocimiento de la vida útil de los materiales ayudaría a desarrollar productos en esta misma dirección.

El desarrollo de sistemas constructivos que permitan su industrialización y la apuesta por viviendas modulares con nuevos elementos prefabricados y montajes industrializados constituye otra de las soluciones para reducir el excesivo consumo de recursos vinculado al desarrollo de esta actividad.

Con el fin de reducir la factura energética, los expertos defienden a su vez la implantación de fuentes de energías renovables a través de soluciones personalizadas tanto para viviendas unifamiliares como para colectividades. Proponen, para ello, analizar el parque de edificios de la Comunitat con el fin de clasificarlos en función de sus características y establecer así paquetes estandarizados para cada tipo de inmueble.

Del mismo modo, también abogan por integrar sistemas pasivos de acondicionamiento para optimizar las condiciones ambientales de las viviendas, tales como la temperatura interior, sin que ello suponga un incremento del consumo energético.

En el comité participan científicos de la UJI, UA y UPV, así como expertos de los institutos tecnológicos Aitex, Aidimme e ITC, del Instituto Valenciano de la Edificación y representantes de las empresas Grespania, Becsa y Actiu.

Suscríbete a nuestra newsletter